martes, 14 de diciembre de 2010

PAÍS DE OPORTUNIDADES PERDIDAS/Luis Pásara

La historia del Perú está llena de posibilidades importantes que se abrieron y luego se cerraron sin dejar mayor provecho. Trátese del descubrimiento de recursos naturales –el guano, el caucho, el petróleo, los minerales o la anchoveta– o de oportunidades de refundar el ordenamiento básico del país –como con Belaunde en 1963, Velasco en 1968, Vargas Llosa en 1990 o Paniagua en 2001–, lo que los peruanos han demostrado que saben hacer mejor es desaprovechar las oportunidades que surgen y tienen ante sí.


Hay países que tienen mucho menos oportunidades en su historia. Algunos, como Guatemala con los acuerdos de paz, tampoco las aprovechan. Otros, como Noruega con el recurso petrolero, parecen saber aprovecharlas. En el Perú, en cambio, las oportunidades han sido relativamente numerosas y han sido sistemáticamente desaprovechadas.

El despilfarro de Fuerza Social es la más reciente de esas historias de pérdida que el país sabe repetir. Habiéndose abierto a este embrión de izquierda una ocasión inmejorable en la campaña municipal de Lima en 2010, el liderazgo de Susana Villarán supo capitalizar en una apuesta esperanzada el sentimiento anti-partidos que prevalece en el país. El electorado limeño creyó ver en ella a alguien distinto, en quien se podía confiar y, pese a la feroz campaña de mentiras y calumnias, derrotó a la candidata de los partidos tradicionales, respaldada en el apoyo del gobierno y los medios de comunicación.

No obstante, en el liderazgo de FS se entreveraban dos visiones del futuro político. Una parecía dibujar los rasgos de una nueva izquierda, democrática y, para ello, libre de categorías y fijaciones del pasado. La otra, por el contrario, propugnaba “reconstruir Izquierda Unida” invocando como tótem a Alfonso Barrantes, como si esa no hubiese sido una historia de fracaso y frustraciones –otra oportunidad perdida–, cuyo mal raigal se halló precisamente en los rasgos esenciales de la vieja izquierda.

La circunstancia de la competencia electoral de 2011 ha forzado una definición pronta y ha ganado la visión conocida en las últimas décadas, plasmada esta vez en una alianza con grupos y sectores que no aportan nada para la creación de una fuerza política de veras nueva y distinta. Detrás de esa decisión probablemente hay un cálculo político, ciertamente equivocado, que llevará a FS, perdido el rumbo, a afianzarse como otro de los grupúsculos de los que está lleno la penosa historia de la izquierda en el Perú.

El empequeñecimiento de FS que resultará de las elecciones presidenciales de 2011 le restará fuerza y perfil para desarrollar exitosamente la grave tarea de gobernar Lima, que tiene en sus manos. Sus dirigentes han regalado a su feroz oposición de derecha un flanco más para ser atacados y denostados. Que no se quejen de lo que les venga por ese lado: esta vez se lo han ganado.

Quien ha perdido, una vez más, es el país. Que hoy en día sigue sin contar con partidos políticos dignos de ser llamados tales. Ni en esa derecha reaccionaria y agresivamente intolerante, atrincherada en los medios de comunicación desde donde siembra confusión y miedo; ni en esa izquierda tradicional, donde las ambiciones personales y grupales, teñidas de autoritarismos tributarios de Lenin, prevalecen sobre cualquier visión de largo plazo. Pese a sus discursos, en las dirigencias políticas muy pocos son los que piensan en el interés general y miran al largo plazo.

El panorama de las mejores oportunidades perdidas deja en 2011 al electorado frente a la misma opción –resignada, modesta y carente de ilusión– de los últimos veinte años: cómo elegir al mal menor sin equivocarse.

6 comentarios:

balcato dijo...

Me parece muy arriesgado decir que el país ha perdido una oportunidad con la debacle política de FS, valdría la pena también señalar que Villaran gana en Lima por la torpeza de la campaña de Lourdes. El pueblo peruano seguirá buscando un liderazgo realmente democrático y justo, los autoritarismos y oportunismos no son aceptados por el pueblo, rápidamente les pasan la factura a los seudo lideres.

josé Luis Carbajo dijo...

Es un buen momento para la izquierda peruana, para renovar su idiologías y apuestas programáticas y esta perspectiva entra el MNI o patria Roja, lo que no tenemos son los cojones para hacer el cambio, para la autocrítica y un liderazgo responsable que debata con la derecha con argumentos y no con consignas.

captain jack dijo...

Parece muy temprano para decir que se ha perdido una oportunidad. Susana Villarán todavía tiene la oportunidad de hacer una buena gestión y demostrar que hay más de una forma de hacer las cosas que dentro de las excusas del falso paradigma de "limitarse a hacer obras" como si la alcaldía se tratase del gran contratista que representa al gobierno local. Pero es verdad que los instintos no han funcionado muy bien para ubicar a Fuerza Social en un lugar expectante en las elecciones. El corto periodo entre la elección municipal y la presidencial hacía necesaria una alianza. Y la duda era el Partido Nacionalista o Perú Posible, no hay más.

Daniel dijo...

Me parece exagerado el afirmar que fuerza soscial ha perdido algo, la verdad que la carrera esta recien empezando.

Cata dijo...

Es gracioso leer como se interpreta en todo el pais el wikileak sobre el perfil psicologico de Alan.

El desencaje proviene, ante todo, de nuestra mala costumbre de crearnos una opinion sesgada, salida de tanjente, sobre todo historicamente. Sin ser autocriticos o al menos ventajeros, de un dato valioso que nos dan gratis. Aunque la mera verdad tal vez no la sepan ni los mismos gringos, seamos sensatos, razonemos, ellos se deben haber preguntado pasmados como es posible que un tipo, que nos llevo a la ruina con decisiones discolas, que ademas comando un regimen corrupto en un pais en donde no habia mucho que robar y la gente se moria de hambre, que prefirio su lucro personal y el de sus 'compañeros', fue elegido otra vez. Un pais como el Peru, que sufrio innecesariamente la peor inflacion de toda su turbia historia por las medidas de un personaje ignorante del mundo economico y financiero, que rehuso criticas de estudiosos en la materia por ser aparte soberbio, que decidio pelearse con la banca extranjera y luego la local, siendo presidente de un pais en estado calamitoso.

Por ello la psiquis de Alan es un reflejo directo de la nuestra tambien, pues nostros le dimos cabida aese loco...dos veces. Y quien diga que este tema no es importante debe comenzar un tratamiento de litio acelerado tambien.

Gizela dijo...

Gracias por la información sobre la foto.
Le coloqué el nombre del autor
Felices fiestas!
Gizz