lunes, 11 de marzo de 2013

SUSANA Y SU GESTIÓN/ Alfredo Stecher

Luis Tudela, abogado del Sí a la revocatoria, ha señalado que “de acuerdo con la ley, si a mí me cayó mal, simplemente pido su revocación, no necesito decir por qué la voy a revocar”.
Si esto no es absurdo y antidemocrático …
Es evidente que a gente así no le importa en absoluto que su éxito significaría un fracaso para Lima, con parálisis de las inversiones, y que la mera realización de la convocatoria es un enorme despilfarro de nuestros escasos recursos.
Nuestra alcaldesa, Susana Villarán, ha dado hace poco una entrevista a la destacada revista IDL, que expresa lo correcto de su conducta y, a mi juicio, evidencia que ella está cambiando para bien en algunos aspectos que yo cuestionaba en mi fuero interno, sin dejar de sentir un profundo respeto por su integridad, su autenticidad, su ética de trabajo y dedicación al gobierno municipal y su contagioso optimismo, a pesar de los evidentes errores y algunas actitudes y opiniones irritantes. Me parece que lo de la revocatoria la ha sacudido y el apoyo de Lourdes Flores con el PPC, de Somos Perú y de AP, así como de muchas personalidades, le ha mostrado que es posible - y necesaria - una política de frente amplio de centro, que celebro y propugno.
Lo más peligroso para un país, en particular también para el nuestro, son los extremismos. Por eso es importante afianzar la democracia y, para ello, que logremos orientar hacia una posición de centro progresista y responsable a las personas y fuerzas políticas dispuestas a eso. Eso, por el lado de la izquierda, incluso ayuda a encauzar hacia carriles de nuestro sistema político a personas con razón desencantadas de la dura realidad que les toca vivir y evitar que apoyen a fuerzas políticas radicales más peligrosas, y, por el lado de la derecha, contribuye a que dejen de confiar ciegamente en el mercado y dejen de ver prioritariamente en la represión la respuesta a las demandas sociales.
En las elecciones yo estuve en contra de nuestro ahora presidente Humala, y lo manifesté en este blog, justamente por posiciones que considero retrógradas, a pesar de su envoltura progresista, y desconfié del positivo cambio expresado en la hoja de ruta. Pero luego he reconocido que se ha rectificado. Ojalá le dure. En el caso de Susana se puede confiar en que cree lo que dice, así como en su honestidad e inteligencia, y eso es un gran plus.
Una evidencia práctica del cambio de Susana, de trascendencia histórica para nuestra ciudad, que creo estimulada por el sacudón revocatorio, son la puesta en funcionamiento del mercado mayorista, clave para hacer más eficiente nuestro sistema de comercialización de productos perecibles y abaratarlos, postergada medio siglo por gobiernos municipales coludidos o pusilánimes, su mejora del transporte público y ordenamiento del servicio de taxis y su decisión de recurrir a la inversión privada en grandes obras de conexión vial, por US $ 2400 millones, con la seguridad además de que no serán motivo de grandes coimas, que ella tratará de evitar. Susana está combatiendo la corrupción en la Municipalidad enfrentándose y castigando incluso a partidarios suyos, algo inusual en la política criolla - y muy saludable como ejemplo.
Como señala el columnista Augusto Álvarez Rodrich, basado en resultados de un estudio publicados en la revista Poder, los primeros dos años de la gestión municipal de Susana, inicialmente siempre algo lentos, comparan muy favorablemente con los dos primeros años de sus antecesores.
Sería bueno para Lima que la revocatoria fracasara, pero, gane o pierda, serán positivos para nuestro país la rectificación ideológica y el realineamiento político que se están gestando.
Un buen referente es lo positivo que han sido, por ejemplo, para el Brasil (y toda América Latina) la conducción de Lula y de Rousseff (ex guerrillera) y para Chile la izquierda radical compartiendo el poder en la Concertación. Son también fuerzas de izquierda las que han contribuido a reorientar a Humala.
Susana evoca su participación en el grupo de los cívicos, señalando que, como mujer de izquierda liberada, con espíritu de concertación y diálogo, comparte con una derecha liberal una visión de democracia, y que lo que le da estabilidad a un país es tener izquierdas democráticas y derechas democráticas – y que se entiendan y cooperen, o al menos respeten, agrego yo.
Destaco de la entrevista el que los acuerdos hayan sido unánimes o hayan sido adoptados por mayoría en el Concejo Metropolitano, por ejemplo, en la reforma del transporte, que cambia el sistema de comisionista-afiliador por uno empresarial. Esto evidencia su voluntad de buscar una convergencia entre capacidades e iniciativas municipales y empresariales, lo que se ha expresado también en su viaje a Nueva York, con Pablo Secada, regidor del PPC, con el fin de explorar el mercado de bonos para poder emitir bonos sobre la base de la solidez financiera que tiene Lima y superar así la estrechez de su presupuesto, enteramente autofinanciado. Nos recuerda que, a igual número de habitantes, Lima tiene un presupuesto catorce veces menor que Bogotá. ¡Increíble!
Susana acepta haber cometido errores, algunos, creo, importantes, tanto por un sesgo ideológico como también por algo de ingenuidad, que ella reconoce, y por una espontaneidad no siempre atinada, pero los está superando, da la cara y ha mostrado ser innovadora e intrépida en la búsqueda de caminos de progreso con mayor equidad para nuestra ciudad.
En su reciente pronunciamiento público Susana expresa un solemne compromiso con un nuevo rumbo, de una gestión municipal de ancha base, sellado como juramento de una mujer de palabra. Le creo y nos deseo éxito.
Ojalá gane la campaña del No, enriquecida ahora con un mensaje más alegre y divertido, como el de la histórica campaña del No a la dictadura en Chile, cuyo triunfo abrió allá el fértil camino de la democracia, con 20 años de gobierno de la Concertación de centro - izquierda, seguidos por ya dos años de la Alianza de centro – derecha, también socialmente responsable.
Estemos o no de acuerdo con Susana,
por Lima y por la democracia,
¡contribuyamos a que gane el No!

2 comentarios:

Edwromero dijo...

Definitivamente que es absurdo lo que dice LUIS TUDELA. Eso demuestra de cuerpo entero como son las personas que quieren la revocatoria. REVOCATORIA: Exposición de Motivos http://edwinenelblog.blogspot.com/2013/03/revocatoria-exposicion-de-ideas.html?spref=tw

Orlando dijo...

En la democracia, el ciudadano que es elegido como autoridad nacional, regional o municipal, llega a cumplir su función, sea ésta como grupo de mayoría ó de minoría. Lo respalda los votos que obtuvo por sus propuestas. Es de mentes arcaicas, pretender pensar que por obtener una mayoría, son dueños de la verdad absoluta. Los políticos tienen que entender que todos los elegidos deben conformar gobiernos de base amplia, para desarrollar los programas que impulsaron sus candidaturas. La mezquindad tiene un precio y éste es el motivo por el cual, el perdedor siempre es el pueblo. Ojalá que de concretarse la propuesta de la alcaldesa, sirva para que los demás entes de gobierno, opten por el camino de pluralidad y abandonen las doctrinas trasnochadas ajenas a nuestra realidad. Si ganan los revocadores, van a pasar su factura para que se les reembolse el dinero que han gastado y estoy plenamente seguro que no van a ser los Ciento Diez Mil Nuevos Soles que aduce el revocador. Voté por Lourdes, pero si ella ha tenido el desprendimiento político para apoyar a Susana, votaré por el NÓ.