lunes, 11 de mayo de 2009

HUEVOS DE ESTURIÓN / No es CTS / Fernando Rospigliosi


El nuevo juicio a Alberto Fujimori, que debería empezar hoy lunes 11, se ha postergado por la recusación que hizo el abogado César Nakasaki a la sala que preside César San Martín. La recusación es un recurso que los abogados no suelen utilizar porque implica declararle la guerra a los jueces que van a juzgar a su cliente. 

En este caso, Nakasaki sabe que está perdido y ha decidido usar la carta del desprestigio contra el tribunal que sancionó a Fujimori por violaciones a los derechos humanos. La campaña que iniciaron los fujimoristas poco antes que se dictara la sentencia condenatoria, será ahora más intensa y más sucia.

El asunto es que por el caso de los 15 millones de dólares robados al tesoro público y entregados ilegalmente a Vladimiro Montesinos en setiembre de 2000, ya fueron sentenciados los ex ministros Carlos Boloña, Federico Salas, Carlos Bergamino y el ex viceministro Alfredo Jaililie.

Una precisión que vale la pena hacer es que, desde que se conoció el hecho, se le denominó irónicamente “la CTS (Compensación por Tiempo de Servicios) de Montesinos”. Sin embargo, eso confunde a mucha gente que cree que a Montesinos realmente había que pagarle una CTS.

Obviamente no había ninguna CTS de por medio. Simplemente se trató de un chantaje de Montesinos que exigió esa cantidad para irse en silencio, sin delatar a su socio. Y un soborno que Fujimori pagó con el dinero de todos los peruanos.

Por eso es mejor no hablar de CTS y no inducir a la confusión.

El punto es que, por orden de Fujimori se inventó el “Plan Soberanía”, supuestamente para controlar la frontera con Colombia amenazada por las FARC, y se le transfirió 52 millones de soles (15 millones de dólares) adicionales al Ministerio de Defensa, que se usaron para comprar el silencio de Montesinos.

Eso ocurrió el 22 de setiembre. El dinero lo sacaron irregularmente del banco, lo cambiaron a dólares y se lo entregaron a Montesinos –que se disponía a fugar- en la cochera del SIN. (Ver Carlos Rivera y Antonio Salazar, “Recusación y corrupción, IDL, Nº 596)

Este hecho muestra como se manejaban los dineros del Estado en la podrida dictadura que presidió Fujimori.

Cuando en octubre de 2000 el gobierno suizo anunció que se había encontrado una cuenta de Montesinos con millones de dólares, Fujimori se asustó y decidió devolver el dinero. El 2 de noviembre fueron convocados a Palacio de Gobierno Boloña, Jaililie y Bergamino y allí Fujimori entregó cuatro maletas con 15 millones de dólares, que no eran los mismos que Montesinos había recibido y que ya se había llevado.

Fujimori nunca ha explicado de donde obtuvo esos 15 millones de dólares.

No cabe duda alguna que Fujimori cometió un delito al apropiarse de 15 millones de dólares del erario para sobornar a su socio. Y que manejaba muchísimo dinero en efectivo cuya procedencia nunca ha explicado. El nuevo juicio será el escenario en el que tendrá que decirlo.

1 comentario:

Pablo Fernando Editor dijo...

Acostumbrada treta del seboso abogado de hampones. Pero resulta que hay demasiadas evidencias del latrocinio, como también hay demasiadas coincidencias con los que actualmente gobiernan. Al mozallón (LAS dixit)de palacio no le espera un futuro diferente.