domingo, 18 de octubre de 2009

EL MANIFIESTO DE LAS 343 / A propósito de la polémica en torno al aborto / Jorge Bruce


Este artículo fue publicado hace algunos años en la revista Somos de El Comercio, cuando escribía una columna regular en dicho semanario. Lamentablemente, no ha perdido un ápice de su actualidad. Peor aún, en ciertos aspectos hemos retrocedido, como en lo que respecta al acceso a métodos anticonceptivos y de planificación familiar. Ni que decir respecto de la despenalización del aborto, que ni para casos de violaciones o graves malformaciones del feto se quiere aprobar, como se vio esta semana. Por eso me animo a publicarlo de nuevo, tal cual, como complemento al artículo que publiqué este domingo 18 de octubre en el diario La República http://www.larepublica.pe/el-factor-humano/18/10/2009/la-hipocresia-mata . A ver si continúa un debate indispensable que atañe a la salud pública y la libertad individual.

El 5 de abril de 1971, la revista francesa Le Nouvel Observateur publicó un manifiesto firmado por 343 mujeres, en defensa de sus derechos y “por la libertad de disponer de su cuerpo”. El texto decía lo siguiente:

“Un millón de mujeres se hacen abortar cada año en Francia. Lo hacen en condiciones peligrosas debido a la clandestinidad a que están condenadas, cuando en realidad esta operación, efectuada bajo control médico, es de las más sencillas. Se calla sobre esas millones de mujeres. Declaro ser una de ellas. Declaro haber abortado. Al igual que reclamamos el libre acceso a los medios anticonceptivos, reclamamos el aborto libre.”

Entre las 343 mujeres que declaraban haber abortado (acto penado por la ley de entonces) se encontraban algunas desconocidas del gran público, pero otras eran muy célebres, tales como las actrices Catherine Deneuve o Jeanne Moreau, directoras de teatro como Arianne Mnouchkine, escritoras de la talla de Francoise Sagan o Simone de Beauvoir, cuyo libro El Segundo Sexo había sido publicado veinte años antes. El manifiesto tuvo un impacto inmediato y contundente. Resultó decisivo, a la postre, para que se dicte, en 1975, la llamada ley Veil, sobre la interrupción voluntaria del embarazo. Además, la ley francesa sirvió para que el resto de países de la Comunidad Europea fueran progresivamente dando dispositivos legales similares, con excepción de la conservadora Irlanda. Ese manifiesto se inscribía en una gran tradición intelectual francesa que se remonta al asunto Dreyfus. Lo nuevo en ese texto era que se trataba exclusivamente de mujeres, que se manifestaban acerca de un asunto que concernía en primer lugar y sobre todo a las mujeres. A veces se le conoce, con característica ambivalencia, como el manifiesto de las 343 perras (salopes), pero vaya que esas perras fueron valientes y su coraje cambió el curso de la historia.

Conviene recordarlas ahora que en el Perú asistimos a una arremetida del orden moral más hipócrita y conservador, en el que participan ministros, congresistas y autoridades de la iglesia. Si tan solo fuera cuestión de hipocresía y moralismo autoritario, no pasaría de ser un asunto desagradable y en última instancia risible. El problema es que cuando esas actitudes de intolerancia se convierten en leyes, matan. Matan principalmente a mujeres pobres, muchas de ellas adolescentes, que recurren a los execrables abortos clandestinos porque el Estado les ha cerrado las puertas. La inmensa mayoría de las sociedades civilizadas siguen una progresión que va de la ausencia de anticoncepción al aborto clandestino, luego a la anticoncepción y al aborto despenalizado y medicalizado. La lógica consecuencia de ese cambio es que el número de abortos disminuye considerablemente y, por supuesto, también disminuye la mortandad materno-infantil, una de las principales causas de muerte en buena parte de nuestro subdesarrollado continente (América Latina es la región del mundo con más embarazos no deseados en adolescentes, según la OMS).

Diera la impresión que esos señores quisieran castigar a las mujeres por haberse atrevido –imaginan ellos- a gozar de su cuerpo sin fines reproductivos. Parece que quisieran confinarlas a las tres K de los nazis: Kirche, Kinder, Küche (iglesia, niños, cocina). Se diría que la libre expresión del deseo femenino los amenaza y desenmascara. Lo cierto es que cuando atentan contra la libertad de las mujeres, atentan contra las de todos. Por eso este combate es en primer lugar de ellas, pero lo es también de nosotros, los que queremos una sociedad en donde nadie pueda imponerle su moral a los demás bajo ningún pretexto y en donde la Iglesia y el Estado estén claramente separados. Y de mi cuerpo me ocupo yo.

El argumento del aborto como un crimen es insostenible, por lo menos en cuanto certeza. Lo que sabemos con seguridad es a partir de qué momento un feto es viable para sobrevivir fuera del vientre de la madre. Lo demás, el instante del nacimiento de la vida, son especulaciones teológicas o incluso biológicas, pero sobre las cuales no hay acuerdo alguno. Ubi dubidum, ibi libertas: donde hay duda hay libertad, reza un hermoso principio jurídico.

Conozco, por mi trabajo, las consecuencias psíquicas del aborto en las mujeres. Pueden ser traumáticas, incluso devastadoras. Nadie puede sentir entusiasmo por una operación como ésa. Pero nadie puede decidir lo que es mejor para otra persona, para su cuerpo, para su vida, sobre todo cuando en la práctica eso condena a miles de mujeres a consecuencias mucho más terribles todavía, que van desde la esterilidad hasta la misma muerte. La única salida son políticas públicas integrales y multisectoriales de anticoncepción. Y la despenalización del aborto para que se haga bajo control médico. ¿No habrán 343 mujeres valientes en el Perú dispuestas a comprarse el pleito?

18 comentarios:

El Absurdo Peruano dijo...

Con todo respeto, el derecho d euna persona acaba donde empieza a pasar por encima del derecho de otra persona. El "derecho sobre su cuerpo" de una mujer no puede pasar por encima del "del derecho sobre su cuerpo" (léase en este caso: "derecho a la vida") de otra persona. El gran debate está sobre si ese "feto" como usted dice, ya es una persona o no. Obviamente a quienes comparten su pensamiento les resulta más cómodo pensar que no es una persona (al fin y al cabo, no tiene nombre aun y nadie ha visto aun su cara). Ahí también se aplica su linda frase en latin, Ubi dubidum, ibi libertas: donde hay duda hay libertad. Ante la duda, ¡démosle libertad también al feto! No decidamos por él solo porque faltan algunos meses para que veamos su rostro y digamos: "si, es una personita".

El tema es que se piensa que por despenalizar el aborto se va a solucionar el tema de los abortos clandestinos. Esto es una suposición (que yo considero falaz, no hay ningún motivo para creer que así va a ser) similar a considerar que debemos despenalizar el tráfico de drogas para que no haya tanto crímen en pro del narcotráfico.

Nadie quiere hacer el trabajo largo: Buscar reducir los embarazos no deseados, crear mecanismos eficientes de adopción (incluído soporte durante el embarazo a quienes vayan a dar al hijo en adopción), dar apoyo a las víctimas de violación, buscar reducir las violaciones (con mecanismos reales y no las estupideces que dicen algunas personas, como pena de muerte o castración a los violadores, esos también son facilísmos...)

El aborto legal será simplemente otro facilísmo que sólo devendrá en mayores problemas.

Samantha Núñez dijo...

Absurdo Peruano dijo:
"Nadie quiere hacer el trabajo largo: Buscar reducir los embarazos no deseados, crear mecanismos eficientes de adopción (incluído soporte durante el embarazo a quienes vayan a dar al hijo en adopción), dar apoyo a las víctimas de violación, buscar reducir las violaciones (con mecanismos reales y no las estupideces que dicen algunas personas, como pena de muerte o castración a los violadores, esos también son facilísmos...)"

Pues te equivocas, la gente que defiend ela despenalización del aborto en determinadas circunstancias SÍ apoya el trabajo largo de educación, dar apoyo y casigar a los violadores. Pero com tu dices, es un trabajo LARGO. Osea, no veremos sus resultados de aqui a una década cuando menos. Y mientras tanto? las mujeres que están pensando abortar ahorita? A las q violaran mañana? La niña de 11 años q ha sido violada la semana pasada y no lo cuenta a sus padres por temor o vergüenza. Qué solución les das a ellas?

Renato Carabelli dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Renato Carabelli dijo...

Yo estoy esperando que despenalicen el homicidio de adultos... me imagino que si despenalizan el homicidio de fetos, el siguiente paso, el filicidio y/o el pedocidio serán fáciles de conseguirs... tu sabes, primero pasará en sociedades "civilizadas" como en europa... y luego, al fin, podré matar a otro ser humano adulto, sin temor a ser internado en una injusta carcel.

Nunca discutiré sobre si está bien la píldora del día siguiente o si el feto está condenado a sufrir por enfermedades si nace o si es todavía un cigoto, sin forma humana... pero una vez que tiene forma semi humana, y no es un conjunto de células, sino un individuo, por más necesario que sea ser dependiente de la madre, ya es un ser humano.

Por lo tanto, si me despenalizan el aborto de un feto, espero con ansias, que despenalicen el homicidio de adultos... asi puedo matar con justicia y sin castigo a esos que creen que pueden matar a los humanos que fueron creados por el puro placer de personas que no quieren asumir su responsabilidad.

La sociedad de la comodidad creo que se llama, ¿verdad?

Roger dijo...

Me sorprende que haya gente que no piense mas allá de sus narices aferrandose a la frase "Si a la vida" cuando el tema no tiene nada que ver con ello, solo sé que es muy peligroso el aborto ilegal por esas malas clínicas que existen, sin ninguna salubridad y es que chicas que quieran abortar siempre existirán el problema es que deben hacerlo en los medios adecuados, estoy seguro que no es comodidad el aborto es horrible la madre nunca se lo va a olvidar.

Renato, parece que si van a aprobar la ley, espera sentado que despenalicen el homicidio de adultos que tanto esperas con ansias y es que confundes papas con camotes. Estoy totalmente seguro que debes pertener a alguna secta religiosa, dime cuál.

Hextor dijo...

Inicialmente el debate es que si es un ser con derechos o no, Uds. no creen que cada mujer previo a un aborto no considera estas ideas, por el bien del ovulo y si después toma posición por abortar debe hacerlo en las condiciones mas seguras. Como siempre en el Peru el país de las mas grandes injusticias socapadas por la iglesia que pone falsa moral para contradecir la verdadera libertad del ser humano

YutKungChai dijo...

A mi parecer el debate no deja de ser político y se cae en un error al intentar trasladarlo a lo moral. ¿No es acaso un pedido de que el Estado reconozca que esta práctica existe? ¿No es acaso exijirle que la regule y vele por el bienestar de las ciudadanas que lo terminen practicando? Lo moral es privado, lo político es lo público. La decisión es privada pero el derecho a decidir es totalmente público. Tolerancia, por favor... no se pueden imponer códigos morales... pero si educar, prevenir.

Renato Carabelli dijo...

Roger, los irresponsables, siempre buscan justificarse descalificando al resto... me dices "perteneces a una secta religiosa" y no es asi.

Soy una persona que cree que nacemos y antes no existíamos y morimos y dejamos de existir para siempre.

Este no es un debate político, es un debate social. Justificar el matar a alguien que fue concebido (repito, no hablo de un cigoto sino de un feto), es un homicidio tan grave como el que se efectua amarrando a una persona adulta y torturandola hasta matarla, o matar a un niño de 3 años con palitos de tejer.

El problema es que el "ay no, yo no quiero responsabilidades" que hay en nuestra forma "moderna" y "civilizada" que tenemos, nos permite criticar al resto, para sentirnos por encima del resto... él violó y mató a un niño, yo no lo haría, solo abortaría, por lo tanto yo soy bueno y exigo justicia y el es cruel, se merece la pena capital... y esto pasa por que tu no eres un pedófilo, pero bueno, no te importa matar bebes.

Al final, la cosa es lo mismo. Solo que los derechos y deberes mios siempre por encima de los del resto... yo hago esto, está bien, pero bueno, lo que hace el vecino está mal.

Aprendan a usar condón o a no tener sexo (aaaaaah me olvide, me merezco el placer pero wiflas que me den responsabilidades).

Esta es una sociedad de la irresponsabilidad totalmente.

Al menos los griegos eran más honestos, por que ya habían nacido y los mismos padres los tiraban por el monte taigeto y honestamente creían que renacerían sin fallas. Mejor volvamos a eso.

Edgardo Alarcon Leon dijo...

La hipócrita ideología mesiánica y conservadora siempre se ha opuesto al desarrollo integro de la mujer. Así como se opusieron a que la mujer gane el derecho al voto y su plena participación en la vida política, ahora se oponen a que la mujer gane el pleno dominio de su cuerpo y con ello su derecho a salir de una buena vez de la subordinación social. Pero lo paradójico es que esta oposición viene desde los recintos más oscuros, es decir desde donde el paladar conjuga con el desprecio a la vida. ¿Acaso hemos olvidado que el Cardenal dijo que “los derechos humanos son una cojudez”? o ¿acaso olvidamos que los otros personajes que acompañan esta comparsa defienden a “capa y espada” la pena de muerte? Es por eso, nosotros talvez copiando lo que la britanica Mary Wollstonecraft's (1792) en su publicación “Vindicación de los Derechos de la Mujer” ("A Vindication of the Rights of Women") implicaba, digamos que si la mujer no gana el total dominio de su derechos, ellas no serán respetadas en plenitud y perderán su derecho a influenciar a cabalidad en el desarrollo social de nuestro Perú.

Renato Carabelli dijo...

Edgardo Alarcon, opino igual que tu! pero los derechos deben de ser para todos!!! yo también quiero poder matar gente legalmente!!!!

Si pues, me meto en un negocio y como sale mal y mi socio me exige, mejor lo elimino!

(ojo, no estoy contra el aborto de cigotos ni de bebes con malformaciones graves, pero sí contra el aborto de fetos sin malformaciones).

Los derechos de una mujer NUNCA pueden pasar por encima de los derechos de OTRO ser humano. Si se da esta figura, el homicidio se convierte en legal, por que tu derecho a la vida ya no tendría valor... o solo tu tienes derecho y el resto no?

Estúpidas contradicciones para justificar un HOMICIDIO.

Dnis dijo...

el hecho es que por cada mujer que esten dispuestas a comprarse el pleito, hay un niño menos al que nunca le preguntaron si estaba dispuesto a morir

peculiar: la palabra de verificación de mi post es "undie".. ja

Luis Enrique Alvizuri dijo...

Señor Bruce:

1. Confirmado: el tema "aborto" es uno de los mejores sicosociales que hay pues abarca todos los estratos sociales y afecta a casi todos los miembros de la sociedad.

2. Desde que era niño (hace ya mucho) he escuchado este "debate" y me parece algo soso y aburrido volver a tocarlo usando las mismas razones de toda la vida.

3. También es un tema que ya los países desarrollados han tocado y debatido hasta el cansancio. ¿Qué nuevas ideas van salir del Perú allí donde los mejores cerebros del mundo han escrito libros?

4. Por otro lado no deja de ser gracioso ver cómo los defensores de "imitar en todo a los países desarrollados" y que aplauden medidas como la desestabilización laboral, la privatización y el Neoliberalismo se oponen a imitarlos única y exclusivamente en este caso. Entonces ¿cuándo es bueno imitar al más sabio, al más inteligente, al más preparado y desarrollado y cuándo no? Que nos explique esto la derecha peruana.

5. Lo cual revela una mentalidad falsa y antojadiza, en la que solo se apela a la copia de los "más desarrollados" cuando les conviene y, cuando no (porque afecta sus relaciones de poder con la Iglesia), ahí sí se olvidan que "había que imitar en todo a los países desarrollados para ser como ellos". Vaya, vaya con la integridad de principios.

6. Curioso que no se diga que solo unos cuantos países atrasados, como el Perú, son los únicos donde la Iglesia aún no ha perdido su poder para decidir sobre asuntos no eclesiásticos. En todos los países inteligentes y desarrollados existe la despenalización.

7. Los que se oponen a la modernización, la despenalización y el desarrollo del Perú ¿por qué no se oponen también a todas esas medidas modernizadoras como la Internet, la tecnología celular y las privatizaciones?

8. ¿De dónde acá en el Perú hay mejores especialistas y expertos en el tema del aborto que en Estados Unidos, Alemania, Inglaterra y Francia, por citar solo algunos? Que nos expliquen de dónde sacan tanta sabiduría que hacen ver a los desarrollados como "palurdos" en esta materia.

9. Ahora resulta que los peruanos somos más inteligentes y capaces que "los países desarrollados". Pero ¿quién sabe más en esta materia: ellos o los anti abortistas cholitos? Interesante que aparezcan tantos expertos que nadie conocía.

Muchas gracias.

Renatiux dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Absurdo Peruano dijo...

Samantha, creo que no me entendiste bien lo de "el camino largo". Estoy seguro que muchos de quienes apoyan el aborto (la mayoría con seguridad) también están de acuerdo con "el camino largo", con la educación yu demás temas que mencioné. Pero pienso que el que ese camino sea largo no justifica tomar un atajo que puede empeorar las cosas. ¿Qué le digo a esa niña de 11 años que fue violada? Pregunta difícil. ¿Qué le dices tu al niño que lleva adentro? ¿Le dirías que lo vamos a matar, mucho antes de que siquiera sepa lo que eso significa, solo porque su padre biológico era un desgraciado? Los argumentos "pro-aborto" se centran en la mujer y se olvidan del otro ser. Tratan de ningunearlo argumentando que aun es un feto, un embrión o solo el "producto" de la violación. No importa cómo lo quieran llamar, dentro de 9 meses será una persona (si no lo matan antes).

Los derechos de la mujer o niña violada ya fueron atropellados, ojalá pudieramos retroceder en el tiempo para evitarlo... Pero la imposibilidad de hacerlo no justifica que atropellemos los derechos de otro inocente...

Fernando Marcel dijo...

Se está escapando el tema central del asunto: el derecho a decidir sobre sus cuerpos de parte de las mujeres. Reparen en los comentarios y se darán cuenta que los primeros en volverse "legisladores morales" y "defensores de la vida" son hombres. Dejemos a las mujeres decidir y que la responsabilidad moral caiga sobre ellas.

Por otro lado, aqui no se habla del facilismo del homicidio si no de salvar vidas. No de células multiplicándose sin todavía una organización, sino de mujeres que de manera clandestina arriesgan sus vidas con miras de continuar sus objetivos.

No se trata de instalar el aborto como método anticonceptivo, como algunos fundamentalistas religiosos piensan, se trata de instalar políticas públicas que velen por la libertad y la equidad, sin ningún tipo de discriminación.

Además, si alguien no está de acuerdo con la práctica del aborto porque lo considera un "asesinato", fácil ¡NO LO PRACTIQUE!, pero si por cuestiones de fe queremos que se generalice una ideología sobre la vida, de modo tal que se vuelva ley para todos y todas, entonces caemos en un autoritarismo.

Se supone que estamos en un Estado de Derecho y como tal se debe velar por la libertad a elegir. El "libre albedrío" de la fábula bíblica. Recordemos que somos un país diverso y multicultural. ¿Alguien sabe la concepción de la vida para la gente de la selva? Sería interesante investigar desde diversos puntos y no solo desde la visión teológico-occidental, quizá nos llevemos algunas sorpresas.

Todos somos diferentes y tenemos maneras diferentes de llevar nuestras formas de vida, diferentes prácticas y valores. Y un estado laico debe velar por esas libertades.

Nano...

El Absurdo Peruano dijo...

Luego de leer los demás comentarios, me resulta curioso que a los que nos oponemos al aborto se nos acuza de sectarios religiosos, neoliberales hipócritas y hasta machistas retrógrados y después se nos dices que somos nosotros los que no somos tolerantes. Celebro el post que dijo que este es un tema político, porque LAMENTABLEMENTE lo es, lamentablemente es un tema demagógico, acá y en los países que lo han aprobado.

Pero, para desilusión de muchos, no soy un fanático religioso, no soy un neoliberal empedernido, no soy un machista (es más, quizás si fuera machista no me hubiera divorciado pero esa es otra historia) y NO estoy de acuerdo con la pena de muerte (hasta de eso nos acusaron por acá).

Pero si fui un bebe que no fue esperado (afortunadamente no me abortaron y con el tiempo me hice querer), salgo con una mujer que estuvo en riesgo de ser abortada, y que tiene una hijita por la cual se tuvo que enfrentar a muchísima gente que le decía que la aborte. Yo doy gracias a Dios que las dos estén a mi lado (sin que eso me vuelva un religioso cucufato) y dudo que ellas piensen que soy machista...

Y, para seguir con las ironías, mi palabra de verificación es "blessing"... ¿Será un signo divino? :o) aunque ahora que veo bien, dice "bleesing", ja ja

Vanessa dijo...

Dr Bruce, cuál es su número de consultorio? o de lo contrario su mail para citas?. Para mi es muy importante su opinión. Gracias por su atención a la presente. Este es mi correo vnsu1515@hotmail.com

Julio César Fernández dijo...

Ante todo muy buen post. Yo creo que el aborto debe ser despenalizado si lo que quiere hacerse es cuidar la salud de la madre. En el otro caso por violaciones también debería legalizarse si es probada.