miércoles, 4 de noviembre de 2009

HUEVOS DE ESTURIÓN / Las estructuras tienen la culpa / Fernando Rospigliosi


La culpa del asesinato de 14 policías desarmados y maniatados el 5 de junio en la Estación nº 6 de Petroperú, cerca de Bagua, no la tienen los nativos que los masacraron sin que mediara enfrentamiento alguno, sino las estructuras, la historia, las leyes del mercado, el olvido y el Estado.
La culpa de la depredación de más de 150,000 hectáreas de bosque en Madre de Dios y la espantosa contaminación de ambiente con mercurio no la tienen los mineros ilegales, entre los cuales se encuentra un buen número de nativos de la zona, encabezados por el presidente de FENAMAD Antonio Iviche, sino la ausencia del Estado, la historia, las estructuras, las horribles leyes del mercado.
La culpa de la deforestación de cientos de miles de hectáreas en la ceja de selva y de la destrucción del medio ambiente por los millones de litros de insumos químicos que se derraman, no la tienen los cocaleros ilegales ni sus dirigentes Nancy Obregón y Elsa Malpartida, sino la ausencia del Estado y la perversa lógica del mercado.
Y así hasta el infinito.
Cuando los criminales y los depredadores son los “buenos salvajes”, hay gente que sale a decir esas necedades. Toda responsabilidad individual se diluye.
El mismo argumento –al revés- que se ha usado, por ejemplo, para tratar de exculpar a facinerosos como el sub teniente Telmo Hurtado que masacró a 69 campesinos en Accomarca, en agosto de 1985. O a Martin Rivas y el grupo Colina. Es el contexto, la tensión, la presión de la guerra, la historia. La perversidad del sistema no reside en los individuos sino en el sistema mismo.
Un ejemplo extraordinario del doble rasero, la doble moral, se puede encontrar en un artículo publicado en Servindi, que responde a “El buen salvaje” que publiqué en La República el 25.10.09. : “Perú: Sobre mineros, “salvajes buenos” y políticos tradicionales”, de Patricia Urteaga Crovetto (http://www.servindi.org/actualidad/opinion/18493).
Algunos párrafos extraordinarios de ese artículo:

“¿No es acaso el Estado quien tiene que velar por el medio ambiente, y, por lo tanto, no es éste quien debería haber por lo menos reducido la minería informal en esta región? Por otro lado, ¿cómo podría combatirse este fenómeno si no se conoce las causas que lo generan, si no se conoce la historia, si no se buscan las razones estructurales más allá de encontrar chivos expiatorios para borrar algunas culpas?”
“Comprenderíamos que la perversidad de este sistema no reside en los individuos, sino en la lógica del mercado que determina los altos precios de los minerales y que incentivan este caos con el solo propósito de generar ganancia y lucro sin considerar las consecuencias funestas de la misma en términos ecológicos y socio-culturales; es decir, en términos humanos. Todo ello con la connivencia del Estado.”

Así es que porque el Estado no está presente, es débil y corrupto, los que destruyen el medio ambiente son inocentes, la culpa la tiene el “sistema” perverso. Siempre y cuando sean aquellos que ciertos grupos o personas consideran buenos per se. Las responsabilidades individuales no existen… cuando les conviene.
Así, esta señorita, que presume de títulos peruanos y extranjeros, pretende justificar la depredación en Madre de Dios.

6 comentarios:

Guillermo dijo...

Fernando: Es curioso que Patricia Urteaga tenga como formación el derecho y que tú tengas la sociología. Porque tu punto de vista es estrictamente jurídico-moral. Y de paso, claro está, estrictamente individualista. Nada de ello en sí está mal, en lo absoluto. Pero sí me parece que está FUERA DE LUGAR en un comentarista político. Y no uno cualquiera, sino alguien con la capacidad y (supongo) tendencia a dar un contexto a las conductas. ¿O consideras que tu tarea consiste en asignar responsabilidades y culpabilidades (e inocencias, cuando las haya)?

Porque en ese caso, debieras precisar qué medidas represivas previstas por la ley debieran tomarse. Y de no existir aún, sugerirlas. Porque tú no puedes permitir que las malas conductas queden impunes. ¡Señor Ley!

Guillermo Rochabrún

Ciro dijo...

Al leer esta nota se me vino a la mente el caso de los grandes extractores de madera que depredan nuestra selva desde hace ya varios años, con el cuento de las concesiones para la extracción formal, y de paso el apoyo a la reforestación, es decir 'por cada árbol cortado, sembremos otro'; estos mismos señores son los que explotan a los nativos de las zonas madereras a quienes hacen trabajar todo el día a cambio de un miserable jornal y algunos bienes o artículos de panllevar.
La selva se está deforestando ¿por culpa de quien? ¿por los nativos quienes son explotados por estos comerciantes que cuentan con el permiso de extracción del Estado y que no declaran lo que realmente extraen? ¿los funcionarios de INRENA que se hacen de la vista gorda? identifiquemoslo si, pero no nos vayamos por el lado mas débil.

Fernando dijo...

Estimado Willy, que gusto conversar contigo aunque sea para discrepar. Me sorprendes, no he presentado un punto de vista, jurídico, tampoco moral, solamente he manifestado mi indignación por la doble moral y manera de encubrir a criminales y depredadores que tiene cierta gente.

Por supuesto, está muy bien el contexto de las conductas, pero en este caso se trata solamente de pretextos necios para exculpar de sus responsabilidades a ciertos grupos sociales e individuos.

Es, además, sistemático, persistente, en algunos grupos ambientalistas y casi todos los izquierdistas: los pobres son buenos por ser pobres, etc.

No tengo porqué sugerir medidas represivas, para eso está el Estado y las autoridades. A los verdugos de 14 policías desarmados, asesinados friamente, sin que mediara enfrentamiento alguno, deberían aplicarles la ley. Aunque lo más probable es que eso no ocurra. Eran solo 14 policías, muertos por "buenos nativos".

Fernando dijo...

Ciro, es verdad lo de los taladores ilegales y la corrupción del Inrena,pero el daño que causan al medio ambiente en Madre de Dios es la millonésima parte de lo que provocan los mineros ilegales.

Y, en la tala de madera, los nativos no son solo probres explotados, participan activamente en el negocio de la tala ilegal y hay de todo: nativos peones y nativos empresarios, dueños del negocio. También comunidades nativas que cobran cupos a los madereros para que depreden su territorio sin molestias.

Esa visión idílica de los nativos viviendo en comunidad, interactuando con el medio ambiente armoniosamente, es un cuento que solo creen los europeos bien intencionados que financian a dirigentes corruptos que comen a dos cachetes.

Date una vuelta por Madre de Dios y observa, habla con la gente, con los curas que tienen años allí, con el obispo. Pregunta porque los nativos aliados con los mineros del oro provocaron disturbios y quemaron el gobierno regional y otros locales el año pasado.

Isidro Parodi dijo...

El Sr. Rospigliosi manipula concientemente las afirmaciones de Patricia Urteaga. Esta no tiene ninguna "visión idealizada" de los indígenas. Por el contrario, dice con toda claridad que hay entre los indígenas gente que se coloca a la misma altura de los depredadores externos. Sostiene al respecto:
".....y que la incesante presión sobre sus tierras, así como la ausencia de alternativas laborales y la depredación de su medio ambiente, ha llevado a algunos a establecer relaciones denominadas “trabajo a medias” con los invasores, y, en otros casos, a realizar las mismas actividades que las de sus invasores con efectos nocivos para su propio hábitat."
Patricia Urteaga tampoco "presume" en ninguna parte de su artículo de tener títulos peruanos y extranjeros como gratuitamente le atribuye el Sr. Rospigliosi. La menció a los títulos es una mera presentación de la columna electrónica que la acoge.
Parecido infundio es atribuir a las mentalidades críticas la costumbre de exculpar automáticamente a los indígenas. Todo lo contrario, los opositores sostenemos de entrada que también los "aborígenes" están sometidos a los márgenes de influjo y coerción socioeconómica del que son pasibles todos los actores históricos.
Gracias por la oportunidad de manifestar mi opinión.
IP

Julio dijo...

Que pena que lo ilegal siempre se abre paso en las actividades que deberian fortalecer el desarrollo economico del pais.. El Estado es el primer responsable de todo lo que pasa, y si no se pone los pantalones, nosotros los ciudadanos debemos hacerlo, unir nuestras voces y luchar por el desarrollo del pais, aqui dejo un espacio donde podemos compartir ideas para acabar con la mineria ilegal, saludos
http://www.facebook.com/pages/NO-MAS-MINERIA-ILEGAL/153491468496?ref=ts#/pages/NO-MAS-MINERIA-ILEGAL/153491468496?v=wall&ref=ts