martes, 18 de septiembre de 2012

CHILE DE ANIVERSARIO/ Alfredo Stecher


Hace 111 años, el 18 de setiembre de 1811, Chile, a través de un Cabildo Abierto de Santiago, eligió su primera Junta de Gobierno, que a su vez convocó a un congreso nacional de representantes de Santiago y de Concepción.
Así siguió el ejemplo de las juntas en España y en la mayor parte de la América española, en ocasión de la invasión francesa a España en 1808, la abdicación del rey Fernando VII y de su padre, Carlos I, ante el emperador Napoleón Bonaparte, y la instauración de José I (Pepe Botella), hermano de éste, como rey en 1810. El gobierno de éste, personaje más bien débil, principalmente basado en las tropas francesas y en sectores minoritarios pro franceses, era resistido por una gran mayoría del pueblo español, quien organizaba juntas provinciales reivindicando la soberanía popular, aunque invocando la figura del rey depuesto.
Destaco que Fernando VII, uno de los reyes más absolutistas, arbitrarios, traicioneros, vengativos e ineptos de los últimos siglos, conocido como El Felón, debe haber contribuido con sus abusos y desaciertos a nuestras independencias, estimuladas por las ideas de la Ilustración, por la independencia de Estados Unidos y las ideas libertarias, impulsadas por nuestros próceres, en muchos casos masones, y muy destacadamente José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II.
Entre 1808 y 1810 se fueron formando sucesivamente las juntas en México, Montevideo, Chuquisaca, La Paz, Quito, Caracas, Cartagena, Buenos Aires, Cali y Santa Fe en Granada (Colombia), y, posteriores a Santiago de Chile, las de Asunción de Paraguay y Cuzco, la mayoría de ellas efímeras, en general débiles también por sus discrepancias y disputas internas. Casi todas estas juntas habían reconocido a Fernando VII, pero no al gobierno español resistente en Cádiz, afirmaron su autonomía y se negaron a enviar delegados ante el llamado de las Cortes de Cádiz.
Aunque ya en 1812 José Miguel Carrera había dado pasos separatistas, formalmente todavía con reconocimiento de la figura del rey – primera bandera, desconocimiento de órdenes de fuera de Chile y establecimiento de relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de Norteamérica -, en rigor la independencia de Chile recién fue declarada en 1818.
Entre 1813 y 1817 los españoles, desde el Virreinato del Perú, habían retomado el control de Chile; pero, hostigados por el abogado guerrillero Manuel Rodríguez y sus huestes, el de la famosa canción, fueron derrotados en abril de 1818, después de batallas con desenlaces contradictorios, por el ejército argentino – chileno del bonaerense San Martín, provenientes de Mendoza, Argentina, en los llanos de Maipú (al Oeste de Santiago).
Ya el 12 de febrero de 1818 el militar chileno O’Higgins, nombrado Director Supremo por un Cabildo Abierto en Santiago (ante el desistimiento de San Martín), había declarado la independencia. Antes la habían declarado en 1816 las Provincias Unidas del Río de la Plata, bajo José Gervasio Artigas, en su congreso en Tucumán (aunque sin la participación de Paraguay y la Provincia Oriental, Uruguay, que se habían independizado de Buenos Aires, así como del Alto Perú, excepto parte de Tarija – al Sur, por la contraofensiva española).
Escribo estas líneas refrescando y reforzando mis fragmentarios conocimientos de historia, en homenaje y agradecimiento al país hermano que me alberga, en sus Fiestas Patrias. Obviamente sigo inspirado en el Canto de amistad y buena vecindad, y guiado por principios humanistas de solidaridad y paz.

2 comentarios:

Metro Press and Photo dijo...

Cuantos errores y desinformación, don Alfredo.

Alfredo dijo...

Tengo dificultad para mandar comentarios, no aparecen. Intento por tercera vez corregir un lamentable error: Fue en 1810, hace 112 años. Agradezco cualquier señalamiento de error. Busco reforzar mi/nuestra memoria, no aportar a la historiografía.