martes, 3 de agosto de 2010

CON AVAL PRESIDENCIAL/ Carlos Basombrío Iglesias

La corrupción es de lejos la primera causa de desaprobación de la gestión gubernamental. Es una de las razones centrales del profundo descrédito de la política. Le quita una tajada importante a lo que debiera ir como obra pública y es un problema para el desarrollo de actividades económicas en competencia leal y transparente.


El lunes 2 de agosto El Comercio con gran despliegue da cuenta de la forma en que se manejaron los dineros públicos entre la Municipalidad del Callao y el entonces jefe de la Región Policial de la provincia constitucional. Digamos lo menos: bien poco ortodoxa, bien difícil de fiscalizar y con harto riesgo de que algo más haya ocurrido.

La historia desagradable tiene su lado muy positivo porque el siguiente oficial a cargo se negó a seguir esa práctica y exigió al municipio que se actué transparentemente. Sobre ello he dado mi opinión en Peru.21.

Mucho más impactante que esta historia, después de todo bastante frecuente, son las increíbles declaraciones presidenciales.

Para empezar, ni una palabra a favor del oficial que deshizo el entuerto y buscó hacer las cosas bien. En cambio, una cerrada e inmediata defensa del general bajo escrutinio:

La verdad que me he quedado atónito con sus declaraciones.VER MAS...

2 comentarios:

Pablo Fernando Editor dijo...

No es nada extraño que el presidente comente como comenta, sólo hay que recordar su actuación con el fugitivo Crousillat, al que hasta ahora convenientemente no encuentran. Algo se pudre en palacio y hace rato que huele muy mal.

montonero dijo...

contesteme alguien por favor.
Los vagones del tren electrico son de hace 40 años? en eso votamos la plata? esto huele peor.
En el año 90 se dijo que los vagones tenian 20 años y por eso la financiacion de los italianos.
esto es como los autos usados del japon, me parece