domingo, 30 de agosto de 2015

¿RESCATANDO A THOMAS HOBBES? / Gustavo Carrión Zavala


En los últimos días, asistimos a declaraciones de dirigentes políticos que aspiran a convertirse en presidentes del Perú, que intuyo, desean congraciarse con la crispación popular por la inseguridad que se vive, proponiendo que las Fuerzas Armadas se ocupen de las tareas de seguridad de los ciudadanos. Digo crispación popular, pues el ciudadano de a pie, en su desesperación,  opina y clama por la participación de las Fuerzas Armadas en la persecución del crimen y en el patrullaje con fines de garantizar la seguridad de los ciudadanos.
Se puede entender que los ciudadanos en su desesperación ante la inoperancia de las agencias estatales que tienen que ver con la seguridad ciudadana (Policía Nacional, Ministerio Público, Poder Judicial e Inpe), opten por una solución maximalista y que sea la fuerza armada la que se encargue del patrullaje de las ciudades y que sea parte sustantiva en la oferta por servicios de seguridad.
Es explicable que los ciudadanos, no se detengan a pensar que los países que optaron por estas medidas de militarizar la respuesta a la inseguridad, han concluido en un baño de sangre, que era de estimarse,  si se entiende que los militares están formados para la guerra y no para aspectos que tengan que ver con la seguridad en las ciudades. Leía una propuesta desarrollada por un oficial del Ejército, que por estar en el activo no se identificaba, justificaba que fueron las fuerzas armadas mexicanas las que capturaron la última vez al narcotraficante conocido como el “Chapo Guzmán”, lo que no decía el militar es que frente a este singular positivo, se tendrían que contar por miles las víctimas que quedaron en medio de esta lucha contra el crimen con la participación de militares.
Si bien es cierto que nos explicamos las demandas de los ciudadanos por mayor seguridad y que en esa desesperación, sean capaces de pedir que militares y sus pertrechos sean utilizados como parte de la oferta de seguridad, no podemos tener la misma contemplación con los políticos, que suponemos en afán electorero, pretenden rápidamente colgarse de la crispación popular para ofrecer, de llegar al poder, sacar a las Fuerzas Armadas a la calle para luchar contra la inseguridad.
El ex presidente Toledo ha declarado esta intención hace breves días, un vocero del candidato PPK también afirmó en una entrevista que la policía militar ( un cuerpo diminuto dedicado al cuidado de los cuarteles y locales militares) podrían ser empleados en seguridad ciudadana, y ahora el anunciado candidato Cesar Acuna Peralta, también recurre a este populismo en los ofrecimientos, renunciando a proponer el fortalecimiento de las instituciones que han sido concebidas para , prevenir, indagar el crimen, acusar, sancionar penalmente y administrar la ejecución de las penas y es por ello que me sorprende que cuatro siglos después que Thomas Hobbes, filósofo y politólogo inglés, además de declarar que el “miedo y él nacieron gemelos”, por el temor a la temible armada invencible española, concretara este miedo proponiendo en su obra cumbre el “Leviatán”, que los ciudadanos tienen que renunciar a sus libertades para entregarle al estado la responsabilidad de protegerlos, pero que no podrían exigirle explicaciones a ese Estado, si en el propósito de protegerlos cometen excesos. En otras palabras poder absoluto del Estado para ofrecer seguridad, aun cuando los excesos llegasen a afectar a ciudadanos ajustados a derecho y sin vínculo con la violencia o el crimen.
Como resultaba obvio, la obra de Hobbes fue acusada de absolutismo político y rechazada frontalmente, incluyendo quema de sus libros. Sería sumamente imaginativo suponer que Hobbes, presintiera que cuatro siglos después, en un país llamado Perú, los aspirantes a dirigirlo, no han encontrado otra propuesta que sacar a las calles con fines de seguridad ciudadana a los miembros de organizaciones, concebidas y entrenadas para la guerra, sin importarles las consecuencias que se deducirán de tan absolutista medida, en la que quedarán sin duda lesionados y afectados que nada tienen que ver con el crimen y la inseguridad.

miércoles, 19 de agosto de 2015

HUEVOS DE ESTURIÓN/ Contradicciones de Nadine/ Fernando Rospigliosi

Después de repasar lo que se ha seguido revelando del contenido de las libretas de Nadine Heredia, nadie en su sano juicio puede dudar que, en efecto, son sus anotaciones. Hoy miércoles 19 de agosto, Perú.21 trae nuevos detalles de lo que escribía Heredia sobre cómo manejar los juicios que se le seguían a Ollanta Humala, la organización de un equipo de comunicaciones incluyendo los montos que hay que entregar a Blanca Rosales [Raúl] Wienner y otros. (http://peru21.pe/politica/nadine-heredia-su-agenda-describe-estrategia-campana-ollanta-humala-2011-2225591?href=hmain1)
Por su parte, Cecilia Valenzuela en El Comercio también abunda en detalles respecto a la relación descrita en las libretas con Nicolás Maduro y el entonces juez Edwin Yalico, que libró a Humala de las acusaciones por su participación en el “andahuaylazo”. Luego Yalico fue premiado en este gobierno con varios puestos públicos. (http://elcomercio.pe/politica/gobierno/nico-y-yalico-cecilia-valenzuela-noticia-1834089)
Como es obvio, después de observar lo que se ha publicado hasta ahora, nadie podría haber falsificado no solo la letra sino los temas, las ideas, las cuentas, los detalles de esas libretas con tanta precisión y esmero.
Las declaraciones de Nadine Heredia el martes 18 confirman, por si quedara alguna brizna de duda, que está enredada en sus propias mentiras. Dijo que las libretas “están contaminadas”.  Luego agregó que el congresista Álvaro Gutierrez las tuvo 9 meses, mucho tiempo, en sus manos y las libretas fueron a Europa y regresaron al Perú, y que en ese trayecto pudo pasar cualquier cosa. Concluyó así: “No puedo dar fe que esas escrituras, esos archivos, no hayan sido manipulados”. (http://peru21.pe/politica/nadine-heredia-su-agenda-describe-estrategia-campana-ollanta-humala-2011-2225591?href=hmain1)
Es decir, lo que sugiere Heredia en esta manifestación es que las libretas son de ella, pero que en todo ese tiempo pueden haberle añadido cosas que ella no reconoce, “contaminándolas”. Esto es absolutamente diferente a decir que todas las libretas son falsas, que todo ha sido fabricado e inventado, como sostienen todavía algunos pocos de sus más fanáticos seguidores.
En síntesis, ni la misma Heredia se atreve ahora a sostener la absurda teoría de que las libretas han sido falsificadas por un genio maligno. Si fuera así, diría simplemente eso: todo es falso. En ese caso no tendría importancia que Álvaro Gutierrez haya tenido las libretas 9 meses o 9 años, ni que hayan ido y venido a Europa. Serían falsas y punto.
Finalmente, lo que le preocupa a Heredia ya no son los detalles de maniobras con jueces y magistrados para librar a Humala de fundadas acusaciones, sus estrategias de campaña, etc. sino las cuentas millonarias que confirmarían que la actual pareja presidencial se embolsó millones de dólares, probablemente venezolanos, para uso particular, incurriendo en el delito de lavado de activos.
Por eso ahora habla de “contaminación”. Es decir, cuando se haga el peritaje que seguramente demostrará que las anotaciones son de su puño, probablemente su última defensa será reconocer que sí, pero tratar de negar las cuentas millonarias. A esas alturas ya no le importará quedar como una mentirosa a la que se le descubren los embustes a cada instante –como a su socio político Alejandro Toledo-, sino evitar una sentencia judicial.


martes, 18 de agosto de 2015

HUEVOS DE ESTURIÓN/ Nadine y Toledo /


Por un extraño proceso de ósmosis, parece que algunas peculiaridades de su socio político, Alejandro Toledo, se han transferido a Nadine Heredia. En poco tiempo ella ha dado tres versiones diferentes y contradictorias acerca de las agendas exhibidas por “Panorama” de Panamericana TV el último domingo, tal como las que proporcionó el ex presidente respecto a su suegra y sus millonarias adquisiciones inmobiliarias.

        La primera, en una escueta respuesta a Rosa María Palacios, era que a ella no se le había perdido ninguna libreta ni agenda. La segunda, la hizo vía twitter el mismo domingo afirmando que las libretas eran falsas o “truchas”. La tercera, en una intervención en Panorama adonde llamó, dio a entender que las agendas si eran de ella y parte de lo allí escrito -se cuidó de no precisar que fragmento - era auténtico y otro no.

        La última versión demuestra la falsedad de las dos primeras. Se le habían perdido las agendas -o alguien se las sustrajo- y no eran falsas, por lo menos no totalmente. La cuestión es, entonces, si mintió dos veces antes ¿por qué creer su tercera versión?

        Los argumentos de defensa que ha esgrimido Heredia son débiles y fútiles. Dice la primera dama que sus cuentas han sido abiertas y que no existen las cantidades que puntillosamente anota en sus libretas como “arqueo”. Pero precisamente las cantidades más importantes US$ 1´965,000 y US$ 1´080,000 según la propia libreta no están en sus cuentas sino en dos cajas -cajas fuertes, se supone, que pueden estar en un banco, una casa, una oficina-, una de Flor y otra sin distintivo. Es por demás obvio que si ella y su esposo tuvieran esas sumas, procedentes de Venezuela o de cualquier otra parte, no podían ir con los billetes al banco y depositarlos.

        Para justificar cifras menores Heredia ha tenido que simular contratos -según testimonio de Martín Belaunde ante la comisión del Congreso- y hacerse pagar sueldos inverosímiles, cuya autenticidad sigue hoy sin una explicación comprobada.

        Los argumentos expuestos claramente por Marco Vásquez y Rosana Cueva en Panorama, en cambio, son muy fuertes. Los peritajes realizados muestran que no hubo suplantación de la escritura, es decir, que no fue un falsificador imitando la letra de Heredia. Los detalles de las libretas -viajes, cumpleaños, etc.- son ciertos. Y, muy importante, Heredia se ha negado a someterse a una prueba grafológica, así como su socio Alejandro Toledo se negó en su momento a someterse a un análisis de ADN para demostrar si era o no el padre de Zaraí.

        ¿Por qué negarse a una cosa tan simple, sencilla y elemental que desbarataría en un instante la supuesta falsificación, que taparía la boca a sus críticos y haría tambalear todas las otras acusaciones e investigaciones en curso? La única razón que explicaría que se rehúse a una prueba de esa naturaleza es que lo escrito en esas agendas, incluyendo los “arqueos”, es realmente de su puño y letra, así como Toledo se negó a la prueba que hubiera demostrado que mintió.

        En esa hipótesis, la situación de la primera dama -y, por supuesto, de su esposo- es realmente muy complicada. Corroboraría que ellos se embolsaron millones de dólares de una fuente ilegal.

viernes, 7 de agosto de 2015

EL CALIFATO Y SENDERO LUMINOSO/ Alfredo Stecher


Estoy convencido de que el califato en Siria e Irak (Estado islámico de Irak y del Levante, o Daesha) y en otras zonas será derrotado, pero nos puede tomar muchos años, quizá tantos como la derrota de Sendero Luminoso, con pérdida no solo de muchas vidas, sino con muchísimo sufrimiento y el descalabro social, económico y político creciente de muchos países de mayoría musulmana, no solo árabes, en África y Asia. Y ya está llevando a un reordenamiento de las alianzas políticas en los países en disputa y su vecindad, junto con mayor poder para las fuerzas militaristas y militares. En el Cercano Oriente lo más significativo es el por ahora tenue alineamiento entre Estados Unidos e Irán, así como su cooperación militar con Turquía.

Me he generado un marco para las noticias que nos llegan todos los días y preguntado por las diferencias y las coincidencias con nuestra terrible experiencia.

El Estado islámico –EI-se ampara (en la rama más reaccionaria y más beligerantemente yihadista) de una religión monoteísta excluyente, de alcance mundial, que promete la salvación en el más allá como premio al sacrificio terrenal, como lo ofrecía y exigía el cristianismo en su primer milenio de expansión universal, y el judaísmo respecto de sus vecinos y su propio pueblo, con similares resultados en términos de sufrimiento infligido. En el caso del cristianismo, felizmente la evolución de las sociedades y un centro relativamente moderado de su rama principal, con sede en Roma, le quitó el filo beligerante de antaño. Y de las otras ramas, las ortodoxas estaban más interesadas en usufructuar los beneficios de su participación en el Poder, y las protestantes, aparte de más fragmentadas, en servir de contrapeso a la católica, de consolidarse en alianza con el Poder frente a las tendencias liberalizadoras en las sociedades modernas, teniendo tanto la católica como las protestantes ramas a su vez progresistas. Es bueno recordar que en la historia de la humanidad, durante el Medioevo cristiano, en gran medida fundamentalista y oscurantista (también con notables excepciones), han sido reinos musulmanes en el Cercano Oriente, África del Norte y España los que han sido tolerantes con otras religiones y han conservado y desarrollado de manera significativa el legado científico y filosófico greco-helénico-romano, enriquecido por el persa, cuya expresión más notable fue la inmensa biblioteca de Alejandría, en Egipto.

El Estado islámico tiene mucho en común con Al Qaeda, del que se escindieron sus dirigentes, centralmente, su orientación salafista – wahabí (que es también la de la gran mayoría de los mahometanos en el mundo, en particular de la teocracia de Arabia Saudita y de la inmensa mayoría de la población del Estado laico de Turquía, dividida a su vez en varias ramas) y su antagonismo con el islam chiita (mayoritario y religión oficial en Irán, siendo minorías fuertes en varios países). También tienen en común su antagonismo con Occidente; pero para Al Qaeda este es lo central de su estrategia, con la idea de minar su moral, su cohesión interna y su economía, aspirando a que los estados occidentales se descompongan, mientras que para el Estado islámico su objetivo principal inmediato es el exterminio de los chiies, físico o por conversión obligada, con acciones terroristas ocasionales en Occidente para aumentar su atractivo para captar adherentes que refuercen su capacidad bélica y de gobierno. Es un hecho que, al menos hasta ahora, una amplia mayoría de sus víctimas son musulmanes chiies u otros que no se le someten.

Superan a Al Qaeda en tener efectivamente al menos un Estado (y fragmentos de otros), algo tangible, aunque con fronteras flexibles, con extenso y amplio control territorial, arrancado a países desgarrados por guerras y guerras civiles, en las que ejerce funciones estatales. Esto le facilita atraer a miles de personas de diferentes partes del mundo para engrosar sus filas en reemplazo de los caídos a través de fronteras porosas (hasta hace poco principalmente la de Turquía). Lo favorece también el moverse, al menos por ahora, principalmente en un medio social étnica y culturalmente bastante homogéneo, con una lengua común, el árabe, aunque disponiendo de intérpretes para muchas otras.

Otro elemento que le da superioridad es un mejor conocimiento del enemigo militar, gracias a los altos oficiales del Ejército y de la Inteligencia de Sadam Husein, desbandados a raíz de la ocupación norteamericana, pero que anteriormente habían sido adiestrados por norteamericanos para reforzar su capacidad de enfrentamiento con Irán (en guerra iniciada por Irak). El entrenamiento recibido por los muyahidines (punto de partida de Al Qaeda) por los norteamericanos contra la invasión soviética en Afganistán había sido de menor nivel, más bien operativo. Además el gobierno chií instaurado por los norteamericanos en Bagdad se ha enajenado a la mayoría suní y tiene fuerzas armadas que destacan por su ineptitud, desmoralización y corrupción, además de haber bandas armadas chiies fuera de su control, y las eficaces fuerzas armadas sirias se enfrentan a múltiples levantamientos en todo su territorio, parcialmente atajados, pero no aplastados, lo que ha facilitado el control de gran parte del país por el EI.

El ejército yihadista, si bien se encuentra con fuerzas de tecnologías muy superiores, en particular aviones y drones, las enfrentan con una combinación de ataques frontales, de tácticas de engaño, de infiltración masiva, con actos terroristas solo como un elemento complementario.

El EI dispone de muchísimos recursos, a nivel de entre uno y dos millones de dólares diarios, por el control de muchos pozos petroleros y la exportación de sus productos, por los impuestos y aranceles de importación que recauda, por las extorsiones que realiza con amenazas y toma de rehenes, por petróleo y electricidad al parecer incluso para Damasco, capital de Siria, y por aportes desde sus simpatizantes en Occidente (y al parecer siguen recibiendo dinero desde políticos y millonarios de Estados árabes). Se dice que, a pesar de que el consumo de drogas es drásticamente reprimido, cultiva cannabis para exportación. Y se afirma que tiene un control riguroso de sus recursos, con drásticos castigos por aprovechamiento personal o negligencia.

Los relatos de refugiados y la sofisticada publicidad del EI muestran terribles ajusticiamientos de sus enemigos y crueles sanciones a infractores de su legislación represiva, aplicando estrictamente la sharia, pero a la vez, frente al caos previo, garantizan tanto un orden básico como el suministro de agua y electricidad a la gran mayoría de la población que oprimen, facilitan el comercio y la producción, mantienen en sus puestos a gran parte de los funcionarios (que muchas veces todavía son pagados por el Estado subvertido), y tienen políticas flexibles frente a demandas específicas de ciudades, pueblos y segmentos poblacionales mientras no contradigan sus normas religiosas. Esto vale también para los miles de voluntarios provenientes de países de Europa, del Norte de África y de otras partes, no todos de origen árabe, incluso para mujeres, asignando a cada una el tipo de rol y de actividad en que prefiere desempeñarse, como pareja de héroe, como enfermera o médica en hospitales y centros de salud femeninos, como parte de una brigada militar femenina, entre otros.

Todas estas características no las tuvo y, en gran parte, no las podía tener Sendero Luminoso, por su ideología en realidad nacionalista reaccionaria, no arraigada en amplios sectores de la población. Pero si su salvajismo no hubiese sido tan generalizado, si no hubieran primado el terrorismo y un primitivismo técnico, si hubiera respetado las dinámicas económicas, y, principalmente, si hubiera tenido una política de gobierno flexible y de cierta eficiencia en las áreas temporalmente bajo su control, el enfrentamiento hubiese sido mucho más difícil, de mucho más largo aliento y aún mayores costos sociales y económicos.

Y también hubiese sido menos costosa, en recursos materiales y vidas humanas, frente al Sendero brutal que vivimos, una acción más inteligente y selectiva de parte de las fuerzas estatales (como la de los ingleses en Malasia en la década del 50), sin las acciones represivas también sistemáticamente brutales que no fueron solo excesos inevitables en una lucha. Fue finalmente lo poco de inteligencia policial que sí tuvimos lo que permitió descabezar un Sendero ya muy debilitado por haberse enajenado las simpatías de las masas campesinas indígenas, de las capas medias rurales y de casi toda la población urbana.

Era y es importante distinguir entre senderistas, por un lado, y marxistas-leninistas y maoístas en general, por el otro, con posiciones erróneas pero respetables que han terminado contribuyendo mucho a la conquista de derechos sociales en nuestras sociedades y al retorno a la democracia, incorporándose a esta, y que actualmente son dominantes en algunos países con los que comerciamos y negociamos. También lo es reconocer que la inmensa mayoría de los musulmanes del mundo y de su clero (salafista) o expertos en religión (chiies) interpretan su religión como pacífica y tolerante (claro que con subyugación o severa restricción de las libertades de las mujeres y otros rasgos reaccionarios).

No para justificar al yihadismo, sino para situarlo en el contexto de menor desarrollo cultural y de los otros monoteísmos, es bueno recordar que el Dios del Antiguo Testamento, Jehová de los ejércitos, ordena innumerables veces el exterminio de poblaciones judías enteras por no rendirle pleitesía y a otros pueblos para abrirle campo al suyo. Conviene recordar que la Iglesia cristiana, luego Católica, desde su ascenso al Poder, hasta el Renacimiento, ha intentado y en gran medida logrado exterminar a los cristianos disidentes –maniqueos, cátaros o albigenses, valdenses, husitas, hugonotes- lo que llevó luego a la Guerra europea de los 30 años, en el siglo XVII, principalmente en territorio alemán. Es justo decir que tanto (reyes y príncipes) católicos como luteranos lucharon para subyugar a los anabaptistas (guerras campesinas en Alemania).

Nos apena y es condenable que sean destruidos monumentos de incalculable valor histórico en territorio ocupado por el EI (además de los que son víctimas de combates), pero también eso tiene antecedentes en la Biblia, en la historia cristiana y en América, donde los conquistadores construyeron sus templos sobre los cimientos de los aztecas y andinos, y luego la Iglesia Católica llevó a cabo una sistemática extirpación de idolatrías.

Ha sido el capitalismo, junto con el mayor desarrollo de las ciencias y de la cultura, lo que ha creado las condiciones para una lenta pero sostenida superación del sectarismo religioso en Occidente. Es la globalización capitalista lo que más está erosionando el Poder del islamismo retrógrado (así como de otras autocracias).

Debo algunas ideas respecto del EI a un artículo en el diario El País, de España, de la economista Loretta Napoleoni.

lunes, 3 de agosto de 2015

EL DILEMA GRIEGO-EUROPEO Y NOSOTROS/ Alfredo Stecher


Europa nos importa, no solo por provenir de ella muchos de nuestros antepasados –además de los autóctonos, los de África y de Asia-, sino por ser el mayor bloque de muchos países, que es uno de nuestros principales mercados y proveedores, con una organización democrática, por más que sea notablemente deficiente. Su desempeño económico y político, al igual que el de Estados Unidos y China, tiene enormes repercusiones en nosotros.

Grecia tiene cerca de 11 millones de habitantes, 130 mil km2 –más o menos como Ancash, Lima, Ica y Junín juntos, o Arequipa más Cusco. Su caso actual, además de la importancia para ellos mismos y Europa, posee una gran carga simbólica, en tanto cuna, gracias a sus antepasados muy remotos, de la democracia como sistema de gobierno, y de una cultura que es componente central de las raíces de la europea, que es también la nuestra -en fructífero mestizaje con la preibérica y otras. Grecia fue de los primeros países en adoptar el sufragio universal en el siglo XIX. Fueron los griegos los que usaron la palabra Europa -inicialmente, en Homero, el nombre mitológico de una reina de la isla Creta, princesa fenicia raptada por los minoicos-, y, ya en el siglo quinto antes de Cristo, usada por Heródoto, primer historiador sistemático conocido, como nombre para todo lo situado al Oeste de Grecia. Es bueno recordar que fueron griegos los principales iniciadores de la filosofía, ciencia, historia, literatura y artes occidentales (a su vez influidos por las de Mesopotamia y Egipto), y el griego fue lingua franca del Mediterráneo durante más de medio milenio, incluso de los romanos, hasta ser paulatinamente desplazada por el latín. Igualmente nuestro alfabeto latino derivó del griego (y este del fenicio, basado en los jeroglíficos egipcios).

 El mundo se está complejizando cada vez más, a la vez que, por un lado, organizando más, por otro lado, desorganizando, haciendo más difícil la comprensión de sus procesos y la toma de posición al respecto.

La catástrofe griega y el rescate europeo de su economía es un caso emblemático. Grecia se encuentra en un estado lamentable y terrible para su población. De una parte, por responsabilidad propia de sus grandes empresarios (campeones del no pago de impuestos), y, aún más, de sus estamentos dirigentes en las últimas décadas, al haber descompuesto por politiquería un Estado antes más basado en la meritocracia y luego haberse farreado los recursos recibidos de Europa y del FMI; de otra parte, por responsabilidad de los organismos europeos que la integraron a la Eurozona, a pesar de claramente no reunir las condiciones necesarias (con falseamiento de estadísticas), de los bancos europeos que alimentaron con préstamos exuberantes un comportamiento y una política económica y social insostenibles. Esto fue agravado por el condicionamiento de los dos enormes salvatajes financieros previos, a una austeridad extrema, incluso criticada por el FMI, que llevó a una debacle de la economía, con enorme contracción y continuada depresión, que agravaron la terrible situación de las mayorías de menores o nulos ingresos.

El resultado es una situación en que cualquier solución tiene consecuencias negativas para todas las partes, de impacto difícil de medir y sopesar, pero siempre más desfavorable y dramática para las personas de menores ingresos. Se trata de encontrar el camino, lleno de imponderables, de menor costo y mayores probabilidades de desenlace final positivo tanto para Grecia como para la Unión Europea, con la menor intensidad y duración del sufrimiento para el pueblo griego, evitando lo más posible los errores cometidos en los muy difíciles y dramáticos, pero menos complejos, salvatajes previos de Islandia, Irlanda, Chipre, Portugal y España, y en las privatizaciones apresuradas de empresas del Este de Alemania tras su reunificación.

Me inclino a pensar que lo negociado recientemente a solicitud del gobierno griego es la salida menos mala, por puntos, no categóricamente. Si bien una sólida mayoría de la ciudadanía respaldó con su voto el pedido del primer ministro, Tsipras, de rechazar con el No las condiciones impuestas por las autoridades económicas europeas y del Fondo Monetario Internacional, hay una amplia mayoría ciudadana y de los partidos más sensatos, de todo el espectro político, según encuestas un 70% de la población, que prefiere mantenerse en la zona del euro, seguramente tanto recordando el descalabro de la antigua dracma (casi como en el Perú, del inti) y la incesante devaluación de la nueva, como por el temor a que se debilite el respaldo europeo frente a Rusia y a Turquía, percibidos como amenazas.

Tsipras ha usado ese referéndum para lograr la aprobación, por la troika (la Comisión Europea -CE, el Banco Central Europeo -BCE y el Fondo Monetario Internacional -FMI), del rescate económico -algo también recomendado por el gobierno de los Estados Unidos-, con condiciones un poco menos duras que las exigencias previas, pero siempre durísimas, frente a un desastre económico y social muy probablemente aún mayor, y encaminar a su país a una senda de estabilización y crecimiento sostenible, una posición que puede estar equivocada, pero es valiente, aunque, como afirma el economista Krugman, no tan responsable como él originalmente creía; ojalá resulte siendo una solución y no un problema aún mayor, como tras los dos rescates previos.

Tsipras ha logrado ya la aprobación, por amplias mayorías en el Parlamento (con excepción de pequeños partidos antieuropeos y de una minoría del propio, la nueva Coalición de izquierda radical), de gran parte del paquete de medidas iniciales exigido como condición para el acuerdo definitivo. Una gran incógnita es cómo un Estado casi fallido, que, bajo otros gobiernos, no ha podido ni querido cumplir con las condiciones anteriores, puede llevar a la práctica cambios tan complejos, lastrado como está por corrupción, clientelismo, ineficiencia, sistema tributario totalmente inequitativo, además de elevados gastos militares y desmedidos peso e intervención de la Iglesia Ortodoxa, así como por una economía de muy baja productividad, a pesar de tener más horas de trabajo semanales que Alemania, y casi el doble de las prósperas Holanda y Suecia.

Y, si bien el rescate contradice el categórico No del referéndum, una amplia mayoría de la población, seguramente en parte no la misma, sigue apoyando a su Primer ministro.

Quienes critican el rescate como una imposición humillante y una claudicación, olvidan o prefieren no considerar que la alternativa es una catastrófica cesación de pagos (recordemos sus terribles efectos en Argentina, en 2001) y el colapso de su sistema bancario, con consecuencias aún más duras y duraderas que la dramática situación esperable ahora.

 

El rescate lo es simultáneamente de varios bancos europeos, que reciben la mayor parte de las decenas de miles de millones en juego, lo que disminuye a la eurozona tanto el elevado riesgo de una crisis del sistema financiero, de consecuencias imprevisibles para una economía mundial que aún no logra superar la crisis desencadenada en 2008, como el de un desgarramiento que acentúe también en lo económico las peligrosas tendencias centrífugas en lo político. Eso sí, tendrá que encontrar una vía democrática de la eurozona para reestructurar la deuda griega (y otras), algo a lo que la política Merkel, primera ministra de Alemania, parece estar dispuesta, en contraste con su economicista ministro de economía, Schäuble, con muchos políticos europeos y con la opinión de una ligera mayoría de la población de Alemania (país que, junto con gran corresponsabilidad en la generación de la situación, carga también con el mayor peso del rescate).

Mejor hubiese sido que Grecia no entrara a la eurozona, pero ya es parte de ella, y una salida de la misma tiene consecuencias económicas y políticas imprevisibles, también para Europa. Lo que está en juego es la existencia misma de una Europa amplia y sólida como uno de los polos de desarrollo mundial, capaz de contener las fuerzas antidemocráticas, racistas y xenófobas internas y contrapesar el neo expansionismo ruso, además de garantizar su estabilidad económica.

Si fuera fácil salir de la eurozona y volver a su moneda nacional, el dracma, seguramente Tsipras lo hubiera preferido. Pero el cambio de moneda, además de otros costos enormes, también entrabaría la economía por interminables litigios respecto de contratos previos, y, como escribe el ahora famoso economista Picketty, la salida de Grecia del euro sería además (preciso, podría ser) el principio del fin de la zona euro. Frente a la excesiva dureza del paquete de salvataje propone una conferencia que permita reestructurar todas las deudas de la zona euro (aclaro, algo que la normativa actual no permite, siendo la griega la punta de un iceberg colosal) y una reforma institucional con la creación de una cámara parlamentaria (agrego, que le dé una base más democrática y más fuerte).

 

El Salvador y Ecuador, que han adoptado el dólar como su moneda, en la cual tienen aún menos injerencia que Grecia en el euro, demuestran que usar una no propia funciona, con menoscabo de una soberanía monetaria que habían usado mal, a cambio de una estabilidad que les ha facilitado retomar la senda del crecimiento. En el Perú tenemos una situación intermedia, con uso, tanto del nuevo sol como del dólar como monedas de amplia aceptación, casi a la par. Hemos aprendido, a un costo altísimo, que la estabilidad macroeconómica y monetaria es una condición indispensable –aunque no suficiente- del crecimiento económico sostenido, que es a su vez uno de los pilares del desarrollo sustentable.

Lamentablemente la salida de Grecia del euro sigue siendo una espada de Damocles en el horizonte.

La buena noticia es que las autoridades europeas están siendo obligadas por la crisis –como otras, también una oportunidad- de replantearse la organización política de la eurozona, hacia una mayor representatividad democrática, y de seguir fortaleciendo la normativa y los mecanismos de control del sistema financiero para disminuir los riesgos de colapso. A tal punto obligadas, que según el economista Jeffrey Sachs, que considera al sistema de gestión de crisis europeo inepto, extremadamente politizado y poco profesional, si no son capaces de salvar ahora a Grecia, no serán capaces de salvar la eurozona. Francia, del centroizquierdista Hollande, y Alemania, de la centrista Merkel, parecen haber comprendido el reto y estar dispuestas a enfrentarlo.

lunes, 20 de julio de 2015

BREVES: VISITA PAPAL ANTISISTEMA (1) /Alfredo Stecher


El Papa Francisco sigue impactando a escala mundial con su consistente mensaje, predominantemente constructivo y esperanzador, que expresa lo inmensamente positivo en la vida y prédica de ese gran personaje que fue Jesús de Nazaret.

No ignoro puntos oscuros generales, como la oposición al aborto y el peligro de un fortalecimiento de la Iglesia Católica en conjunto, incluidos todos los males denunciados por el Papa -no garantizadamente presidida siempre por alguien como Bergoglio. También en lo que tiene de negativo respecto del necesario carácter secular de los Estados, al que él mismo apoya con el énfasis en la separación de iglesias y Estado –a Dios lo que es de Dios, al César lo que es del César.

Hay otras afirmaciones suyas que, si bien tomo en su faceta progresista, sé que pueden ser y son interpretadas por muchos en un sentido perjudicial para nuestro desarrollo como humanidad, y dan alas a posiciones bienintencionadas pero equivocadas al respecto.

Causa preocupación su insistencia en un cambio de estructuras “porque el sistema ya no se aguanta más”, que comparto en su afirmación de que necesitamos un cambio real y profundo, pero que tiene la implicancia perjudicial de su negación total. Lo entiendo como guiño a los gobiernos de los países que visita, que puede ser positivo si contribuye a encarrilar a las posturas antisistema más radicales en su solicitud y actitud general de cooperación y diálogo.

En ese sentido subrayo su mensaje de que "Todos los temas, por más espinosos que sean, tienen soluciones compartidas, razonables, equitativas y duraderas. Y, en todo caso, nunca han de ser motivo de agresividad, rencor o enemistad que agravan la situación y hacen más difícil su resolución." Y "El progreso integral de un pueblo incluye el crecimiento en valores de las personas y la convergencia en ideales comunes que consigan sumar voluntades, sin excluir ni rechazar a nadie."

Tanto defensores como opositores bienintencionados del capitalismo en su forma actual deberían hacerlo suyo y sumar esfuerzos para ir corrigiendo radicalmente sus terribles lacras.

 

lunes, 13 de abril de 2015

PERÚ, ALIMENTACIÓN Y SALUD LA VARIEDAD DE NUESTROS INSUMOS ALIMENTICIOS II / Alfredo Stecher

La enorme variedad de alimentos que produce nuestro país incluye muchos productos nativos, domesticados en nuestra área o en otras áreas de América y presentes en nuestra dieta hace milenios o siglos antes de la llegada de los españoles.
Tenerlo presente no solo fortalece nuestra identidad nacional sino contribuye a nuestra conciencia alimentaria.
También tenemos gran variedad de alimentos incorporados a partir de la conquista española y complementamos con importaciones de alimentos por ausencia de producción local, precios relativos menores o por contraestación.
Entre las plantas nativas tenemos miles de variedades nativas de papas, y varias de oca, mashua, quinua, cañihua, kiwicha/amaranto andino, maíz morado, maíz choclo (también su variedad gigante del Cusco), maíz multicolor, palta, tomate, yacón, tarwi/chocho/lupino, pallar, frejol, caigua, ajíes, rocoto, zapallo y calabazas, cacao, chonta, cochayuyo, hongos, achira, arracacha, palillo, achiote, piñón, huacatay, molle, muchas hierbas aromáticas, pimienta de cayena.
Tenemos cientos de frutas nativas, muchas de ellas silvestres, de la Selva, desconocidas incluso para la mayoría de peruanos. Destacan la chirimoya, guanábana, lúcuma, tuna, granadilla, pepino (dulce), maracuyá, pacae/guaba, mamey, guinda, ciruela andina, guayabas, y, menos conocidas, zapote, pitahaya, caqui, sauco, sacha tomate, camucamu, pijuayo, aguaymanto/uvilla, aguaje, guaraná, tumbo, caimito, pomarrosa, además de los frutos secos maní, castaña o nuez de Brasil y marañón (cashew).
Entre los nutracéuticos y medicinales están las vainas de algarrobo, sacha inchi, copaiba, tara, chía, achiote, llantén, margaritas, diente de león, barbasco, uña de gato, cochinilla, maca, tara/taya, molle, cola de caballo, chuchuhuasi, ayahuasca, higuerilla/ricino, chancapiedra, piri piri, pájaro bobo, ojé, sangre de grado, sábila.
Productos foráneos de especial calidad son cebolla, ajo, zanahoria, apio, poro/puerro, zapallo italiano, nabo, pepinillo, beterraga; de frutas el limón sutil, naranjas, mandarinas, limas, toronjas, papaya, piña, plátanos de muchas variedades, manzanas, membrillos, uvas, mangos, melocotones, duraznos, abridores, fresas, moras, zarzamoras, frambuesas, granada, carambola, sandía, coco/pipa, dátiles, melón, níspero, mango ciruelo, higos, arándano, naranjita china, aceitunas, perejil, eneldo, berro, pecanas y almendras.
Entre las plantas aromáticas hay especias y condimentos, como cúrcuma, jengibre, romero, tomillo, orégano, culantro, orégano, canela, ajonjolí, anís, tomillo, salvia, laurel, albahaca, hierba buena.
Los animales domesticados en la zona andina y proveedores de carne son la llama, la alpaca, el cuy y el pato criollo.
Otras crianzas incluyen vacunos, ovinos, caprinos, gallinas, pavos, patos, y, en menor cantidad, conejos, codornices y avestruces.
La acuicultura nacional nos proporciona trucha arco iris, tilapias, conchas de abanico, langostino, algas marinas, y, en la Selva, las especies nativas gamitana, paco, boquichico, paiche.
En la Selva se pesca paiche, dorado, doncella, zúngaro, sábalo, boquichico, carachama, pirañas, entre otros. En la Sierra los nativos carachi y suche (bagre), y los silvestres introducidos, pejerrey y trucha, además de ranas.
En la Selva y Ceja de Selva hay todavía amplias zonas con animales del monte, silvestres, cazados por su carne, en particular el sajino y huanganas (parientes de los chanchos), venado, pudú (el ciervo más pequeño del mundo), motelo (tortuga), majaz o picuro (roedor grande), sachavaca (tapir), armadillo o carachupa, monos, aves, ronsoco (el roedor más grande del mundo), añuje (roedor pequeño), lagartos, cuy silvestre, pavas de monte, serpientes y culebras –algunos de ellos especies amenazadas.
En la Sierra y partes de la Costa hay caza reglamentada de perdices, vizcachas, liebres, conejos, varios tipos de patos, palomas, tórtolas, huallatas, torcazas, cuculíes, zarigüeyas, y se come ancas de rana (el peligro de extinción).
También es común el consumo de suri (gusano del aguaje), hormigas y larvas de mariposas, no solo entre las tribus nativas.
En la Costa es importante la pesca de camarón de río, sujeto a períodos de veda (en el Norte en los manglares la concha negra), y la recolección de choros, machas, cangrejos, erizos, abalones, almejas, caracoles, conchas de abanico, palabritas y percebes.
Está prohibida la captura de tortugas en Pisco, en peligro de extinción. En la costa norteña se consume algunos lagartos.
La pesca artesanal en el mar costero, de anzuelo, redes o por buceo de especies pesqueras es principalmente de corvina, mero, coco, cabinza, tramboyo, anchovetas y pejerreyes, más lenguado, chita, pintadilla, cachema, calamar y pulpo, anchovetas (que están siendo por fin valoradas como equivalentes a la anchoa).
Las especies pelágicas de mayor consumo son jureles, caballa, bonito, atunes, merluza, machete y cojinova, pota y también anchoveta.
Hay otros cientos de especies de las que las más conocidas son albacoras y otros atunes, anguilas, bacalao, bagre, barriletes, borracho, cabrillas, chavelo, congrio, guitarras, gran variedad de lenguados, lisas, mantas, merlines, meros, morenas, pámpanos y pampanitos, pejeblanco, pejerrey, pez espada, pejesapo, peces voladores, gran variedad de rayas, róbalos, sardinas, señorita, gran variedad de tiburones, toyos, tramboyos.
Además se pesca en muy pequeña escala delfines y se caza lobos marinos, a pesar de estar prohibido.
El consumo de pescado es de 22 kg por persona al año, más de dos tercios frescos, el mayor de la región, pero solo la tercera parte de países pesqueros como España y Japón.
Entre los productos artesanales o de pequeña industria típicos tenemos el chuño y moraya (papas secadas a sol y frío), el charqui (carnes secas), pescados secos salados, tamales, humitas, algarrobina, chifles de plátano, king kong, tejas, turrón de doña Pepa, hojuelas de kiwicha, panetones, además de aceite de oliva, quesos gourmet, jugo de coco envasado.
Tenemos miel de abeja, de diferentes floraciones, en especial también de algarrobo.

¡Somos un país privilegiado, aprovechémoslo para florecer, disfrutar y aportar más al mundo!

Siempre es preferible un alimento orgánico,
garantizado por una certificación, especialmente para bebés y niños.

Si esta ayuda memoria le parece útil, reúna todas las partes en un solo documento para facilitar la búsqueda de palabras claves,
imprímala para tenerla más presente,
y difúndala entre su familia y amistades.

Autorizo su reproducción total o parcial para fines no comerciales,
con indicación de fuente.


Perú, alimentación y salud/ La variedad de nuestra comida /ALFREDO STECHER

En el Perú tenemos una enorme y muy variada riqueza de productos agropecuarios, tanto autóctonos como adaptados, tanto de zonas tropicales como templadas, e ictiológicos, de uno de los mares más ricos del mundo y de nuestros sistemas fluviales y lacustres, en parte por acuicultura, que facilita una alimentación diversa y equilibrada. También incluye notables nutracéuticos -alimentos, condimentos, hierbas y aditivos naturales- que contribuyen a evitar o contrarrestar enfermedades.
Nuestra confrontación con un abanico amplio de sabores desde temprana edad, también de verduras, variedades de papas y muchos otros alimentos, y sabrosas formas de preparación, pero principalmente de frutas, nos hace más abiertos a probar productos previamente no conocidos.
Nuestra cocina tradicional expresa la mezcla cultural de varias etnias autóctonas y foráneas, en particular africanas y chinas, además de otros pueblos europeos y americanos, y sus diversas evoluciones regionales y fusiones.
Con frecuencia quienes tienen un dominio importante de la cocina tradicional suelen tener también, producto de décadas de relativa escasez por crisis, la disposición y aptitud de adaptarse con inventiva a la ausencia de algún ingrediente.
Si bien la comida rápida y la industrial ultra procesada han aumentado bastante su presencia en nuestros hábitos alimenticios, felizmente aún no alcanzan el grado extremo de penetración que han alcanzado en los Estados Unidos.
En parte eso lo debemos a la disponibilidad de empleo doméstico relativamente barato para hogares que lo pueden asumir, y a la presencia en muchas familias de personas dispuestas a cocinar por no tener fuentes de ingresos fuera de la casa, o por placer. Y también a que, debido en parte a las crisis económicas tenidas hasta décadas recientes, todavía es elevado el porcentaje de personas capaces de cocinar.
Esto se ve favorecido por el precio comparativamente elevado de los productos industriales respecto de los naturales y frescos, excepto en el caso de las bebidas gaseosas y del azúcar, que son la punta de lanza de la alimentación no saludable.
También por el menor costo de la mano de obra es relativamente barata la comida en restaurantes populares que abundan donde quiera haya personas que, lejos de sus hogares, tienen un descanso en su jornada laboral, en locales cerrados o en carretillas.
Esto, además de preferencia por la comida tradicional, expresa la existencia de un mercado segmentado, en que una población todavía mayoritaria no tiene los ingresos suficientes para vivir de la comida rápida, a diferencia de los Estados Unidos.
Como nos muestran las novelas y películas norteamericanas, incluso las personas en extrema pobreza, que viven de subsidios estatales, recurren a la comida rápida, tanto por resultarles relativamente barata como por haber perdido en gran medida las habilidades necesarias para cocinar, además de la dificultad de conseguir los insumos (los supermercados más populares casi no tienen productos no industriales).
En nuestro país, en contraste con la monotonía de la comida rápida, la mayoría de hogares tienen incluso en la vida diaria una gran variedad de platos, estofados, secos, guisos, tortillas, causa, ocopa, locro, asados, aguaditos, sudados, sopas, caldos y caldillos, al vapor, purés, pasteles salados, chupes, cazuelas, pucheros, picantes, pepián, ají de gallina, enrollados, albóndigas, tamales, humitas saladas, motes, chochoca, cancha (maíz tostado), tacachos (plátano asado), carapulca (de papa deshidratadas, sopas secas, adobos, espesados, inchicapi, frituras (lo menos recomendable), cebiches, tiraditos, escabeches, ajiacos, patarashca, parihuela, chilcano, leche de tigre, etc., arroz chaufa, juanes, arroz verde y otros con base en arroz (lamentablemente casi exclusivamente el pulido).
Y, aunque no necesariamente lo más sano, está bien disfrutar de vez en cuando de nuestras maravillas nacionales o regionales, pachamanca, huatia, anticuchos de corazón (y otros), pollo a la brasa, lomo saltado, sangrecita, camote con relleno, caucau, tacutacu, pancita, rachi, mollejitas, chanfainita, patita con maní, mondonguito, papa rellena, choncholí, cecinas, chicharrón de chancho o pescado, jalea, cóctel de camarones, chiringuitos, rocoto relleno, papa a la huancaína, cuy frito o chactado, solteritos, chairo, cauche, pebre, cabrito y pato a la norteña, puka picante, patashca, empanadas, salteñas, caldo de cabeza, shámbar, sopa teóloga.
También de picarones, alfajores, leche asada, King Kong, turrón de Doña Pepa, arroz con leche, mazamorra morada, mazamorra de cochino, humitas dulces, cocadas, chapanas, frejol colado, guargüeros, suspiro a la limeña, ranfañote, torta helada, arroz zambito, budines, dulce de camote, champus, machacados, maná, dulce de higos, y toda la variedad de postres de adaptación más reciente, y chicha de jora, de molle, de maní o de cebada, entre otros.
Nuestra comida es especialmente positiva por la variedad de papas, camotes, yuca, pallares, frejoles, lentejas, vainitas, arvejas, habas, choclos, otras verduras, más pollo extremadamente barato por la eficiencia de nuestra industria avícola, de pescados, de carnes rojas relativamente baratas y de mariscos.
Nos favorece también la costumbre de acompañar muchos platos con gotas de limón y con rodajas de cebolla roja y tomate, además del uso amplio de ajo y de ajíes. Igualmente la preferencia de todavía muchas personas por limonadas, naranjadas, chicha morada natural e infinidad de jugos o zumos de frutas frescos, lamentablemente reemplazados progresivamente por sus versiones industriales o sucedáneos.
Además entre nosotros parece que todavía predomina una cultura de compra de insumos más baratos según la estación y circunstancias antes que un cronograma de platos preestablecido rígido.
Es de esa realidad que parte, en la que se inserta y a la que refuerza el boom gastronómico, que tiene la virtud de involucrar tanto a capas sociales más pudientes como de menores ingresos, en cuanto a consumo, y de vincularlas con la pequeña producción de todo el país. Se trata de arte y ciencia, de ingeniería doméstica y de restauración, de servicio al cliente/huésped, bienvenido y reconocido, con hospitalidad; con el fortalecimiento de nuestra identidad y de nuestra imagen internacional como subproducto.
Estuvo precedido del florecimiento en segmentos reducidos de la cocina novoandina, adaptación de la cocina tradicional andina a gustos más refinados.
A esto se agrega la aún reducida, pero creciente disponibilidad de productos orgánicos certificados, principalmente en Lima, pero también ya en varias regiones, a través de bioferias, tiendas orgánicas, secciones orgánicas de supermercados y de una parte de la oferta de mercados saludables y justos. Y en todos los mercados, diversos alimentos no tienen agroquímicos por defecto, por provenir de la agricultura tradicional de recursos limitados.
Todo lo expresado anteriormente es un importante plus para nuestra salud, por el amplio abanico de insumos entre los que podemos escoger y la disponibilidad de muchos productos frescos durante buena parte del año, algunos casi sin interrupción, gracias a la diversidad de nuestros ecosistemas y calendarios agrícolas y a lo templado de nuestro clima de Costa como efecto de la Corriente de Humboldt. Tanto la Costa como la Ceja de Selva y Selva y los valles interandinos templados permiten dos campañas al año de muchos productos agrícolas. Y se ha intensificado enormemente la horticultura durante todo el año.
La agroexportación de productos no tradicionales floreciente en las últimas décadas ha llevado a que esta supere ampliamente la de productos agrícolas tradicionales y aumente su disponibilidad en el mercado nacional –aunque en algunos casos a precios solo accesibles por las minorías de mayores ingresos, hasta que su producción se generaliza y los precios se nivelan.
Hay alimentos más saludables y otros menos, más para unas personas que para otras, pero su diversidad en el tiempo (mejor con menor diversidad de insumos en cada comida) facilita la ingesta de todos los nutrientes que necesitamos. Eso sí, es frecuente la insuficiencia de hierro, además de zinc.

Siempre es preferible un alimento orgánico,
garantizado por una certificación, especialmente para bebés y niños.

Autorizo su reproducción total o parcial para fines no comerciales,
con indicación de fuente.


jueves, 9 de abril de 2015

ALIMENTACIÓN RICA Y SANA. CONSIDERACIONES Y CONSEJOS PARTE 10, FINAL / Alfredo Stecher


Lactantes, niños y adolescentes
1.    Es muy importante para la salud del niño evitar una nutrición deficiente de la madre durante el embarazo.
2.    La leche materna es básica para un buen desarrollo de los lactantes; y para su calidad y cantidad es clave una alimentación adecuada de la madre desde antes del inicio de la gestación, responsabilidad de ambos padres, centrada en la madre.
3.    Es importante recordar que ninguna leche artificial equivale ni cercanamente en calidad a la leche materna, que lo mejor para lactantes es el seno materno por el mayor tiempo posible, al menos seis meses, mejor hasta un año, óptimamente dos años (tanto tiempo como la madre disponga de leche y de tiempo para amamantar o extraer leche para consumo en ausencia); lo ideal, aunque difícil actualmente, en caso de imposibilidad de la madre de amamantar, temporal o permanente, es que la sustituya otra con exceso de leche.
4.    Algunas madres no producen leche o producen permanentemente una cantidad insuficiente, lo que obliga a recurrir a sucedáneos industriales, las leches de fórmula (en zonas rurales su elevado precio puede llevar a preferir leche de cabra o de oveja, algo menos problemática que la vacuna).
5.    Lenta- y progresivamente, con cucharita, generalmente a partir del sexto mes, comenzando al medio día –según el apetito y actitud de la guagua, cuando ya puede estar sentada y mantener erguida la cabeza-, la leche materna debe ser complementada con comida hecha papilla, y luego entera, en lo posible natural.
6.    Es indispensable que el bebé comience a tomar líquidos, cuanto antes con vaso apropiado, que pueda sostener, en especial agua o infusiones de hierbas sin edulcorante, tampoco miel –mejor no de bolsitas, pero coladas-, y poco a poco también jugo de fruta, inicialmente un poco aguado.
7.    Complementos especialmente buenos por la facilidad de absorción de las proteínas son primero alguna verdura (zapallo, zanahoria, zapallito italiano), a la semana con arroz (inicialmente pulido, luego poco a poco integral) o con papa o camote, después combinado con palta/aguacate, carnes blancas (pollo, pavo), frutas en pedacitos, choclo, frejoles o lentejas; no cereales con gluten ni leche ni carnes rojas antes del año o más (y entonces con atención a posible intolerancia), tampoco miel, por posible contaminación bacteriana, inocua para niños grandes y adultos.
8.    En los dos primeros años de vida es especialmente importante que los ingredientes sean orgánicos o ecológicos.
9.    Lo adecuado es, durante el primer año, no más de cuatro tipos de verdura con no más de cuatro frutas (preferentemente plátano, melón, papaya, o puré de manzana cocida), introduciéndolas una por una.
10. Hacia el año los bebés pueden comenzar a compartir paulatinamente la comida adulta, si es baja en sal y no muy picante.
11. Es importante que el suministro de alimentos con mayor probabilidad de generar intolerancia o alergia sea postergado y progresivo, con especial atención a posibles síntomas –cuidando no confundirlos con los debidos a otras causas; la precaución incluye en especial el trigo, los lácteos, pero también los cítricos (estos suelen ser tolerados más tarde que otras frutas).
12. La intolerancia a la lactosa suele manifestarse a partir de los dos o tres años, pero también puede darse poco después del destete, mucho más en personas de origen étnico asiático, africano o indígena; además de los mismos síntomas que en adultos, puede expresarse en crecimiento lento y raquitismo.
13. Lo más importante y a la vez más difícil es lograr que los niños se alimenten sanamente, en un contexto de propagandas industriales dirigidas a ellos y ejemplos y costumbres negativos, así como de dificultades objetivas de su entorno.
14. Esto requiere tanto en la educación familiar como formal, de una pedagogía sistemática, acompañada de buen ejemplo, más de estímulo paciente, creativo, tierno, y con explicaciones sencillas, que de obligación y castigo –aunque también puede ser necesaria a veces una pequeña dosis cuidadosa y justa de éstos; conviene ir explicando poco a poco los criterios para una alimentación que a uno le guste y le haga bien.
15. Es óptimo comenzar a darle al niño lo que pide de aquello que ve consumir en su entorno, si ya es apropiado para su edad, de modo que sienta premiada su iniciativa y no una imposición; y estimular el aprecio por experimentar modos de preparación y sabores y aromas naturales nuevos, incluyendo juegos y cambios de formas.
16. Se le debe dar al niño a probar lo que acepte fácilmente, no imponiendo, y nunca agregar azúcar ni sal a lo que come.
17. En niños no maleducados nutricionalmente, los encargados de la alimentación deben escuchar y respetar sus reacciones frente a la comida, propiciando en general la autorregulación en materia de cantidad de ingesta –simultáneamente protegiendo a los niños, físicamente y por persuasión, de la propaganda dirigida a ellos (que debería ser prohibida).
18. Es importante el suministro regular de proteínas complejas, también animales o, en caso de la opción vegetariana, con especial cuidado en la combinación de alimentos para evitar lastrar el crecimiento.
19. La soya es particularmente dañina para lactantes, niños y adolescentes, por su interferencia con el desarrollo sexual, además de la frecuente intolerancia.
20. Es importante no usar la prohibición de dulces como castigo, que solo refuerzan su atractivo, y mejor no usarlos como premio.
21. Es fundamental siempre incluir en la dieta alimentos con alto contenido de hierro absorbible o asimilable, para evitar la anemia.
22. Las alergias e intolerancias son más frecuentes en niños, especialmente en los primeros años, por lo que se debe prestar especial atención a posibles síntomas, en particular diarrea, estreñimiento, vómito y lloriqueo constante, también un crecimiento insuficiente puede ser un síntoma de intolerancia; pero muchas veces desaparecen con la edad.
23. La mejor prevención contra las alergias e intolerancias, incluso con antecedentes paternos, es la lactancia materna prolongada.
24. La intolerancia a la lactosa se puede dar excepcionalmente incluso en lactantes de pecho si la madre toma leche vacuna.
25. Conviene, en lo posible, hacer participar a niñas y niños en la cocina, inicialmente con tareas fáciles como sacar las arvejitas y habas de sus vainas, hasta llegar a la preparación de alimentos, lo que también refuerza valores como la responsabilidad y la cooperación, así como su destreza manual y la valoración de la cocina, aparte de la utilidad para la vida adulta.
26. Es importante involucrar a los niños y adolescentes en la interiorización y aplicación de criterios de no despilfarro, reutilización, reciclaje y adecuada disposición de residuos.
27. Es bueno recordar que una exagerada cautela higiénica con los niños es perjudicial; se benefician a la larga en su salud, por fortalecimiento del sistema inmunológico, gracias al contacto temprano moderado con diversos gérmenes en el suelo, en objetos de juego y en el intercambio con otros niños; el cuidado más importante es el del lavado de manos después de la evacuación de heces.

Reflexiones finales
·         Las enfermedades de origen alimentario, además de los alimentos y de los genes, dependen también mucho del estilo de vida y del estrés, así como de la contaminación ambiental, o son agravadas por estos.
·         Algunas enfermedades crónicas pueden ser frenadas o incluso superadas con un oportuno cambio a una alimentación y estilo de vida más saludables.
·         Los alimentos sanos deben ser la base de nuestra alimentación, pero no ocasiona daño la ingesta ocasional y moderada de alimentos y bebidas menos sanos, por circunstancias o por placer (salvo en el caso de intolerancias, de reacciones alérgicas o de rechazo sicológico fuerte).
·         Estas indulgencias espaciadas incluso pueden aumentar la capacidad de controlarse la mayor parte del tiempo para evitar en general los alimentos poco sanos o dañinos.
·         También en la comida la rigidez es errónea.
·         No hay alimentos milagrosos que prevengan o curen alguna enfermedad en particular, sí alimentos que solos o combinados aumentan la protección y resistencia de las personas, o que alivian un malestar o contribuyen a curar, a veces llamados nutracéuticos.
·         Entre los mejores alimentos habituales están las legumbres, quinua, papa (especialmente las nativas), camote, zapallo/calabaza, arroz integral, maíz choclo, avena, coles (incluidos brócoli y coliflor), cebolla (mejor la roja), ajo, palta, tomate (cultivados sin pesticidas), pimentón, ají y sus parientes, berenjena, plátano, papaya, piña, mango, tuna, coco y agua de coco, manzana, membrillo, fresa, pescados (mejor los azules y de menor tamaño), huevo, pollo, pavo.
·         En todos los casos es preferible el alimento orgánico/ecológico –certificado, si no se tiene confianza en el productor.
·         En caso de intoxicaciones leves, indigestiones o diarreas es por lo general adecuado seguir el ejemplo de los animales, dejar de comer uno o dos días, salvo líquidos, preferentemente agua o infusiones, sin endulzantes -en mayor cantidad que lo habitual.
·         Son indispensables, en ausencia o como complemento de trabajo físico, los ejercicios físicos (de elongamiento, aeróbicos, fortalecimiento muscular, etc.) y caminatas a paso rápido o trote, en lo posible cada día, de al menos media hora, también la meditación, taichí, yoga, pilates o afines, y el ejercicio mental (con lecturas, juegos o pasatiempos), evitar el estrés intenso y prolongado, y propiciar momentos y períodos de relajación.
·         Como tantos otros aspectos de la vida, la alimentación saludable requiere no solo de aprender, sino también de desaprender ideas y rutinas erróneas.
·         Ponerse a dieta solo es necesario por enfermedades o predisposiciones específicas; de lo contrario es por lo general contraproducente.
·         Una alimentación saludable permite un significativo ahorro en atención médica, medicamentos, tratamientos, tiempo, dolor, sobresaltos y tensiones, contribuye también al cuidado de piel, uñas y cabello, y evita al menos parte del gasto en productos industriales para belleza, sus frecuentes efectos secundarios indeseables y parte del tiempo que insume su aplicación.
·         Una mente sana necesita un cuerpo sano, pero también el cuerpo necesita una mente sana, positiva, para estar sano o sanar.

Y recordemos: Somos lo que comemos, de nuestra alimentación depende en gran medida la calidad de nuestro cuerpo, sustrato de nuestra mente y alma.

¡Alimentación más diversa, integral, natural, fresca y lo menos procesada!

Y siempre es preferible un alimento orgánico,
garantizado por una certificación, especialmente para bebés y niños.

Si esta ayuda memoria le parece útil, reúna todas las partes en un solo documento para facilitar la búsqueda de palabras claves,
imprímala para tenerla más presente,
y difúndala entre su familia y amistades.

Autorizo su reproducción total o parcial para fines no comerciales,
con indicación de fuente.


ALIMENTACIÓN RICA Y SANA. CONSIDERACIONES Y CONSEJOS PARTE 9 / Alfredo Stecher


XVI.      Alergias e intolerancias
  1. Natural no es garantía de ser inocuo; alimentos naturales, no contaminados, pueden contener toxinas o antinutrientes; muchos alimentos tienen sustancias que pueden provocar reacciones alérgicas en algunas o muchas personas, y ante muchos alimentos se manifiesta dificultad de digestión o intolerancia (no confundir con aversión sicológica).
  2. La presencia de toxinas y antinutrientes puede variar según la madurez, incluso según la variedad y la tierra de cultivo, y puede deberse también a su forma de preparación y modo y tiempo de conservación; dos ejemplos son la papa, cuya cáscara, cuando está verdeada, es venenosa por la solanina (también la vainita/judía verde cruda), y la quinua, que, sin lavado adecuado, puede tener un exceso de saponina, dañina; tomates inmaduros o madurados artificialmente, crudos, también tienen solanina (tomatina), pero en menor proporción, que no alcanza a causar daño con un consumo moderado.
  3. Los mismos alimentos que para muchas personas son tolerados o incluso especialmente positivos, pueden causar problemas a otras, como alergias, intolerancias o la enfermedad celíaca; igualmente, aditivos artificiales que para la mayoría son inocuos, al menos en muy pequeña cantidad, y por ello autorizados, pueden tener el mismo efecto en una minoría.
  4. Una pequeña minoría de personas es sensible a alérgenos (menos del 5%, porcentaje que está aumentando rápidamente), que desencadenan casi de inmediato reacciones inmunológicas desde leves o complicadas, como asma, tos, irritación de la garganta y rinitis, picazón, ronchas, urticaria y dermatitis, eczemas, conjuntivitis, dificultad para respirar, y trastornos digestivos, según el grado y tipo de sensibilidad, hasta shocks anafilácticos, que pueden ser mortales, con frecuencia a partir de solo trazas del alérgeno por haber sido procesado un producto sin alérgenos con la misma maquinaria que uno anterior con alérgenos (por eso la indicación en etiquetas de los más comunes).
  5. Son particularmente propensas a alergias las personas con padres alérgicos, mucho más si lo son ambos; algunas alergias e intolerancias pueden desaparecer con el tiempo, especialmente en la infancia, pero por lo general son persistentes, y también pueden agravarse.
  6. Personas alérgicas a algún alimento pueden serlo además al polvo, al pelo de animales o al polen.
  7. Los alimentos con alérgenos naturales más frecuentes y en general de efectos más graves, son mariscos y moluscos, pescado y maní; en general de efectos menos graves entre los más frecuentes, lactosa, gluten, soya, mostaza y pimienta, huevos, chocolate, frutos secos (almendras, nueces, pecanas); algunos, en tanto son proteínas, se descomponen, al menos parcialmente, con cocción o fermentación.
  8. Los alérgenos menos frecuentes son otros cereales, semillas de sésamo, incluso (a partir de alergias a polen) algunos vegetales (tomate, apio, perejil y zanahoria) y legumbres, los aceites de palma y de soya, el polvo; hay mucho más de cien otros alimentos identificados como alérgenos y otros que pueden causar alergias a una cantidad muy reducida de personas.
  9. Son alérgenos para algunas personas los aditivos artificiales, particularmente los colorantes, conservantes (en especial los sulfitos) y saborizantes -incluido el glutamato monosódico (quinto sabor, umami), conocido bajo la marca Ajinomoto.
185.             Después de una reacción alérgica leve hay que esperar al menos una semana antes de volver a consumir cualquier alimento con potencial alergénico.
  1. Las intolerancias son mucho más frecuentes, incluso pueden afectar a la gran mayoría de la población, pero, salvo la enfermedad celíaca por el gluten, no son reacciones inmunológicas sino fallas metabólicas debidas a la falta de alguna enzima necesaria para la digestión o a la presencia de sustancias activas con efectos como fármacos, y pueden manifestarse tanto rápida- como lentamente; algunas sustancias pueden provocar alergia en algunas personas e intolerancia en otras.
  2. Las intolerancias más frecuentes a alimentos naturales por falta de enzimas son a la lactosa (leche y derivados lácteos), al gluten (trigo, avena, cebada y centeno) y a otros componentes del trigo; por sustancias activas, la cafeína o teína, que aumentan con la cantidad consumida de café, té y algunas gaseosas y energizantes; otras por la histamina, tiramina, triptamina y serotonina, como el vino tinto, queso, levadura, paltas o aguacates, plátanos o bananos.
  3. Estos alimentos pueden en algunas personas producir urticaria, rubor y dolores de cabeza, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, enfermedades reumáticas y articulares, psoriasis, diarrea, estreñimiento, meteorismo y flatulencia.
  4. En el caso de los chocolates la intolerancia o alergia suele no deberse al cacao sino a otros ingredientes.
  5. Los aditivos alimentarios pueden interferir con procesos metabólicos y con la flora intestinal, y pueden significar una sobrecarga del hígado.
  6. Los aditivos son causa de intolerancia en no pocas personas, con intensidad dependiente de la cantidad ingerida, más frecuente y grave en personas asmáticas.
  7. En especial los sulfitos, conservantes muy útiles y efectivos, E220 hasta E228, presentes en gran parte de los alimentos industriales, pueden causar problemas en la piel, digestivos o respiratorios, a veces graves; por eso debe figurar en las etiquetas su presencia y su cantidad; los hay en particular en cervezas, vinos y refrescos, galletas, masa de pizza y de pastel, fruta seca, conservas, papas fritas y puré de papas instantáneo, jugos envasados, jarabes, encurtidos, aceitunas, aderezos, sopas en sobres, etc.
  8. Otros aditivos como la tartracina y el benzoato sódico, pueden provocar urticaria, rinitis y asma; las levaduras pueden producir una serie de reacciones en algunas personas, sobre todo alteraciones en la piel; también el aspartame.
  9. Hay que evitar considerar intolerancia lo que puede ser el resultado temporal de una combinación inadecuada de alimentos, de alimentos en mal estado o contaminados, de una enfermedad, la interferencia de medicamentos o suplementos, o un rechazo sicológico.

XVII.     Alimentos contaminados o con sustancias nocivas en general

  1. Por sus efectos acumulativos y de potenciación recíproca son muy dañinos los contaminantes químicos, sea por el uso y abuso de agroquímicos, sea por contaminación ambiental, sea por su presencia en alimentos industriales, sea, ocasionalmente, por fuentes naturales.
  2. Es errónea la idea de que eliminar las cáscaras evita los residuos químicos, ya que estos en general son distribuidos por las plantas en todo el fruto -aunque sí en mayor proporción en las cáscaras.
  3. Hay con frecuencia elementos tóxicos en la comida provenientes de bolsas plásticas o del revestimiento interior de conservas de metal (en especial el bisfenol A, prohibido en algunas partes, cuyos efectos se potencian al combinarse con los muchos otros disruptores endocrinos de nuestra alimentación, que alteran el equilibrio hormonal; pero también de plomo, usado en la soldadura de latas de conservas).
  4. También hay elementos tóxicos en envases usados para preparación o almacenamiento de comida; si son plásticos, mucho más los más baratos, así como las micropartículas de aluminio de ollas de baja calidad (aunque ninguna está totalmente exenta de esto) y de acero de mala calidad.
  5. Ningún plástico es totalmente inocuo con uso prolongado; debe desecharse los envases de plástico visiblemente deteriorados; y, en general, los envases que están en mal estado, por golpeados, rajados, oxidados o viejos; eso también vale para ollas y conservas de metal.
  6. Algunos mohos en alimentos (una diversidad, generalmente de hongos, muy pequeños, hasta microscópicos, que forman filamentos como una telaraña, entre grises y verdosos) pueden causar reacciones alérgicas e incluso ser muy tóxicos; es necesario desechar alimentos que han sido atacados por mohos, ya que, excepto en los lugares de acumulación, suelen ser invisibles y no es posible saber su grado de infiltración y de toxicidad.