martes, 9 de abril de 2013

BERGOGLIO, PREOCUPACIONES / Alfredo Stecher


Nunca imaginé que alguna vez escribiría un artículo sobre el Papa, y menos, dos seguidos. Pero el interés mostrado por varios lectores y la importancia del tema me llevan a ampliar mis reflexiones a partir de lo que conocemos de las opiniones anteriores, cuando Bergoglio aún era arzobispo o cardenal. Reiterando mi aprecio por su persona y que tengo expectativas globalmente positivas, considero importante insistir en los aspectos que califiqué de sombras, en que sus posiciones pueden resultar dañinas para nuestras sociedades, tanto o más que las de su antecesor, en la medida de su mayor legitimidad e influencia.
Me preocupan principalmente las convicciones que expresa sobre asuntos de sexualidad, pero también su insistencia en ver la obra del Diablo en posiciones contrarias a la suya. Espero que sean matizadas en la práctica.
Incluso actualmente estas posiciones son en parte ignoradas hasta por algunos en la jerarquía eclesiástica, como sucede en muchos países en los que la Iglesia Católica no es mayoritaria o ha perdido peso en el poder político, especialmente en Estados Unidos, Canadá y el Norte de Europa. Hay episcopados que aceptan administrar anticonceptivos a mujeres violadas o tienen mayor comprensión para el uso del preservativo para prevenir el sida. Y felizmente parecen ser mayoría entre los católicos, incluidos muchos en posiciones políticas relevantes, quienes, conservando su fe y algún grado de relación con su Iglesia, no aplican en la práctica sus prescripciones sexuales, entre otras.
Entre las sombras de las opiniones de Bergoglio destaca obviamente la condena de los anticonceptivos y del aborto. No entiendo la resistencia a los anticonceptivos y considero, por ejemplo, inmoral e inhumano el extremo de que la Iglesia Católica impida en muchos países, en particular en África, la repartición de condones para frenar el avance del sida.
En cuanto al aborto, considero que es preferible evitarlo, principalmente por los riesgos físicos y sicológicos para la madre. Pero en muchos casos resulta ser el mal menor, al menos en los primeros meses, cuando el feto incluso pasa por estadios previos a nuestra condición de mamíferos y es una persona humana potencial, pero no lo es aún, y es aún parte de la madre y totalmente dependiente de ella fisiológicamente. Incluso la naturaleza tiene mecanismos de aborto espontáneo, muy frecuentes en el primer mes (de modo que la mujer ni se entera) - en total hasta de un 15% de los óvulos fecundados.
Considero que, sin ser deseable, es lícito y debería ser legal recurrir al aborto en los primeros meses por decisión de la madre, ojalá adecuadamente asesorada en lo médico y sicológico y realizado en las mejores condiciones posibles. Las políticas al respecto deberían ser laicas y no eclesiásticas. Que las iglesias se ocupen de quienes quieren hacerles caso.
Entiendo a quienes, convencidos de que la persona existe con plenos derechos desde el momento de la fecundación, se oponen consecuentemente al aborto en todos los casos – como entiendo la lógica de otros fundamentalismos, pero considero a todos nefastos cuando logran imponerse.
Prefiero a quienes son inconsecuentes ante demandas apremiantes de la realidad, como es el caso de violaciones y de malformaciones congénitas severas. Pero entonces no entiendo que no acepten ampliar ese criterio a lo que es no solo un problema moral y económico, sino de salud pública, el enorme número de abortos en condiciones sanitarias deplorables para las pobres, con muchas muertes y efectos graves para la salud de las madres, pero, en el otro extremo, asequibles bajo algún eufemismo para las mujeres con mayores recursos. Es una de las facetas de nuestras enormes inequidades.
En Chile se estima que hay unos 200 mil abortos al año; hay quienes consideran exagerada la cifra, pero, aunque fuera “solo” la mitad, es una realidad espantosa debida a las condiciones derivadas de la ilegalidad. También en el Perú se estima en cientos de miles los abortos clandestinos cada año, y el aborto figura en un destacado lugar entre las causas de muerte de mujeres. ¿Estas vidas no valen nada? Valoro la compasión ex post que preconiza y practica Bergoglio, pero valoraría mucho más una compasión ex ante.
Entre las sombras está también la oposición al divorcio civil. Pero incluso allí se van matizando las posiciones en la práctica. La Iglesia Católica, a través de la derecha, impidió en Chile hasta la década pasada la aprobación del divorcio. Pero luego de aprobado, ha dejado de ser tema y hasta muchos católicos de derecha se divorcian. Y, quienes tenían las necesarias conexiones y poder económico y político, siempre han podido divorciarse, a través del resquicio legal de la nulidad o bajo la figura de una licencia papal especial, uno de los tantos servicios de la Curia. En el Perú es saltante el caso de nuestro expresidente Manuel Prado, pero dista de ser un caso aislado.
Y por supuesto no coincido con la apreciación de Bergoglio de que el ateísmo priva al hombre de una parte esencial, la espiritual.
Pero no nos quedemos solo con lo oscuro, retomemos también lo claro.
Bergoglio ha escrito: “La dignidad la tenemos por el trabajo, porque nos ganamos el pan, y eso nos hace mantener la frente en alto. Pero cuando el trabajo no es lo primero sino que lo primero es la ganancia, la acumulación de dinero, ahí empieza una catarata descendente de degradación moral. Y termina esta catarata en la explotación de quien trabaja.” … “y empieza a crecer el afán de dinero insaciable.” (2011)
Se puede interpretar como una prédica anticapitalista, pero no debería ser vista así, sino contra los excesos del capitalismo y contra el parasitismo, así como contra el estalinismo y sistema soviético, contrarrestados por la democracia gracias a los movimientos sociales y los reformismos socialistas y liberales.
Bergoglio no ha asumido, como lo hizo su orden bajo el padre Arrupe, la Teología de la Liberación, que ha sido en general positiva, aunque con algunos excesos individuales en su tolerancia hacia e incluso compromiso con partidos violentistas, lo que Bergoglio expresa así: “en la teología de la liberación hubo desviaciones y excesos, pero también miles de agentes pastorales, religiosos, religiosas, laicos jóvenes, maduros y viejos, que se comprometieron como lo quiere la Iglesia y constituyen el honor de nuestra obra”. Un reconocimiento valioso.

1 comentario:

Raùl De Lama dijo...

Me parece loable de tu parte indicar que desconoces por qué la iglesia católica se niega a ciertos aspectos que atentan contra la vida o la moral. Sin embargo me parece inconsistente que critiques lo que no entiendes. Un paso previo debería ser conocer bien los porqués de la propuesta que no compartes y luego de ello criticar con base.
Por otro lado calificas de fundamentalismos las posiciones contrarias a las tuyas,.... y la tuya qué es?.