lunes, 23 de junio de 2014

PROPUESTAS Y SOLUCIONES PARA MEJORAR EL ORDEN Y LA SEGURIDAD CIUDADANA/ Enrique Yépez Dávalos

A partir de estos últimos días hasta culminadas las elecciones municipales los ciudadanos de Lima y del interior del país seremos observadores de una serie de planteamientos y cuestionamientos entre los candidatos municipales. La ventaja de este  sufragio en relación a los anteriores, es que  no estarán centrados tan solo en criterios políticos sino, sobre todo, en planteamientos técnicos sobre temas puntuales como la mejor forma de solucionar los problemas de violencia e  inseguridad en las calles, el caos vehicular, entre otros temas  y la manera cómo solucionarlos.
Los candidatos están  exhibiendo ya lo mejor de sus programas y con estricto criterio técnico me inclino, hasta ahora, por las propuestas que vienen difundiendo la necesidad de empoderar a la Policía Nacional como la única institución encargada por la Constitución de la lucha contra la delincuencia y la problemática del tránsito, por las razones siguientes:
1.       Dividir la responsabilidad del crimen menor y del control del tránsito en dos instituciones, la Policía Nacional y los servicios de serenazgo, es a mi criterio una respuesta sin mayor sustento, que lejos de mejorar la respuesta del Estado en la lucha contra la delincuencia, lo ahondaría aún más, considerando que los cuerpos del serenazgo han sido formados con criterios diferentes, unos de los otros.
2.       La creación de una Policía Local Metropolitana, conformada por serenos o la municipalización de la policía, como piensan algunos, es otorgar más funciones y responsabilidades a las que ya tienen los alcaldes. Resulta por tanto contraproducente, en momentos en que hay que sumar y no restar, llevar a cabo experimentos de última hora. Yo creo que parte de la responsabilidad de estas propuestas no son solo de los alcaldes, sino de los que actualmente tienen el manejo y el control de los servicios de serenazgo, en su mayor parte oficiales superiores de la PNP y de la FF.AA en retiro, que por mantener pequeñas cuotas de poder pueden estar generando este tipo de propuestas, sin pensar que la Policía Nacional es una institución tutelar  del Estado encargada por la Constitución para garantizar y mantener el poder de policía del Estado.
3.       La finalidad del serenazgo es apoyar la labor policial de vigilancia en sus respectivas demarcaciones mejorando la capacidad de respuesta ante hechos delictivos,  afianzando el ordenamiento del tránsito vehicular y desarrollando actividades preventivas y educativas, bajo el comando operativo de los comisarios de policía. El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, al constatar estos casos, ha debido diseñar Guías de Procedimientos o Protocolos bastante específicos para que hechos de esta naturaleza no se  repitan y donde estén claramente precisadas cuales son las funciones y responsabilidades de la Policía Nacional y de los Comisarios y cuáles de los Gerente de Seguridad Ciudadana y de los  Servicios de Serenazgo.
4.       La propuesta de que los policías de las comisarias retomen las calles como policías preventivos o policías de proximidad, similar a la Guardia Civil de hace 40 años, es recuperar un valioso legado que no hemos debido renunciar. Ese policía era el mejor antídoto para fortalecer las relaciones ciudadano-policía. Si algunos candidatos al municipio metropolitano lo exhiben como propuesta, bienvenida sea dicha propuesta que debería ser secundada con el voto favorable de la familia policial al momento de las elecciones.
5.       Evidentemente, la situación ha cambiado radicalmente –Hoy, nuestra  Capital pasa ya los diez millones de habitantes en una megápolis que tiene “todas las sangres” representadas en  varias Limas incluyendo El Callao-y, como no se puede cambiar la historia, debemos entonces pensar en soluciones acorde con los tiempos actuales, donde la presencia cada vez más alarmante de nuevos delitos, exigen de la Policía Nacional, una institución cohesionada y eficiente tanto en prevención como en  investigación y en el control de la criminalidad y violencia.
6.       Lo que es necesario definir con claridad es cuáles de las políticas sobre seguridad ciudadana deben ser responsabilidad de los alcaldes y cuáles del Ministro del Interior. Yo sostengo, conforme lo señala la Ley 27933 y su Reglamento, que los Comités Locales de Seguridad Ciudadana deben continuar dando la pauta de la lucha contra la delincuencia en las calles, teniendo a los comisarios como las únicas autoridades locales encargadas de ejecutar dichas políticas en estrategias. Ese tipo de delincuencia protagonizada en su mayor parte por jóvenes y adolescentes en riesgo debe ser sancionada por los jueces de paz de las comisarias  con penas de servicios comunitarios. Dejar impune la mayor parte de estos delitos es avalar el comportamiento riesgoso de estos jóvenes y adolescentes, que necesitan orientación más que sanción.
7.       El Ministerio del Interior y el Comando de la Policía Nacional, deben interiorizar en las autoridades locales y en el personal policial la diferencia que existe entre los ámbitos territoriales y niveles especializados. Los Comandos Territoriales son los que detentan la administración de las unidades preventivas y de control del tránsito a nivel nacional encargadas de la lucha contra la delincuencia en las calles y el caos vehicular. Este es un trabajo integral y multisectorial que empieza a nivel local con la actuación de los Comités Locales de Seguridad Ciudadana y personal policial de las comisarias. En cambio, las Direcciones Especializadas, son todas aquellas unidades encargadas de la lucha contra el crimen mayor, terrorismo, narcotráfico a gran escala y develando los conflictos sociales graves de sectores que pretenden desestabilizar al Estado. En este marco, una responsabilidad importante es luchar contra las nuevas formas de delito que se vienen presentando en el país, mediante las unidades de investigación criminal, en coordinación con los otros funcionarios encargados de hacer cumplir la ley-Jueces, Fiscales, INPE, etc.
8.       Existen, evidentemente aspectos complementarios muy importantes para que este concepto  se haga realidad, y es tener mayores recursos y medios, implementar unidades móviles de instrucción que continuamente estén visitando las comisarias, crear conciencia del servicio ético policial para eliminar la corrupción policial, construir “complejos policiales” en ciudades importantes, que den cabida con confort al personal, eliminar los servicios individualizados, etc.; y, sobre todo, crear conciencia en los alcaldes que son los presidentes de los comités locales de seguridad ciudadana, sobre la necesidad de apoyar sin reservas el esfuerzo policial y de los servicios de serenazgo de sus jurisdicciones.
9.       En cuanto al trabajo para devolver la sensación de seguridad de las personas en las calles, la comunidad ha dado siempre muestras de pleno respaldo a la labor del personal de las comisarias. Es tiempo pues que los policías devuelvan esa confianza con más entrega y compromiso. Como dice el especialista en tránsito Coronel PNP-R Javier Del Busto Duturburu, lo recomendable es educar e inculcar valores: “Educar hoy al niño, para mañana no sancionar al adulto”. La sanción para tener un efecto en la conciencia vial  del usuario, tiene que tener un carácter educativo y mejor si es comunitario, social o humanitario.

10.   La Policía Nacional, dice Del Busto, debe cumplir con brindar apoyo a la autoridad competente, sin que esto signifique pasar a depender directamente de ellas. La Policía Nacional, como Institución Tutelar del Estado tiene una  organización dentro del Poder Ejecutivo. Una línea o cadena de comando y de disciplina vertical. No puede desmembrarse y estar al servicio directo y subordinado de otras autoridades distintas a su organización, escapando sus efectivos del alcance de control de su Comando. 

3 comentarios:

Jorge Antonio Contreras Rios dijo...

El artículo sostiene la Política Criminal de Control y Penalidad que se han venido practicando desde hace un buen tiempo, y no considera el fracaso del modelo preventivo. No existe una sola jurisdicción de Seguridad Ciudadana distrital que haya puesto en ejecución un modelo preventivo de comités/población organizada exitoso. La solución es técnica y requiere de especialistas.

Grigori app dijo...

Muy buen articulo, queria aprovechar para hacerle llegar una aplicacion gratuita que organiza a los vecinos contra el delito.

Dejo el link del video, muchas gracias.

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.hermestic.grigori

ofe dijo...

Nos hace falta una Ley para desarmar Lima: 10 años de prisión por tenencia ilegal de armas: con redadas en las calles y aprovechando el estado de emergencia entrando a viviendas buscando armas . mas del 80% de armas q circulan en Lima son ilegales y todas estan en manos de delincuentes .DESARMEMOS A LOS DELINCUENTES ¡