sábado, 6 de junio de 2009

HUEVOS DE ESTURIÓN / Horror en Bagua / Fernando Rospigliosi


En primer lugar, mis condolencias a la Policía Nacional del Perú y los familiares de los efectivos vilmente asesinados.

         La masacre ocurrida en Bagua y zonas aledañas, no tiene precedentes en la historia del Perú. No voy a ocuparme ahora de la huelga indígena, de los errores políticos del gobierno, de la insensatez de Alberto Pizango y los dirigentes de AIDESEP, sino del asesinato de 20 policías (es el número que consigna la página web de El Comercio al momento de redactar este artículo).

        Jamás en un problema de orden público habían muerto tantos policías. Según las informaciones disponibles, varios de ellos fueron secuestrados por los nativos y luego asesinados. Con las armas que les robaron, fusiles AKM según las versiones policiales, los nativos mataron a más policías.

        Muchos de los nativos de esa región han servido en el Ejército –sobre todo desde el conflicto con Ecuador en 1995-, saben manejar armas y conocen tácticas militares. ¿Se necesita tener un súper servicio de inteligencia, los recursos de la CIA o la KGB para darse cuenta de una cuestión tan elemental?

        ¿Qué órdenes tenían los policías cuando fueron a despejar la carretera armados con fusiles? ¿Por qué se rindieron y entregaron armas tan potentes? Si no iban a usar esas armas ¿para qué las llevaron?

        Para despejar una carretera se requieren gases lacrimógenos y, sobre todo, escopetas con cartuchos de perdigones de goma, no letales. Eventualmente, si están disponibles, vehículos de blindaje ligero y, en ciertos casos, helicópteros.

        Algunos policías deben portar armas de fuego, por supuesto, para el caso de ser agredidos con armas similares (como pasó en febrero en Pómac, otra muestra de improvisación e incompetencia).

        Pero esos policías tienen que ser comandados por oficiales competentes y decididos, y tienen que tener instrucciones precisas: jamás deben dejarse arrebatar las armas por manifestantes. Si una turba intenta secuestrarlos, deben hacer uso de las armas.

        En Bagua y la estación N° 6, los policías al parecer fueron enviados al matadero, sin órdenes precisas y sin mandos adecuados.

        La ministra Mercedes Cabanillas desde el comienzo de la huelga indígena, el 9 de abril, zafó el cuerpo. No dijo una palabra. No protegió a tiempo las estaciones de Petro Perú, objetivos ineludibles de los nativos en las huelgas de los últimos años. No despejó las carreteras cuando todavía no eran muchos los bloqueadores.

        Es decir, permitió que la situación se fuera deteriorando y los huelguistas ganaran confianza.

        No fue casualidad. Cabanillas tenía como objetivo aumentar su popularidad en Interior con algunas medidas efectistas, pasar al Premierato y candidatear el 2011. Para eso había que evitarse problemas.

        Por ejemplo, no pelearse con los nativos ni con  nadie. Eso puede restar puntos en las encuestas.

Hasta que, al final, presionada por Alan García, tuvo que intervenir, dando órdenes confusas y tratando de no “quemarse”. El resultado es el desastre sin precedentes que ha ocurrido.

Cabanillas, por supuesto, no asume su responsabilidad. Le echará la culpa a cualquiera, como hacía su antecesor Luis Alva Castro.

Los ayayeros, franeleros y mermeleros que tiene el gobierno en los medios de comunicación, ya han llamado a darle un respaldo incondicional a Cabanillas y otros responsables de la hecatombe. Sólo ellos lo van a hacer.

Eso sí, en el Congreso, Cabanillas no va a tener problemas. Ella ha sido presidenta del Parlamento, ha otorgado prebendas y beneficios, y sabe cómo comprar, amedrentar o extorsionar a sus colegas.

El presidente García la va a respaldar, de la boca para afuera. Pero en el Apra, sus adversarios, cuchilleros como ella, ya se frotan las manos y se preparan para aporrearla.

En la Policía, donde ha cundido la desmoralización y la desconfianza desde hace tiempo (“moqueguazo”, Pómac, etc.), este monumental descalabro va agudizar el escepticismo, el temor y el desgobierno.

 

13 comentarios:

Letras del Sur dijo...

Fernando, lo cierto es que no tenemos informaciones precisas de cómo sucedió la matanza de Bagua. Concuerdo con lo de la improvisación en el envío de efectivos y en la incapacidad de Cabanillas para resolver esta crisis. Pero eso de resolver los conflictos a corto plazo le reventó en la cara al gobierno.

Esto se suma a lo de Moquegua, allí el jefe de la policía fue el sacrificado, pero evitó una carnicería como la de Bagua.

Cabanillas debe renunciar, pero sabemos que no lo hará. Mi temor es cómo los medios de comunicación alineados con el gobierno van a aprovechar para exponer a todos los huelguistas vengan de donde vengan como conspiradores antisistema, delincuentes, o potenciales asesinos de policías, (sino es como terroristas).

Insisto en que no sabemos qué paso y que es difícil confiar en las versiones de la prensa alineada con GArcía.

Saludos

Gabriela Noel dijo...

Es cierto con respecto a la Cabanillas, ya lei por ahi que Keiko Fujimori pide la cabeza de Simon, pero libra de responsabilidades a Cabanillas (eso lo tiene que consultar con su bancada, dice...)

Lo cierto es que hay muchos responsables, un tema de tanto tiempo, la defensoría del pueblo alertó, los medios de comunicación alertaron, y sólo cuando vieron que las empresas empezaron a verse afectadas, ingresan a la fuerza, en un problema que tiene como génesis la poca comunicación entre el Estado y la sociedad (comunidades nativas, y otras), sin mesas de diálogo y a las patadas.

Resultados: compatriotas muertos en una lucha sin pies ni cabeza.

JAIME DEL CASTILLO JARAMILLO dijo...

Grave crisis política que si tuviésemos una buena oposición organizada y racional haría temblar al gobierno y sacaría a Yehude y a Meche de sus cargos inmediatamente. Pero podríamos ver como es que la oposición está 'bajo planilla'.

Edgardo Alarcon Leon dijo...

Insisto en que el Perú de hoy necesita de gobernantes que tengan un mínimo de cacumen político y percepción de dialogo para definir procesos en beneficio de las grandes mayorías y la preservación de nuestros preciados recursos. El futuro y la integridad democrática de nuestra nación no deben estar en juego ni menos manejado por ineptos que ven solucionar problemas sociales con violencia irracional. La democracia implica dialogo, aceptación e inclusividad de acuerdos en beneficio de la mayorías sin menguar la razón de las minorías. El Gobierno actual no tiene este precepto democrático. La cachiporra y la sinrazón del troglodita son su visión de cambio. La solución para los problemas sociales, culturales, económicos -que en la fuerza de la razón son históricos-, pasan por la participación inclusiva y proactiva de los ciudadanos. Sin ello, la democracia y el estado de derecho son inexistentes. También en este foro se ha comentado que la mejor manera para desarrollar a nuestros pueblos es fundamentalmente la educación, y en los estándares actuales, la preservación y extracción estratégica de nuestros recursos naturales. Para ello necesitamos que el gobierno actué en forma pulcra, transparente y entable dialogo con los beneficiados, es decir con nosotros (con el pueblo) y especialmente con las sociedades que viven y trabajan los campos en donde estos recursos se encuentran. Al igual el gobierno necesita cambiar de estrategia y en vez de invertir capital y esfuerzos en armamentos para justificar matanzas, necesita invertir en transferencia de tecnologías (es decir ciencia y tecnología). A la larga este esfuerzo hará más seguro y competitivo a nuestro país. La capacitación permanente de nuestra población hará que nuestra sociedad desarrolle y sea dialogante, tolerante y participe con peso en el ámbito internacional de negocio e industrialización. Sin educación, capacitación y participación inclusiva de nuestros pueblos, por miles de TLCs que firmemos bajo la cachiporra y la irracionalidad, el Perú no progresara y quedara reducido a ser un país proveedor de recursos naturales y mano de obra barata para trabajos de poco calibre, y las matanzas entre hermanos continuará por los siempre.

DEJA TUS DATOS O REQUERIMIENTO dijo...

Acertadísimo comentario Fernando desde el angulo que tocas esta tragedia, realmente indigna la manera y forma como Garcia y sus secuases gobiernan el país, el decreto 1090 nació muerto desde que con el estilo autoritario de este gobierno se promulgo dicha Ley sin consulta a los nativos que son los dueños de casa, y luego las mecidas que le hicieron a los nativos es algo que rebasa los límites de la criollada del Ejecutivo y la bancada aprista; es repugnante escuchar las declaraciones se Simon y Cabanillas- arrogantes igual que Garcia- de que toda la culpa es de Pizango y sus nativos y que ellos son unos angelitos, pero que creen estos sinverguenzas?, que los peruanos somos idiotas o debiles mentales para no darnos cuenta de que a los nativos los "mecieron" a su regalado gusto?; en fin el Perú necesita despertar y decirle "basta" a este gobierno emtreguista, vendepatria y genocida; como bien lo dice un amigo en un comentario precedente, si tuvieramos una oposición organizada a estas alturas ya el gabinete Simon debería estar en su casa y se tendría que estar planteando la responsabilidad política de Garcia vía la vacancia presidencial o el adelanto de elecciones, que estamos esperando?; no son suficientes la corrupción campeante en los Ministerios, los patrulleros, los petroaudios, el desalojo de Pomac, el Moqueguazo?; y allí paro de contar del rosario de joyas del Apra. Este segundo gobierno de Garcia al igual que el primero empieza a oler a putrefacto.

29x55 dijo...

Hola Fernando:

Ciertamente la ineptitud del gobierno es generalizada, como tambien la complicidad de los medios de comunicación. Ahora s 6 de la mañana en Bagdad, 10 de la noche en Lima del sábado 6 de Junio, y en ningún medio de comunicación nacional se indica el total de víctimas. Tan sólo la prensa internacional consigna totales.

Tengo la impresión que personas que se hacen cargo de ministerios para tenerlas como plataformas electorales, descuidan las funciones propias de la institución, y por ello tenemos un desenlace fatal como el habido en Bagua.

Un abrazo, Farid

Julio dijo...

sr. rospigliosi ¿por qué no se solidariza con los familiares de los civiles caídos en bagua? ¿cree como alan garcía que son ciudadanos de segunda?

si fueramos un país democrático ud. debería ser investigado y sancionado por las muertes durante su gestión. y no solo por las del "arequipazo", por las de mesa redonda y del atentado al cc el polo.

¿o es que su cercanía a la cia, como cuenta hildebrandt, lo vuelve inmune?

LuchinG dijo...

Me pregunto si sería posible enjuiciar a los mandos policiales por negligencia.

jca dijo...

El segundo muerto viviente de este regimen (Simon) -el primero fue Del Castillo- por qué se demora tanto en renunciar. Y la incompetente Cabanillas ¿qué espera para largarse? En cualquier país medianamente normal esto ya hubiera sucedido apenas se supo de la barbarie.

¿Estamos condenados a ser manejados por incompetentes convictos y confesos?

Mis felicitaciones Sr. Rospigliosi por las ganas que le puso al manejar el ministerio del interior. Manifiesto tambien mi irritacion por tener a un incapaz moral, fisico y profesional como presidente.

diego beto tocas dijo...

al gobierno como se le ocurre declararse inocente-pais cotra region-ya pues

diego beto tocas dijo...

Ademas quien indemnisara a los nativos

Masubi dijo...

Recuerdas pequeño fernando aquella epoca del arequipazo? recuerdas t infamia? tu ignorancia?. Sabes? me recuerda mucho a la que hoy día manifiesta Mercedes Cabanillas. Me recuerda a la que han tenido todos aquellos ayayeros de sus gobiernos de turno. Me recuerda a casi dos siglos de segregación y me da asco. Me da asco mercedes cabanillas y me das asco tú.

xp dijo...

No entiendo tu análisis, quieres saber porque murieron tantos policias?, si llevaron armas o no?, y si hubieran llevado cañones, los muertos serian menos, pero ya no habrían nativos? ...
lo cierto es que si se hubiera debatido los decretos cuestionados, y si hubieran tomado en cuenta a los nativos, no hubiera muerto nadie.
solo los que van a comprar la selva se hubieran molestado. "se puede gobernar sin los ricos... pero no contra ellos"