martes, 3 de mayo de 2011

¿UN NUEVO MANIFIESTO COMUNISTA? / Fernando Villarán


Publicado en Mayo del 2011, en una revista norteamericana de circulación mundial:

“La parte superior del 1 por ciento de los estadounidenses recibe casi una cuarta parte de la renta de la nación cada año. Si hablamos de riqueza en vez de renta, el 1 por ciento de la población detenta el 40 por ciento de la riqueza.

"Mientras que el 1 por ciento ha visto cómo sus ingresos aumentan en un 18 por ciento en la última década, los trabajadores y la clase media han visto disminuir sus ingresos.

"En cuanto a la igualdad de ingresos, América va a la zaga de cualquier país en la vieja, anquilosada Europa, de la que el presidente George W. Bush solía burlarse. Nuestros colegas más cercanos son Rusia con sus oligarcas, e Irán.

"Los economistas hace mucho tiempo que justifican las enormes desigualdades que parecían tan preocupantes a mediados de siglo XIX, unas desigualdades que no fueron sino una pálida sombra de lo que estamos viendo en América hoy. La justificación que se les ocurrió fue llamada 'teoría de la productividad marginal'. En pocas palabras, esta teoría justifica el aumento de los ingresos asociándolos a una mayor productividad y a una mayor contribución a la sociedad. Es una teoría que siempre ha sido apreciada por los ricos. La evidencia de su validez, sin embargo, sigue siendo muy débil.

"La creciente desigualdad tiene otra cara: cada vez que disminuye la igualdad de oportunidades significa que no estamos usando algunos de nuestros más valiosos activos, nuestra gente, de la manera más productiva posible.

"Muchas de las distorsiones que conducen a la desigualdad, tales como las relacionadas con el poder de los monopolios y oligopolios, y el tratamiento fiscal preferencial para los intereses especiales, socavan la eficiencia de la economía.

"En el pasado, los Estados Unidos y el mundo se han beneficiado enormemente de la investigación patrocinada por el gobierno que condujo a la Internet, a los avances en salud pública, y así sucesivamente. Pero, como parte del abandono a las mayorías, Estados Unidos ha sufrido durante mucho tiempo una falta de inversión en infraestructura (ver el estado de nuestras carreteras y puentes, nuestros ferrocarriles y aeropuertos), en investigación básica, y en la educación en todos los niveles.

"Una gran parte del motivo por el que tenemos tanta desigualdad es que el 1 por ciento de la población lo quiere de esa manera. El ejemplo más obvio se refiere a la política fiscal. La reducción de los impuestos sobre las ganancias del capital, que es cómo los ricos reciben una gran parte de sus ingresos, ha permitido que los estadounidenses más pudientes no contribuyan casi nada. Gran parte de la desigualdad de hoy se debe a la manipulación del sistema financiero que ha cambiado las leyes y regulaciones, cambio que ha comprado y pagado la propia industria financiera, y que ha resultado ser una de sus mejores inversiones.

"En las últimas semanas hemos visto a millones de personas en las calles protestando por las condiciones políticas, económicas y sociales y las condiciones de opresión de las sociedades que habitan. Han sido derribados los gobiernos de Egipto y Túnez. Han estallado protestas en Libia, Yemen y Bahrein. Las familias gobernantes en otras partes de la región se preguntan con nerviosismo desde sus áticos con aire acondicionado si van a ser las próximas en caer. Tienen razón para preocuparse. Estas son las sociedades en las que una fracción minúscula de la población -menos del 1 por ciento- controla la parte del león de la riqueza; donde la riqueza es un determinante fundamental del poder; donde la corrupción arraigada es una forma de vida, y donde los más ricos se oponen de forma activa a políticas que podrían mejorar las condiciones de vida de las personas.

"El 1 por ciento de la población tiene las mejores casas, la mejor educación, los mejores médicos, y los mejores estilos de vida. Pero hay una cosa que el dinero parece no haber podido comprar: el entendimiento de que su destino está ligado a cómo vive el 99 por ciento restante de la población. A lo largo de la historia, esto es algo que el 1 por ciento aprende con el tiempo. Demasiado tarde”.

Esto, por supuesto no lo han escrito los descendientes de Carlos Marx y Federico Engels, tratando de reeditar el tremendo éxito literario que fue el Manifiesto Comunista cuando se publico por primera vez en el año 1848. Ese documento que empezaba “Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo. Todas las potencias de la vieja Europa se han unido en una Santa Alianza para acorralar a ese fantasma”.

No, estas líneas no fueron escritas por un comunista, ni por un socialista, ni por el partido Comunista Chino, tampoco fueron escritas en Irán, Iraq, en la Venezuela de Chávez, o en la Cuba de Raúl Castro.
Fueron escritas por Joseph Stiglitz, premio Nóbel de economía en el año 2001. Como sabemos, él estudió economía en la Universidad de Chicago, sacó su PHD en el Massachussets Institute of Technology (MIT), ha enseñado en las Universidades de Yale, Stanford, Oxford, Princeton, y actualmente es profesor de economía en la Universidad de Columbia. Ha sido presidente del Consejo Económico de Bill Clinton, y Vicepresidente y economista en jefe del Banco Mundial.

El artículo de donde he sacado estas citas es: “Del 1%, por el 1%, para el 1%”, parafraseando a la Constitución norteamericana: Del pueblo, por el pueblo, para el pueblo. Fue publicado en la revista Vanity Fair, en su edición de mayo 2011. La traducción es de Angels Martínez y Castells, con algunas correcciones mías. El hecho que no se haya publicado en uno de los principales diarios de Estados Unidos demuestra el grado de control corporativo al que ha llegado la prensa en ese país, y en muchos países del mundo; pero esto no importa, porque está circulando ampliamente en la Internet, que felizmente sigue siendo el reino de la libertad.

Exactamente a los 69 años de publicado el Manifiesto Comunista original se produjo la revolución rusa dirigida por Lenin. No es seguro si este documento de Stiglitz vaya a producir una revolución en Estados Unidos, ni mucho menos qué signo político va a tener, pero si los sucesos recientes en los países árabes y el norte de Africa son un indicador, es probable que este cambio se produzca en mucho menos tiempo, y no sólo en Estados Unidos.

8 comentarios:

Estrategias desarrollo humano. dijo...

En realidad, no necesitamos ir muy lejos para observar la inequidad extrema y al escandaloso nivel de acumulación del grupo en la cuspide de la pirámide. En Peru, mientras el decil inferior utiliza el 100% de sus ingresos en alimentos, en una canasta extremadamente básica, el 5% superior apenas necesita invertir el 4% de sus ingresos en su alimentación. Para mayores datos estadisticos analizar la brecha de ingresos entre deciles. El Peru durante la decada del 2000-2010 esta brecha se ha mantenido intocada, indicando un problema estructural sumado a la inacción del Estado en materia de políticas redistributivas.
El crecimiento entonces no solo es segregador en terminos de los sectores beneficiados por la apertura comercial sino que consolida las pautas del modelo de Sociedad Sigma sobre las que ha escrito Adolfo Figueroa: el crecimiento empujado sólo por la apertura comercial se afianza sobre la base de un mumerus clausus.
Se necesitan entonces políticas orientadas al mercado interno y la creación de valor agregado que estimule el desarrollo sistémico de capital humano y productividad simultaneamente.

carlintovar dijo...

Ingeniero: ¿esta situación, no es el resultado lógico de la libre acción del mercado? ¿Y cómo se resuelve esto?

fernando dijo...

Gracias por los comentarios; respondo a los dos.

(i) Estrategia: concuerdo contigo y Adolfo Figueroa, en que para salir de esta situación se requieren de varias politicas y cambios, como el valor agregado, empleo, mercado interno, ingresos, entre otras. Algunos los señala el propio Stiglitz

(ii) Carlín: durante la era keynesiana (1930-1980) Estados Unidos y Europa crecieron más, mejoró la distribución del ingreso y los trabajadores y clase media tuvieron mayor calidad de vida. Fue con el neoliberalismo que se produjo este retroceso en la desigualdad, volviendo a la situación previa a 1929, y a lo que había a mediados del siglo 19, antes del manifiesto comunista. Que se vienen cambios no hay duda, aunque es difícil predecir el sentido de los mismos.

Gonzalo Raffo de Lavalle dijo...

Primo, Concuerdo contigo y con Siglitz. Hechos son hechos. Parece que nada ha cambiado en el mundo de pan y circo para el pueblo, excepto las apariencias y los desarrollos cientificos y tecnologicos (gadgets) de los itiriteros. Ese sera el gran reto dde las nuevas generaciones, en el supuesto que la historia de la humanidad empieze a cambiar de verdad y no siga yendo de revolucion violenta en revolucion violenta, porque al final, todo tiene un limite, como lo estamos viendo en los paises del MENA y como bien dices, terminara un dia en los Estados Unidos.

Mag. Enrique Samanamud Valderrama dijo...

Estimado Fernando, con mucho respeto porque aprecio tu trabajo y tus reflexiones, permíteme señalar que aunque concuerdo con la mayoría de lo expuesto en tu artículo, no estoy de acuerdo cuando escribes de la debilidad de la validez del concepto de la Productividad Marginal (PMg). No se puede criticar lo que viene a ser un resultado económico casi axiomático, recordemos que la PMg decreciente es considerada una Ley de la economía. Es como si dijera que 2 + 2 no es 4. Si no me gusta que 2 + 2 = 4, diré que no me gusta el resultado, pero no criticaría la formulación. En todo caso, buscaría cambiar los números 2, no el resultado de 4, tal como lo propone la propia teoría económica dentro de su tópico de económia avanzada llamado “Economía del Bienestar”. Saludos
Enrique

Mag. Enrique Samanamud Valderrama dijo...

Estimado Fernando, con mucho respeto porque aprecio tu trabajo y tus reflexiones, permíteme señalar que aunque concuerdo con la mayoría de lo expuesto en tu artículo, no estoy de acuerdo cuando escribes de la debilidad de la validez del concepto de la Productividad Marginal (PMg). No se puede criticar lo que viene a ser un resultado económico casi axiomático, recordemos que la PMg decreciente es considerada una Ley de la teoría economíca. Es como si dijera que 2 + 2 no es 4. Si no me gusta que 2 + 2 = 4, diré que no me gusta el resultado, pero no criticaría la formulación. En todo caso, buscaría cambiar los números 2 para que el resultado sea otro, no el resultado de 4, tal como lo propone la propia teoría económica dentro de su tópico de económia avanzada llamado “Economía del Bienestar”. Saludos
Enrique

fernando dijo...

Disculpen la demora en responder a sus comentarios.

Gonzalo: todos queremos cambios graduales y pacificos, pero cuando los que tienen el poder no los permiten, los cambios pueden presentarse en forma violenta y desordenada.

Enrique: Stiglitz, y yo concuerdo, no cuestiona el concepto de la productividad marginal, sino la teoría de la distribución del ingreso que se sustenta en este concepto. Por ejemplo, los altos sueldos y premios de los CEOS de los bancos de inversión en Wall Street no tienen ninguna relación con su productividad, pues su aporte a la creación de riqueza fue negativo.

Saludos

Luis Zaldivar dijo...

Lamento informarle que según el estudio de la CEPAL del 2010. En el Perú, la desigualdad se ha reducido.

http://www.eclac.org/publicaciones/xml/6/42166/LCG2483b_1.pdf

www.ojoizquierdo.pe

Saludos