martes, 10 de diciembre de 2013

HUEVOS DE ESTURIÓN / Un operador que cobra fuerza/ Fernando Rospigliosi

El lunes 9 el presidente anunció la captura del “sucesor de Artemio”, el senderista Dimas Fabián Huamán, “Héctor”, supuestamente capturado en una operación conjunta de la Policía y las Fuerzas Armadas.
        La información es falsa y corresponde a una maniobra de propaganda montada desde palacio de gobierno por un operador que va tomando fuerza, Alberto Otárola.
        “Héctor” es un antiguo senderista que está requisitoriado por varios delitos. Pero hace tiempo se había “descolgado”, es decir, se había apartado de Sendero y estaba dedicado a sus propios negocios. No era tampoco un cabecilla y menos estaba tratando de reconstruir la organización terrorista, que ya no existe como tal en el Alto Huallaga, como ha señalado Rubén Vargas. (“Subversión derrotada”, El Comercio, 4.12.13).
        La segunda mentira es que fue una operación conjunta militar-policial. La captura la hizo la Dirección Contra el Terrorismo de la Policía (Dircote), que tenía ubicado a “Héctor” desde hace tiempo y lo capturó cuando lo consideró conveniente. Ahí intervino Otárola, que recibe información directamente de la Policía y preparó el “Comunicado de prensa 001-2013 MINDEF-MININTER” aludiendo a una supuesta “Brigada Especial de Inteligencia” integrada por militares y policías. (¡En diciembre publican el comunicado Nº 1!)
        Esos son inventos del gobierno que pretende hacer creer que han fusionado a militares y policías en diversos organismos. En realidad, casi todo el trabajo de inteligencia antiterrorista lo hace la Policía y le cuelgan un rótulo donde incluyen a los militares.
        El punto es que con la salida de Adrián Villafuerte de palacio, y frustrado su intento de regresar por la puerta falsa a la DINI, el hermano del presidente del Congreso, Alberto Otárola, está cobrando más protagonismo como operador de la pareja presidencial.
        Otárola ingresó al gobierno desde el principio, cuando lo impusieron como vice ministro del Interior a Oscar Valdés. En ese cargo jugó un papel en la caída del gabinete de Salomón Lerner. La pareja presidencial lo envió a Cajamarca, a la negociación con Gregorio Santos y los antimineros. En la larguísima reunión del domingo 4 de diciembre de 2011, Otárola informaba minuto a minuto a la pareja presidencial de las conversaciones, y luego Ollanta y Nadine llamaban a Lerner –en medio de la reunión- para darle instrucciones de acuerdo a la particular versión que recibían de Otárola.
        Luego recompensaron a Otárola con el cargo de Ministro de Defensa. Después de la fracasada “Operación Libertad” en el VRAE, en abril del 2012, tuvieron que sacarlo. A partir de allí Otárola trabajó en palacio como consejero presidencial, moviéndose en la sombra, sobre todo en el campo judicial.
        Su nombre volvió a mencionarse recientemente cuando se descubrió que había sido socio del abogado de Oscar López Meneses.

Ahora que salió Villafuerte, la pareja presidencial lo utiliza nuevamente en Interior y Defensa, dos sectores donde ha estado antes.