lunes, 23 de mayo de 2011

SOBRE DUDAS Y CERTEZAS: TERCIANDO EN EL DEBATE / Carlos Basombrío Iglesias

A raíz de la llegada a la segunda vuelta de Keiko Fujimori y Ollanta Humala un importante sector de la población quedó en una situación muy desagradable, ya que considerabamos que este era el peor escenario que se podría configurar.
Empezó así una gran discusión sobre cómo enfrentar esta disyuntiva. Surge así la tesis sobre las dudas y las certezas, como argumento para definir el voto. El razonamiento inicial iba por el lado de fundamentar el por qué apoyar a Ollanta Humala, sosteniendo que en su caso había dudas de lo malo que podría hacer y que en el caso de su contrincante lo que había era certezas. Surgió luego la versión inversa, afirmando exactamente lo contrario.
Tengo amigos cercanos a quienes respeto y admiro afirmando con energía ambos puntos de vista. Sus artículos y entrevistas están ampliamente difundidos en el medio, por lo que me eximo de repetir sus argumentos. Creo que en ambos casos llegan a su razonamiento por motivos válidos y honestos. Me parece absolutamente injusto descalificar a unos u a otros por haber llegado a esta conclusión, en una situación que jamás desearon se produzca. Me parece que es inaceptable decir que unos llegan a una conclusión y son los consecuentes y otros llegan a la otra y se han pervertido.
Sin pretender convencer a nadie y no teniendo la influencia pública de ellos, quiero dar una opinión ligeramente diferente a la de ambos.
Para mí hay enormes certezas negativas sobre los dos; su historia personal y lo que han hecho son alarmantes para cualquier demócrata. A la vez sobre ambos hay dudas razonables, de si en el futuro quisiesen o pudiesen actuar de un modo diferente al que lo hicieron en el pasado.
Fundamento mi posición.
En el caso de Keiko Fujimori, ella es la heredera de lo que su padre hizo en los años noventa. Ella no está allí por méritos propios. La votación que la llevó a la segunda vuelta es la que reivindica el lado autoritario del gobierno de su padre.
Ella fue Primera Dama en ese gobierno. Si bien tuvo públicas diferencias con Montesinos al final y  sostiene que se opuso a la tercera reelección, hay evidencias de ella participando alegremente en esa campaña. Es decir, sus diferencias y distancias con lo ocurrido en los noventa son, por lo menos, parciales y tardías.
Las barbaridades que por esos años ocurrieron fueron de su conocimiento y fueron cometidas nada menos que por su propio padre. No puedo olvidar La Cantuta y Barrios Altos. No les perdono la ley de amnistía de 1995. No puedo alejar de mi memoria a Montesinos comprando al cash medios de comunicación, como si fuesen gaseosas en una bodega. No puedo dejar de recordar que Alberto Fujimori se fugó del país, luego de varios días de frenética búsqueda por los diferentes locales, en los que podrían estar las cosas de Montesinos; y que se llevó consigo decenas de maletas cuyo contenido, de seguro, lo incriminaban
Si su historia pasada no fuese suficiente, a lo largo de la década de los noventa, el fujimorismo ha cambiado muy poco en su conducta política y siempre ha estado asociado a las causas menos democráticas que se hayan promovido en estos años. Cada vez que una iniciativa cuestionable en términos democráticos y derechos humanos fue propuesta o promovida por Alan García no dudaron en apoyarla.
Pero incluso, si lo anterior no fuese suficiente, en sus listas al Congreso están muchísimos de los protagonistas políticos de la dictadura de los noventa.
Si nos hemos de guiar por su historia y conducta reciente, tengo la convicción de que no se puede votar por ella.
En el caso de Ollanta Humala mis convicciones en su contra empiezan por una historia familiar muy particular que no puede ser dejada de lado; no por nada es en la casa y con la familia donde se forman los valores fundamentales de una persona.
Su padre inventó el etnocacerismo una ideología oscura y racista, mezcla de fascismo andino con estalinismo de los años cincuenta. Consideró que la ejecución práctica de sus ideas era la tarea de sus hijos. Y, desde los nombres que les puso, les inculcó esa “ideología”. Veía a las Fuerzas Armadas como lugar donde esta filosofía podía imponerse en el país. Para ello quiso que su hijo Ulises fuese militar y, al no conseguirlo, Ollanta se ofreció para reemplazarlo. Esa combinación de cuna familiar “muy especial” y una formación militar, no son precisamente las garantías democráticas que necesitamos.
Pero además está su práctica. Siguiendo un orden cronológico está primero Madre Mía, en donde como “capitán Carlos” cometió gravísimas violaciones a los derechos humanos, que la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) documentó y llevó a proceso. Yo he visto el video en el que el abogado de la Coordinadora da cuenta del modo cómo los testigos fueron llevados a retractarse y, todo parece indicar, que con métodos nada santos. Hay ahora incluso una investigación fiscal abierta por la compra de testigos. Que haya logrado impunidad por esos crímenes, como tantos otros lo han conseguido, no es para mí prueba de su inocencia. Me quedo con la versión de la CNDDDHH.
Viene luego Locumba, un sospechoso levantamiento armado contra un gobierno moribundo (¿por qué no lo hizo antes? Desde 1992 hubo militares y policías que se atrevieron, aún a costa de pagar precios muy altos). No dejan de ser un dato alarmante las llamadas de Montesinos, que en ese momento huía del país, al cuartel en donde se producía levantamiento. Las sombras de que allí hubo complicidad con el prófugo no se disipan de mi mente.
El siguiente capítulo es el del Andahuaylazo, una asonada militar que ejecutó su hermano Antauro diciendo explícitamente que lo hacía por su hermano Ollanta en la que fueron asesinados a sangre fría cuatro policías del Escuadrón Verde (una unidad que algo contribuí a gestar, como parte de una estrategia por la seguridad ciudadana y cuyos integrantes nunca debieron ir para allá, por no estar preparados para enfrentar ese tipo de criminales). No puedo olvidar la muerte de esos policías, cazados como patos por los francotiradores de los levantados.
Antauro tenía años predicando en pueblos y plazas en favor de su hermano, difundiendo un periódico con el inequívoco nombre de la causa: Ollanta. (Así como no se puede entender que Keiko Fujimori exista políticamente sin Alberto Fujimori, tampoco se puede entender que Ollanta Humala haya llegado a la mente de la gente, en esos años, sin Antauro Humala).
El compromiso de Antauro con Ollanta lo ratificó en Andahuaylas. Hay videos donde dice que el levantamiento lo hacía por él. De su lado Ollanta Humala lanzó desde Seúl una proclama pública que leyó en RPP apoyándolo y pidiendo a la población sumarse a la asonada violenta contra Toledo. Luego, en una entrevista en la misma radio, abundó en sus razones.
También pesa en mi ánimo  su estrecha relación con el comandante Hugo Chávez de Venezuela. El 2006 fue absolutamente explícita y estoy totalmente convencido de que el autócrata venezolano se involucró directamente en su campaña. Hay demasiados paralelos entre ambos personajes como para cerrar los ojos sobre el riesgo.
Por último, si el fujimorismo tiene una responsabilidad importante del desastre que fue el último Congreso al haberse alineado con el APRA, cada vez que fue necesario garantizar la impunidad de la corrupción y muchas otras decisiones cuestionables; Ollanta Humala es el responsable de haber llevado al Congreso, con pocas y honrosas excepciones, a un conjunto de impresentables que muchas veces, además, lo traicionaron y que ha dejado a esta institución con la deplorable imagen que hoy ostenta.
Si nos hemos de guiar por su historia y conducta reciente, tengo la convicción de que no se puede votar por él.
Pero luego vienen las dudas.
Ambos personajes juran y rejuran que han cambiado. Que aún si no les creemos su versión sobre el pasado, exigen que les demos el beneficio de la duda sobre el futuro; que pueden y tienen el derecho de comportarse de manera diferente a partir de esta elección. Ollanta Humala es enfático al sostener que su visión estatista, populista y antimercado de su propuesta ya no existe más. Ha firmado un documento en el cual sostiene puntos de vista muy diferentes. Se ha comprometido expresamente a respetar la democracia, los derechos humanos y no buscar la reelección. Hay además razones prácticas para la conversión: a la Venezuela de Chávez le va pésimo, en cambio al Brasil de Lula le va muy bien.
¿Hemos de creerle que ha cambiado? Tengo dudas.
Keiko Fujimori insiste en que gobernará en democracia y con respeto a los derechos humanos, que no indultará a su padre condenado por crímenes de lesa humanidad. Que trabajará en coordinación y apoyando al Poder Judicial y el Ministerio Público, dirigidos ambos hoy, ironías de la vida, por el juez y el fiscal del caso de su padre. Asegura que hará una lucha frontal contra la corrupción. Hay además razones prácticas para la conversión:: reivindicar su apellido ante el país le puede dar mucho más réditos que intentar repetir el pasado en un contexto en que es imposible hacerlo exitosamente.
¿Hemos de creerle? Tengo dudas.
Sigo pues en una situación mucho más difícil que la de aquellos que ya optaron. Sigo en la idea de votar viciado o como dice Pedro Salinas votar por ambos (que no es lo mismo pero es igual).
Si siguen pesando como hasta hoy en mi ánimo las convicciones sobre lo terrible que ya hicieron, no podré votar por ninguno de los dos.
Si al final ya frente a la inevitable cédula de votación (que a ratos siento como un pelotón de fusilamiento para mis convicciones democráticas), mis dudas se disipan un poco, votaré por mi mal mayor. Si lo hago, lo mantendré en reserva. No es algo de lo que me enorgullecería.
Me tranquiliza saber que el 5 junio no acaba el mundo (aunque a ratos nos lo parezca). Gane quien gane, estaré vigilante y muy probablemente en la activa oposición.
Nos tocó perder una vez más. Como que ya nos vamos acostumbrando.

10 comentarios:

Edson Baldeón Gutierrez dijo...

.Carlos Bsombrio tiene razones para no creer en los candidatos por sus pasado y para dudar de lo que podrían hacer en el futuro, pero hay una cosa que ha equiparado y que me parece injusto: la gente que rodea a Keiko no es equiparable a la que rodea a Humala. Por ejmplo en el Congreso: la gente de Keiko "siempre ha estado asociado a las causas menos democráticas que se hayan promovido en estos años. Cada vez que una iniciativa cuestionable en términos democráticos y derechos humanos fue propuesta o promovida por Alan García no dudaron en apoyarla". Pero la gente de Humala ha tenido sus personajes impresentables que no fueron tolerados por su partido y fueron expulsados, obligados a rectificarse, etc. Dado que no fue una actitud política grupal sino una mala acción individualm además entraron al Congreso porque el PNP no pudo inscribirse y entraron por la UPP y muchos de ellos se fueron con UPP, y no con el PNP de Ollanta. De modo que la gente de Keiko me parece mucho peor que la de Ollanta, además son "su" gente y las cochinadas que apoyan en el Congreso lo hacen en bloque y es parte de su actitud política. De modo que me tinka que Basombrio, como los intelectuales que se respeten va terminar votando por Ollanta. Pues con muertos y heridos (supuestos o reales) tiene en la gente que rodea a ambos candidatos un punto de inflexión, y que no es poca cosa. Saludos..

Kenji dijo...

No al salto al desague, no a los que "Roban Más" y "Matan Menos".

Fujimori nunca más, Ollanta presidente

MilagrosVRR dijo...

Creo que la situación es muy dificil pero Fujimori viene a VENGARSE POR LA CARCEL DORADA Y RODEADO POR LOS MISMOS DELINCUENTES...
Ollanta merece el beneficio de la duda, va rodeado de gente de primerísima calidad y si tiene la mala idea de hacer algo "inconveniente" las fieras se lo comen!!!!necesariamente tiene que ser muy prudente ... si no LO MATAN!!

humberto dijo...

Ante las dudas por ambas opciones,
el mal menor podría ser aquella que
signifique entregar menos poder y así
la sociedad pueda contener un eventual intento autocrático.
Y la gente que puede rodear al líder
ahora,puede asi también ser descartada ya en el gobierno.

Orlando dijo...

A criterio del laureado escritor, no consideraba posible que en la segunda vuelta se tuviera que escoger entre el cáncer y el sida.
En las elecciones del 2006, se consideró la lección de mal menor. Hoy se tiene que votar sesudamente, por el candidato que sea menos peligroso para el futuro económico y democrático del Perú.
Nuestro pais gusta de caminar en la cuerda como equilibrista, pero el pais no es un circo, a pesar que las campañas electorales que lamentablemente no dirimen programas si no mas bien quien contrata a los grupos musicales. Si la acuciosidad del periodismo profesional hubiera sido el ideal, en la primera vuelta debió dirigir sus antenas hacia el debate programático, que hubiera permitido escoger por un candidato que no ofreciera temores, en vez de concentrarse en que candidato se rodeaba de deportitas, cantantes, etc. El periodismo, como un cuarto poder, tambien tiene sus responsabilidades, por su pobre actuación como comunicador social. Alan García tuvo el gobierno mas desastroso economicamente de la historia republicana, cometió atentados contra los derechos humanos, destacó en los negociados como la compra de dólares del narcotráfico en Uchiza (a precio "huevo"), con el dinero del BCR y luego vendidos en el Jr. Ocoña, etc. etc. etc. Sin embargo, fué elegido en el 2006 y con la base dejada por el gobierno de Toledo, pudo hacer un excelente gobierno, pero solo vió lo quiso ver y creó el resentimiento de la verdadera clase necesitada. Aquella que hoy piensa que con Humala cambiara su status y en 5 años serán los beneficiarios de ese gobierno. Por otro lado,Keiko Fujimori,representa un reprisse de Alan y tiene que cargar con el activo y pasivo de su "api". A propósito recibí un e-mail que va dirigido al laureado escribidor: Si los hijos tienen los genes de sus padres y por ende actuaran como sus progenitores, su hijo Alvarito se casará con su tia, le sacará la vuelta con la sobrina y será premiado con un Nobel?. Cosas de la vida. Lo puedes votar nulo o en blanco, porque favoreces a uno de ellos. Si votas por uno de ellos, traicionas tu convicción. Esto no es ficción, es una realidad. No se va a acabar el mundo, pero si todas las ilusiones de que algún dia el Perú sea un pais decente.

Tatiana dijo...

Concuerdo con usted Sr.Basombrío,nadie quiso ésta situación.Pero si hay que elegir: A OJO CERRADO ELIJO POR OLLANTA....Se le hostiga tanto en la prensa que se ha parcializado escandalosamente y que amenaza con vestir el kimono como uniforme oficial,que el ciudadano de a pié se pregunta:Porqué??Qué tanto interés en Alan de apoyar a Keiko Fujimori??.
Éste segundo gobierno de Alan nos ha demostrado con creces que a peasr de tener las arcas llenas,su vocación de liderar un país al desarrollo y de reducir la pobreza ES NULA....Qué lamentables son también LOS NUMEROSOS CASOS DE CORRUPCIÓN!!.
OLLANTA cuenta con un muy decente equipo técnico y con numerosos intelectuales que lo apoyarán;Alvaro Vargas Llosa,nos emocionó mucho con sus argumentos y terminó por convencerme,no deja de asquearme el comentario anterior,donde tratan de "blanquear"a La Sra.Fujimori,aduciendo que ella no es como su padre....Yeah,right.Ella supo lo de las torturas A SU MADRE y no dijo nada;vivió en La Base militar donde se torturó y mató gente!!;y no dijo nada;estudió (ella y sus hermanos)con plata de todos los peruanos y no dijo nada;(LEER DECLARACIONES DEL MINISTRO BOLOÑA POR FAVOR) Cuando Ya se sabía lo de Montesinos,ella no dijo nada y bailó con su padre para la re-re-elección....Y por último,si se trata de hacer un deslinde: NO LLEVA EN SU EQUIPO a toda la gente de su padre??? No ha asegurado que lo liberará???.
ERGO: EL PROBLEMA DE LA SRA.FUJIMORI NO ES GENÉTICO,ES MORAL!!! Me parece bajo que saquen la vida personal de nuestro Nóbel al fresco,con ése argumento: KEIKO VA A ELECTROCUTAR A MARK TODAS LAS NOCHES NO?? Y VA A EDUCAR A SUS HIJOS CON NUESTRA PLATA AH????

Paz Breli dijo...

Yo decidí mi voto por lo siguiente:VALORES y Respeto por ende la elección de los demás, tal vez estemos separados al momento de votar pero debemos estar unidos al día siguiente de los resultados a fin de defender nuestros valores. http://pazbreli.blogspot.com/2011/05/y-tu-por-quien-vas-votar-para-que.html

DANNY dijo...

Buen artículo.

Lamentablemente tenemos que votar por el uno o el otro. Votar en nulo o viciado es lo mismo que no ir a votar. Tenemos que tener huevos y apoyar a Ollanta o Keiko.

Yo voy a votar por Keiko.

Si bien Keiko esta rodeada de gente que rodeo tambien a su padre, que esperamos que esa gente milagrosamente pasen de ser politicos a que? Panaderos? Heladeros? Abogados? Taxistas? Pues no, obvio que muchos congresistas, diputados, politicos de los 80's, 90's, siguen siendo politicos hoy.

Asi como Keiko esta rodeada de gente cuestionable pues Ollanta tambien esta rodeado de gente MUY cuestionable. Veamos a su portavoz de campaña Carlos Tapia. Amigo intimo de Abimael Guzman que sale en muchas fotos junto a Abimael y a lideres de Sendero Luminoso. Juntemos esto con las declaraciones de Ollanta de apoyo a Abimael y tenemos un partido de Gana Peru que es bordeando terrorista y comunista.

Es facil ponerle nuestro punto de vista a cada campaña.

Pero aca rige el futuro del Peru. El Peru se puede levantar en contra del gobierno, pero jamas podra hacer nada en contra de un gobierno militar como el que se viene con Ollanta Humala. Un voto por Ollanta es un voto por un futuro con menos inversión, con menos TLC's (como el mismo Ollanta pronostica), con menos exportaciones, con menos trabajos (pues las mineras bajaran capacidad), con menos crecimiento economico.

Corrupcion como la de Fujimori hay en TODO sitio. El que piensa que Estados Unidos e Inglaterra no son corruptos, pues no sabe mucho de como funciona el mundo global en base a una economia del petroleo.

Pensar que Ollanta Humala va a cambiar eso y magicamente alzara al Peru es ridiculo.

Yo tambien hubiera preferido un candidato mas centrista entre Ollanta y Keiko que nos brinde paz y vision a futuro, pero no lo tenemos.

Keiko LAMENTABLEMENTE es la mejor opcion para que el Peru siga adelante y darle mas oportunidad a mas peruanos que salgan de la pobreza.

Alex dijo...

Muy buen resumen de la "hoja de vida" de cada uno; pienso que Humala sera mas facil de fiscalizar que a Keiko, ya que ella no va a gobernar, sino su papito y los impresentables que la rodean, especialmente Rafael Rey que haria lo imposible para ser el primer Opus en ser presidente de un pais.

dquerol dijo...

Me extraña ver que ninguno de los análisis de las ultimas semanas haya rebasado los ataques ad hominem.
Lo que no me extraña es que en el Peru los intelectuales olviden la urgente necesidad de cambio, el cual, de no darse, volvera a generar una olla de presión.