viernes, 20 de agosto de 2010

LA SEGURIDAD CIUDADANA SE PUSO DE MODA, CUIDADO CON LO QUE HACEMOS/ Juan Briceño Pomar

No hay duda que el brutal ataque que dejó cuadripléjica a la niña Romina Cornejo ha sido el detonante de la explosión de indignación ciudadana que recorre el país en los últimos días y exige al Estado y a las autoridades que hagan algo para terminar con la “ola de delincuencia” que nos azota.

En efecto, el incremento de hechos delictivos de gran impacto mediático; la manifiesta incapacidad del Estado para hacerles frente; la presión que ejercen los medios de comunicación social y líderes de opinión para que se adopten medidas excepcionales; la aparición de encuestas que colocan a la inseguridad como el problema que más preocupa a los ciudadanos; el reconocimiento del Presidente de la República que se trata de un asunto pendiente de solución en su gestión; la proximidad de las elecciones regionales y municipales; y, el oportunismo de algunos políticos que pretenden obtener réditos de la grave situación que atraviesa el país se han juntado como si se tratara del adelanto de la alineación de los planetas prevista para el 2012 que el imaginario popular asocia con grandes catástrofes.

La consecuencia directa de la situación descrita es la proliferación de una serie de propuestas que, si bien es cierto enriquecen el debate, incluyen el riesgo de tomar decisiones marcadas más por la emotividad o por intereses políticos que por la racionalidad y la coherencia.

Al margen de nuestras preferencias o inclinaciones ideológicas, resulta pertinente que se pongan sobre el tapete y se discutan temas como la reinstauración de la pena de muerte; el endurecimiento de las penas; la creación de un nuevo ente rector de la seguridad ciudadana; la eliminación de beneficios penitenciarios; la conformación de un organismo encargado de diseñar la política criminal del país; el otorgamiento de mayores facultades a la policía o la autorización a los gobiernos locales para invertir en seguridad.

La campaña electoral y el estado de ánimo de los votantes han obligado a los partidos y agrupaciones políticas participantes a incluir en sus planes de gobierno alternativas de solución para los problemas de inseguridad de sus localidades y en ellas también se observan aspectos novedosos dignos de analizar para verificar sus costos, probables impactos y viabilidad.

El lado positivo es que los ciudadanos somos cada vez más sensibles frente a las dificultades y consecuencias que, para nuestra vida cotidiana, plantea un escenario en el que nuestra principal preocupación deba ser preservar nuestras vidas o bienes o los de nuestros seres queridos, destinando para ello tiempo y recursos que muy bien podrían servirnos para mejorar nuestra calidad de vida y alcanzar mayores niveles de desarrollo.

El riesgo radica en que la percepción de inseguridad ha alcanzado niveles bastante elevados -96% según las últimas encuestas- lo que introduce un nuevo factor que condiciona nuestra racionalidad al momento de tomar decisiones: el temor a ser las próximas víctimas de la violencia. Este temor nos lleva a plantearnos la necesidad de renunciar a espacios de libertad en la esperanza de alcanzar mayores niveles de seguridad, exigir acciones drásticas –que en algunos casos llega a ser violatoria de derechos- o en su defecto aferrarnos a propuestas presuntamente “salvadoras” que van a proporcionarnos las condiciones de tranquilidad y paz social que anhelamos.

Frente a este panorama debemos reiterar que el problema de la inseguridad es integral, multicausal y multidisciplinario; que no existe una solución única ni de corto plazo para el mismo; que es básica la voluntad política y la participación ciudadana para tener éxito; y, que es necesario contar con instituciones fuertes y eficientes, con un diagnóstico adecuado y con una línea de base que nos permita establecer los mejores cursos de acción y evaluar con objetividad los resultados que vayamos alcanzando.

Un somero análisis de las alternativas que hasta ahora se conocen nos permite afirmar que son parciales y en algunos casos contradictorias, que la mayoría se orientan sólo a modificar la normatividad existente, que no tienen en cuenta las implicancias que conlleva su aplicación en otras áreas, que no son viables por falta de financiamiento, que no diferencian entre los servicios de orden y seguridad que requiere el estado y los que requieren los ciudadanos; y, que no consideran las causas estructurales que inciden en la inseguridad limitándose a proponer medidas para aspectos coyunturales en base al temperamento ciudadano y no a propuestas técnicas de especialistas en el tema.

Finalmente deseo llamar la atención sobre la pertinencia de tener presente la advertencia que realizó la socióloga peruana Lucía Dammert, con ocasión de la presentación de su libro “Violencia e Inseguridad Ciudadana en las Américas”, en el sentido que, si queremos resolver los problemas de inseguridad, debemos superar los mitos de que:

 Una ley más dura es más eficiente.

 La seguridad privada puede resolver el problema de la inseguridad.

 Portando armas podremos protegernos mejor

 La democracia es débil para combatir la inseguridad y por lo tanto sistemas autoritarios o recortes de las libertades y derechos permiten alcanzan mejores resultados.

En conclusión podemos afirmar que está comprobado que insistir en alguno o todos los “mitos” antes señalados no lleva a resultados positivos y, por el contrario, donde se han puesto en práctica, se elevaron los índices de violencia y criminalidad. Es necesario diseñar y aplicar una política de estado integral, coherente y sostenida en el tiempo. No dejemos que el temor, el hígado o el corazón decidan por nosotros.

3 comentarios:

Genaro Vargas dijo...

Un cordial saludo Juan Briceno, tomando en cuenta tu permanente interes y preocupacion por este importante aspecto de la realidad nacional. "el caos de la PNP y la inseguridad ciudadana". En estos tiempos de elecciones se desnuda esta realidad. Mi personal propuesta,creo la mejor solucion para enfrentar este problema es "back to the future" regresar al Futuro las tres marcadas funciones e instituciones que fueron respetadas y reconocidas en la historia republicana del Peru. Entiendo que han pasado 22 anos de experimentos, improvisacion y mucha frustracion en la PNP. que no han sido solucion ante la criminalidad. Por todo esto Juan, ya que tienes real interes y estas en contacto con otros "especialistas en seguridad ciudadana" (unos mas acertados que otros) Simplemente para que querer "reinventar la rueda" juntemos las mejores voluntades y experiencias,con ayuda de politicos honestos;(se que no es facil) reinstalemos las funciones de la Guardia Civil en Prevencion, la Policia de Investigaciones en investigacion Criminal y la Guardia Republicana en Seguridad Penal y Portuaria; que se establezcan minimo dos escuelas especializadas y que se refuercen las leyes y procedimientos procesales y penales. Reformar y modernizar la Policia implementando nueva tecnologia Pero estas alturas se nota el "descaro" de algunos especialistas en seguridad ciudadana? que proponen formulas magicas para asi juntarse a los politicos y subir al "carro ganador" todos denuncian el caos pero las propuestas de policias municipales, regionales, serenazgos especializados, etc son solo "mexicanizar el problema" Por todo esto Juan si en verdad estamos interesados en recobrar la calle y reordenar la calidad y seguridad ciudadana, seamos honestos ya que sabemos que "el peruano en general necesita ser educado para respetar y hay que ordenarle" La mentalidad del peruano mayormente es respetar y admirar a instituciones firmes, con tradicion y prestigio. POR FAVOR ALCANZAR A OTROS INTERESADOS MI PROPUESTA DE "REFUNDAR LA GUARDIA CIVIL, PIP Y GRP" (COMO BASE SOLIDA) SOLUCION FUNDAMENTAL AL PROBLEMA PRESENTE Y FUTURO DEL PERU. OJO. PARA EVITAR COMPLEJOS DE FALSO INSTITUCIONALISMO O GENERAR LA DESUNION ALCANZADA, SE PODRIAN ADOPTAR NUEVOS NOMBRES A ESTOS CUERPOS POLICIALES, POR EJEMPLO CARABINEROS DEL PAIS, GUARDIA NACIONAL, SERPICOS DEL PERU. Por lo que emito mi aporte a tu bien intencionado web side. Abrasos benemeritos para ti y tu familia. Viva el Peru.

nnnnnnn dijo...

Señor Vargas : "abrazos" se escribe con "z", no con "s"...

Genaro Vargas dijo...

gracias camarada nnnnn. sobre todo por atender y entender mi mensaje...GENARO VARGAS