jueves, 7 de marzo de 2013

¿ES HORA DE TENER UN LIDERAZGO FIRME EN LA POLICIA NACIONAL?/ General PNP-r Enrique Yépez Dávalos



                                              
Esta es la pregunta que gran parte de los ciudadanos y policías nacionales se hacen y no encuentran una respuesta adecuada. Y no la encontrarán porque no depende de ellos mismos sino del Estado, es decir del poder ejecutivo, legislativo y judicial, para que le otorguen al director general  las herramientas necesarias para pasar de los meros anuncios a una estrategia efectiva que permita un cambio sustantivo, como es el anhelo de la comunidad y de la gran  mayoría de policías probos y competentes, que trabajan con sacrificio en defensa de la sociedad y que desean un  mejor destino para su institución.
Este cambio, si en realidad se desea llevar a cabo, debe pasar por varias acciones concurrentes para encontrar soluciones a los muchos problemas que confronta.
La transformación en la policía pasa por dos instancias: La primera, una política efectiva para luchar contra el crimen mayor y contra los conflictos sociales graves, que podría ser motivo de un segundo artículo. El tema que ahora nos preocupa es la delincuencia en las calles que causa un gran sentimiento de inseguridad.  No es posible demostrar con cifras este incremento por la presencia de la denominada “cifra negra” que impide tener datos confiables por la “cultura de la no denuncia” (muchas infracciones no son denunciadas por el monto pequeño, temor a represalias, falta de efectividad para recuperarla, etc.)
Este submundo del crimen menor es, a mi criterio, uno de los principales aspectos que el estado tiene que encontrar soluciones. Debemos partir recomendando que en forma simultánea a la próxima entrega de vehículos y medios policiales, se lleve a cabo, con decisión, una firme política contra la corrupción. Es decir, pasar al retiro a todos aquellos policías que teniendo antecedentes negativos se encuentren medrando en el seno institucional. En este marco, es necesario suprimir el denominado “servicio individualizado” que permite al policía trabajar en sus momentos de franco. En todo caso, el Estado debería pagar este servicio para incrementar sustancialmente el número de policías en las comisarías y en el patrullaje urbano.
Otro gran contingente de efectivos  podrían provenir de los  que recientemente han pasado al retiro por tiempo de servicios, en razón de que existen muchos de ellos con excelente currículo que gustosamente retornarían a su alma mater por un módico honorario, para trabajar en horarios de oficina como documentarios, instructores o integrantes de las oficinas de acercamiento a la comunidad.
Otro objetivo que debe ser cumplido si se quiere mejorar la seguridad ciudadana es fortalecer las comisarias como las únicas entidades policiales de contacto con los ciudadanos, otorgándoles a los comisarios el respaldo necesario para que sean ellos las únicas autoridades policiales a nivel local responsables de la seguridad ante los comités locales de seguridad ciudadana y ante sus respectivos comandos.
Para lograrlo es fundamental desarrollar una política nacional de acercamiento a los alcaldes que permita trabajar juntos en pro de objetivos comunes. En este entendido, el servicio de serenazgo debe continuar siendo un elemento de apoyo a la labor policial, evitando la creación de policías locales- como es el criterio de algunos alcaldes-. Si fuera esto así, habrían tantas policías como municipalidades existen, con todos los problemas de capacitación, confusión de roles y rozamientos con la Policía Nacional, situación que debemos evitar, consolidando la labor  de las comisarías en lugar de crear una segunda entidad con objetivos y funciones similares.
Todas estas recomendaciones tendrían valor relativo sino se lleva a cabo una política educativa estandarizada en todas las regiones policiales, incluyendo ejercicios de tiro tres veces al año, y manejo de automotores.
Finalmente, no puede existir una policía eficiente si no  cuenta con el apoyo efectivo de la población organizada. En este marco es necesario afianzar las juntas vecinales en las zonas urbanas y las rondas campesinas en las zonas rurales, otorgándoles tareas preventivas, educativas y de información.
Si queremos un cambio sustantivo en la Policía Nacional debemos empezar AHORA. Esto indudablemente se puede lograr con un comando firme que lidere esta transformación. Un comando que tenga pleno respaldo político y que avizore el futuro con fe y esperanza, pero al mismo tiempo con firmeza y decisión.






1 comentario:

Raùl De Lama dijo...

Totalmente de acuerdo con usted Don Enrique; siempre pensé que desde que nuestros policías se convirtieron en "guachimanes" sin ser peyorativos con ese gremio, disminuyeron en autoestima, dignidad y autoridad ante los ojos de la población que pasó a verlos como vigilantes y nó como autoridadaes. Por otro lado aunándome a sus propuestas estimo que es imperativo especializar en gestión a nuestros oficiales para que aborden las problemáticas desde una perspectiva técnica, más allá de sus buenas como aisladas intenciones. La gestión implica no solo administrar recursos sino tener en cuenta los diversos factores que intervienen en los fenómenos, planificar, asignarles indicadores, medirlos y a partir de ello ajustar (simple círculo de shewhart). El problema es de gestión pues leyes y reglamentos hay y de sobra.