jueves, 9 de junio de 2011

MARIO VARGAS LLOSA Y ALBERTO FUJIMORI: SUS ROLES EN LA TRANSICIÓN AL NUEVO GOBIERNO/ Carlos Basombrío Iglesias

El gran escritor fue decisivo para la victoria de Ollanta Humala.
Tenía todo el derecho que poner su peso político y moral favor de la causa que consideraba la mejor. Discrepo profundamente de los que lo denostan y ofenden por ello.
No es verdad que sólo sea sólo un gran escritor y no, también, un buen político. Vargas Llosa ha estado en muchas causas democráticas y a favor de los derechos humanos en el mundo y merece todo respeto por ello. (Por cierto varias de ellas antagonizando con algunos de los que lo endiosaron en las últimas semanas).
En los primeros días de la transición parece estar jugando un papel muy importante. Uno de signo muy positivo y otro en el que, a mi juicio, yerra.
En el haber: parece estar tratando de influir en Ollanta Humala en el nombramiento de personas que, sin traicionar el espíritu de los que ganaron la elección, sean a la vez mensaje de tolerancia y moderación. Por ejemplo, promoviendo a Beatriz Merino.
Independientemente del resultado de esa gestión, repito aquí lo que dije al respecto en Peru.21 el martes: “Pocas personas reúnen una visión moderna y liberal de la economía, con un gran sentido de lo social, acrecentado durante su paso por la Defensoría del Pueblo”.
Aún con todo ello, un gran escritor y un gran político puede equivocarse. No me refiero a que haya apoyado Ollanta Humala, ya que estuvo en todo su derecho de hacerlo,  como he dicho antes. Me refiero a que haya calificado a quienes votaron por Keiko Fujimori como antipatriotas. (Supongo que eso también incluye a los pocos que al final persistimos en viciar nuestro voto).  Es una calificación errada, injusta y hasta extraña en un hombre que ha hecho de la tolerancia a las ideas de los demás, una virtud. Estoy seguro que sabrá rectificarse. Su trayectoria nos permite suponerlo.
Pasando al otro polo. Inesperadamente uno de los elementos dominantes de la primera semana pos electoral ha sido el tema Fujimori. Por un lado por la discusión sobre sus condiciones carcelarias y, por otro, por la posibilidad que se busque alguna maña y se permita su liberación antes del 28 julio.
El tema de las condiciones carcelarias lo puso en agenda el segundo vicepresidente, Omar Chehade, personaje que ya ha perdido demasiadas oportunidades de mantener la boca callada. Planteó, el día siguiente de las elecciones, que Fujimori debía ir a una prisión común o incluso la Base Naval donde están  Montesinos y Abimael Guzmán.
Más allá de una discusión racional sobre el lugar y condiciones de detención de Fujimori, evidentemente era políticamente absurdo atizar las heridas con la fuerza perdedora y que obtuvo el voto del 48,5% de los peruanos y transmitir un mensaje de venganza política de los ganadores. Fue rápidamente desmentido por voceros del humalismo y por el propio presidente electo. En la misma línea de lo dicho anteriormente me sorprendió que, en cambio, Mario Vargas Llosa, haya opinado en el mismo sentido que el vicepresidente electo.
Este tipo de declaraciones tiene un efecto más bien contrario, y le dan cierto espacio a la posibilidad de que se cree un clima favorable para que Alan García indulte Alberto Fujimori antes del 28 julio, al ser visto como potencial víctima de los ganadores.
 ¿Por qué lo haría García? Una razón a mi juicio tiene que ver con los compromisos de la alianza que tuvieron con los fujimoristas a lo largo de su cinco años; pero, más todavía, en contar en el Congreso con una bancada grande que ayude a proteger a su gobierno de posibles futuras investigaciones sobre los hechos de corrupción y situaciones graves como la de Bagua; algo que muy probablemente tendrá lugar en el próximo Congreso.
Es importante, al oponerse a ese indulto, decir que no se trata de mantener una venganza con Fujimori y retenerlo en la cárcel cuando él sea un anciano de edad avanzada y con una enfermedad terminal. En un supuesto de esa naturaleza, indultado o no, debiera ser llevado a su domicilio para que pase sus últimos meses o años en compañía de sus familiares.
No es el caso, sin embargo. Es una persona mayor y débil, por lo que debe monitorearse muy de cerca su estado de salud y proporcionarle condiciones de atención totalmente adecuadas. Algo que, en términos generales,  es lo que tiene en la DIROES hoy.
Pero en ningún caso estamos en la etapa de la necesidad de una decisión humanitaria. Disfrazar un indulto político de razones humanitarias sería algo similar a lo de Crousillat, pero tendría un impacto político y moral cien veces mayor, que el caso anterior.
Hay que recordar que el indulto a Fujimori no procede por decisión expresa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la legislación interna lo prohíbe, para quienes están sancionado como él por secuestro agravado.
Hacerlo sería ilegal e inconstitucional y una afrenta al derecho a la justicia que el país reclamaba y consiguió.
Tengo la impresión que algo se viene discutiendo muy intensamente en estos días entre apristas y fujimoristas sobre este tema. No es seguro que eso ocurra pero hay que estar alertas. No vaya a ser que con gran pragmatismo, también Ollanta Humala con algunas protestas retóricas en el fondo también sienta que lo están librando de una papa caliente; y además dándole la legitimidad para un eventual indulto a su hermano Antauro, en nombre de "la reconciliación nacional".

7 comentarios:

Marco Bassino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marco Bassino dijo...

Sólo una pequeña aclaración. Señalas que Vargas Llosa ha hecho de la tolerancia a las ideas de los demás una virtud, y creo que en esto te equivocas. Para el caso, me inclino a pensar como Savater: las ideas se discuten, a quien se respeta es a las personas. Y precisamente al calificar a las persona que votaron por Keiko de antipatriotas, no discute sus ideas y razones y sí descalifica a las personas. Y, por si acaso este comentario levante iras santas de algunos, voté viciado.

lrv dijo...

A ver, mi estimado Carlos (es un decir); es tu artículo, así que puedes opinar como gustes. Sin embargo, para mí, si hay algo grande en la obra de Vargas Llosa, es el marketing. (Aunque, también he de confesar mi agrado al sentir el reconocimiento extranjero hacia nuestro país, cuando lo supieron Premio Nobel de Literatura.)
Por otro lado, si bien todos somos libres de expresar nuestras opiniones respecto de infinidad de temas, me parece deplorable utilizar tamaña influencia y cobertura (sin mencionar que lo hizo desde el extranjero), para manifestar con tanto odio, rencor e irrespeto, una postura política que hasta meses atrás no compartía ni asumía como propia; sino, y por el contrario, combatía con aires de pulcro intelectual demócrata y altivo. Por consiguiente, en lo que a mí respecta, Vargas Llosa es un individuo cobarde, inconsecuente y traidor. Una vergüenza. Dignidad…cero.

En cuanto al destino legal de Alberto Fujimori, dudo mucho que Alan García se arriesgue, justamente en sus últimos días de gobierno, ha involucrarse en algún acto ilegal y a “faro abierto”. En caso de no ser indultado, hipótesis más segura, su destino lo decidirá el Poder Judicial, como debe ser.
Autonomía, democracia y libertades. O, ¿ya no es así?

Gracias.

Miguel dijo...

Creo que es excesivamente condescendiente emitir opiniones públicamente, de esta naturaleza, para eso existen las Instituciones...Hay que Institucionalizar y dejar que ellas hagan su trabajo.....Por que todos sugieren lo que se debe hacer?
Miguel Penagos Ruzo

Amador Merino-Reyna M. dijo...

Señor Basombrio, decir que el apoyo del señor Vargas (su apellido no es compuesto)a la campaña del Señor Humala fue decisoria para su victoria es totalmente falso, es quitarle merito a una campaña bien planificada, trabajada, conducida.
Por otro lado el escritor vargas jamas pedira disculpas a todos los que votamos por Keiko, debido a que es el unico dueño de la verdad, se permite tratarnos como si fueramos ciudadanos de tercer orden, muy por debajo de su gran intelecto, claro desde la tranquilidad y seguridad de un pais lejano al nuestro. Asi cualquiera se arriesga, es muy facil apostar plata ajena.
Decir que el señor vargas es un buen politico, creo que es demasiado, de politico no tiene nada, por ultimo su resentimiento hacia la familia Fujimori y a todos los que apoyamos esa opcion politica antes y despues solo demuestra su intolerancia, amargura, odio a quien en alguna ocasion le gano en justa lid las elecciones presidenciales.
El señor vargas deberia, como dice su mujer, dedicarse a escribir novelas y dejar la politica en manos de quienes estamos en vivimos en este pais.
De chehade mejor es no comentar nada, no vale la pena, solo aplaudo a quien me metio el sopapo que le rompio la boca despues de sus pobres declaraciones dejadas sin piso por sus compañeros.

Fernando Leonardo Lamas dijo...

Un artículo claro y mesurado... cierto, el marqués de Vargas Llosa tiene todo el derecho del mundo de opinar y de inclinarse por uno u otro partido, lo que me parece vergonzoso es de expresarse como lo ha hecho y haciendo llegar su palabra como la de un profeta apocalíptico, teniendo la conciencia de su "influencia" sobre el pueblo peruano.

oigreseyer dijo...

Recuerdo a un profesor que nos decia el peor enemigo de un peruano es otro peruano, pues no goza nunca del exito de un compatriota sino que lo critica o minimiza es lo que ocurre con muchos peruanos que no les gusta que un peruano como MVLl triunfe por que plantea u reto a alcanzar y lo observan desde la posicion de una hormiga. MVLl por si lo han olvidado es nuestro unico premio Novel(y lo sera por mucho tiempo) y me siento orgulloso de que sea peruano como yo. Y para todos aquellos fujimoristas escondidos como Irv y otros les dire que los que votamos por O.Humala (mas del 50% de la poblacion)no fue para que las cosas sigan como siempre sino para que se realize un cambio, como es posible que toda una zona de esparcimiento para militares y sus familiares sea ocupada como "carcel dorada" (al estilo de los narcos) por Kenyo Fujimori esa es una verguenza que debe cambiar, y todo el teatro que se esta armando para liberarlo mediante un indulto,con visitas al INEN (desde cuando quiere que lo fotografien cuando los medicos lo auscultan), con que esta bajando de peso (se le ve igual, acaso alguna vez fue gordo)todo es un montaje para que nuevamente nos mienta y una vez libre al dia siguiente estaria viajando a Japon,... hasta cuando a los peruanos nos veran la cara.