miércoles, 19 de agosto de 2015

HUEVOS DE ESTURIÓN/ Contradicciones de Nadine/ Fernando Rospigliosi

Después de repasar lo que se ha seguido revelando del contenido de las libretas de Nadine Heredia, nadie en su sano juicio puede dudar que, en efecto, son sus anotaciones. Hoy miércoles 19 de agosto, Perú.21 trae nuevos detalles de lo que escribía Heredia sobre cómo manejar los juicios que se le seguían a Ollanta Humala, la organización de un equipo de comunicaciones incluyendo los montos que hay que entregar a Blanca Rosales [Raúl] Wienner y otros. (http://peru21.pe/politica/nadine-heredia-su-agenda-describe-estrategia-campana-ollanta-humala-2011-2225591?href=hmain1)
Por su parte, Cecilia Valenzuela en El Comercio también abunda en detalles respecto a la relación descrita en las libretas con Nicolás Maduro y el entonces juez Edwin Yalico, que libró a Humala de las acusaciones por su participación en el “andahuaylazo”. Luego Yalico fue premiado en este gobierno con varios puestos públicos. (http://elcomercio.pe/politica/gobierno/nico-y-yalico-cecilia-valenzuela-noticia-1834089)
Como es obvio, después de observar lo que se ha publicado hasta ahora, nadie podría haber falsificado no solo la letra sino los temas, las ideas, las cuentas, los detalles de esas libretas con tanta precisión y esmero.
Las declaraciones de Nadine Heredia el martes 18 confirman, por si quedara alguna brizna de duda, que está enredada en sus propias mentiras. Dijo que las libretas “están contaminadas”.  Luego agregó que el congresista Álvaro Gutierrez las tuvo 9 meses, mucho tiempo, en sus manos y las libretas fueron a Europa y regresaron al Perú, y que en ese trayecto pudo pasar cualquier cosa. Concluyó así: “No puedo dar fe que esas escrituras, esos archivos, no hayan sido manipulados”. (http://peru21.pe/politica/nadine-heredia-su-agenda-describe-estrategia-campana-ollanta-humala-2011-2225591?href=hmain1)
Es decir, lo que sugiere Heredia en esta manifestación es que las libretas son de ella, pero que en todo ese tiempo pueden haberle añadido cosas que ella no reconoce, “contaminándolas”. Esto es absolutamente diferente a decir que todas las libretas son falsas, que todo ha sido fabricado e inventado, como sostienen todavía algunos pocos de sus más fanáticos seguidores.
En síntesis, ni la misma Heredia se atreve ahora a sostener la absurda teoría de que las libretas han sido falsificadas por un genio maligno. Si fuera así, diría simplemente eso: todo es falso. En ese caso no tendría importancia que Álvaro Gutierrez haya tenido las libretas 9 meses o 9 años, ni que hayan ido y venido a Europa. Serían falsas y punto.
Finalmente, lo que le preocupa a Heredia ya no son los detalles de maniobras con jueces y magistrados para librar a Humala de fundadas acusaciones, sus estrategias de campaña, etc. sino las cuentas millonarias que confirmarían que la actual pareja presidencial se embolsó millones de dólares, probablemente venezolanos, para uso particular, incurriendo en el delito de lavado de activos.
Por eso ahora habla de “contaminación”. Es decir, cuando se haga el peritaje que seguramente demostrará que las anotaciones son de su puño, probablemente su última defensa será reconocer que sí, pero tratar de negar las cuentas millonarias. A esas alturas ya no le importará quedar como una mentirosa a la que se le descubren los embustes a cada instante –como a su socio político Alejandro Toledo-, sino evitar una sentencia judicial.