lunes, 4 de abril de 2016

TRIBUTO A JULIO CESAR MEZZICH / GUSTAVO CARRION ZAVALA


En los últimos días ha venido circulando registros fílmicos de la candidata a la presidencia por el frente amplio Verónica Mendoza, durante un evento conmemorativo a los cincuenta anos de fundación de vanguardia revolucionaria, movimiento de izquierda marxista que luego formaría, con otras agrupaciones, el Partido Unificado Mariateguista. La presencia de la entonces precandidata a la nominación de la fórmula presidencial del frente amplio, no tendría nada de cuestionable, si atendemos a su declarada ideología y que asistía a un acto en el cuál estaban representados otrora movimientos de izquierda, posiblemente precursores de las actuales organizaciones de la llamada izquierda peruana. Es presumible que la candidata tampoco hubiese estado alertada que durante el desarrollo de esta reunión, el historiador Antonio Zapata, que también perteneció a las filas de vanguardia, se haya referido a antiguos militantes y entre ellos a Julio Cesar Mezzich. Para recordar brevemente, Julio Cesar Mezzich fue integrante de Vanguardia Revolucionaria y luego lideró movimientos campesinos del sudeste andino, que terminaron incorporándose a Sendero Luminoso. Julio César Mezzich, no sólo  se incorporó a Sendero Luminoso, logró hacerse de un espacio importante en esta organización criminal, convirtiéndose en el segundo al mando y responsable de la conducción militar, y como tal haber participado en asesinatos de campesinos y policías, tal como sucediera en Vilcashuamán, en donde al mando de este criminal, aproximadamente 300 terroristas atacarón la línea de la entonces Guardia Civil en Vilcashuamán, asesinando policías, entre ellos al jefe de línea Alférez Guardia Civil Molero Miranda.
Cuando Antonio Zapata hizo referencia a Mezzich, recibió aplausos de la concurrencia, lo que convertía el acto en tributo a un senderista asesino que debió provocar el rechazo e indignación de la señora Mendoza y abandonar inmediatamente la reunión. Pues ello no sucedió y cuando cedieron el uso de la palabra a la ahora candidata presidencial por el Frente Amplio, tuvo la oportunidad histórica de deslindar públicamente con los asesinos terroristas y su incomodidad por haberse desvirtuado el acto de conmemoración del cincuenta aniversario de Vanguardia Revolucionaria, convirtiéndose en un tributo al segundo hombre en importancia de Sendero Luminoso, organización terrorista criminal que tanto daño ocasionó al país.
Parece ser que a la senora Mendoza le resulta difícil deslindar con movimientos que pudiesen estar representando un peligroso referente, no deslindó claramente con la dictadura venezolana de Chávez y Maduro y no se atrevió a mostrar su indignación al no habérsele advertido que la celebración de Vanguardia Revolucionaria, comportaba la mención al asesino senderista Julio César Mezzich.