lunes, 10 de diciembre de 2012

ACCIÓN POR LIMA/ Alfredo Stecher


La invitación de una amiga querida, Eliana Otta, joven artista y empresaria, a apoyar un colectivo en el que participa, de lucha contra la perversa campaña de revocatoria de la alcaldesa de Lima, en coordinación con otras fuerzas e iniciativas, me motivó una entusiasta adhesión, que mantengo. Se trata del colectivo Acción por Lima, un grupo de ciudadanas y ciudadanos que, “más allá de haber votado o no por Susana Villarán, creemos importante construir una masa crítica para manifestar nuestro rechazo al proceso de Revocatoria y evidenciar nuestro apoyo a las reformas de largo plazo en la ciudad que vienen siendo implementadas por la actual gestión.”
Coincido con ese objetivo, valorando de Susana Villarán su honestidad y franqueza así como la dedicación y valentía que está demostrando para cambiar la cultura organizacional de la Municipalidad de Lima Metropolitana y afrontar problemas históricos, lo que supera con creces los errores cometidos y las serias limitaciones ideológicas y políticas de fuerzas que representa y aglutina. Destacan por supuesto, al parecer estimuladas o aceleradas por la propia revocatoria, la puesta en marcha del viejísimo nuevo mercado mayorista de Lima, cuyos estudios vi nacer en la década del 60, cuando yo estudiaba en La Molina, y el reordenamiento del transporte urbano, la mayor iniciativa desde el zanjón de Luis Bedoya, que ella trata de completar, de la pista de la Costa Verde de Chachi Dibós y de Limabus, que funciona y es el eje del nuevo ordenamiento.
Me alegra mucho que haya tantos profesionales y otros ciudadanos jóvenes, hombres y mujeres, dispuestos a enarbolar esta causa y a activar y densificar el tejido democrático de nuestra sociedad desde las bases. Señalé que hay que tomar esta campaña sucia como una oportunidad para una contracampaña limpia de profundización de la democracia en Lima, que, se gane - ojalá - o se pierda, será beneficiosa para nuestro futuro político como país.
Un amigo me hace ver que centrarse en el apoyo a Susana Villarán limita la fuerza de la campaña y sus posibilidades de éxito, que dependen de poder aglutinar también a la ciudadanía que no ha votado ni votaría por Susana, pero que valora un funcionamiento democrático limpio, rechaza los oscuros intereses y la manipulación tras el pedido de revocatoria, y considera conveniente que pueda continuar con su gestión y no paralizar todo lo que se está haciendo, con la esperanza además de que esta difícil experiencia le ayude a repensar aspectos críticos de su visión política.
Se trata de salvar a Lima del desbarajuste que significaría tener tres alcaldes en tres años y expresar un rechazo a esa maniobra que afecta el sistema democrático, más allá de diferencias ideológicas y partidarias.
Aunque personalmente considero la posibilidad de revocatoria una medida de excepción democrática, ante casos extremos de inoperancia y arbitrariedad, la experiencia de su aplicación en nuestro país muestra con demasiada frecuencia que el abuso de ese derecho afecta el funcionamiento de nuestro sistema democrático, que al parecer aún no tiene la madurez suficiente. El intento de destituir a una autoridad apenas instalada en su cargo es un factor de desestabilización del sistema. Igualmente un plebiscito puede ser un arma democrática en determinadas circunstancias y condiciones, pero también ser una herramienta de demagogia y disfraz de prácticas dictatoriales.
Al coincidir con esta posición respecto de las revocatorias al menos la principal fuerza opositora en la Municipalidad, el PPC, en particular su líder, Lourdes Flores, es posible una alianza de espectro político más amplio que facilite el éxito, salvar a Lima de una situación muy grave y, de paso, mantener a Susana en la alcaldía y con mejores opciones de poder dar continuidad a su gestión en el siguiente período.
Esto hace recomendable también centrar el ataque en la figura visible de la maniobra, Marco Tulio Gutiérrez, de modo de disminuir la resistencia de quienes por afectos y lealtades comprensibles se identifican con fuerzas y personas que están detrás sin dar la cara, y resumir todo, como el colectivo que estimula este artículo, en “acción por Lima” o similares.
Terminado de escribir esto he recibido el excelente artículo de Steven Levitsky, publicado el domingo 9 en La República, “Las reglas del juego democrático”, que incluyen las del buen perdedor, muy pertinentes.

www.facebook.com/AccionPorLima?fref=ts
www.larepublica.pe/columnistas/aproximaciones/las-reglas-del-juego-democratico-09-12-2012

No hay comentarios: