lunes, 15 de diciembre de 2008

PROPOSICIONES / ¿DE LAS RATAS A LOS HAMSTERS? / Carlos Basombrío Iglesias

Dos meses y medio después de conocerse los “petroaudios” las cosas han cambiado significativamente. No por el lado de la percepción de corrupción en el gobierno de García y su partido, que sigue siendo tan alta como entonces, sino por la incapacidad de la sociedad y del Estado para lograr una investigación seria que permita conocer la magnitud de lo que ocurrió y la creación de mejores condiciones para que hechos así no se repitan.

Veamos:

1.- Yehude Simon entró al cargo como un abanderado de la lucha anticorrupción. Por decir lo menos, las expectativas que generó han superado a las realidades. ¿Qué es lo más audaz que ha hecho? Proponer una terna independiente para la Contraloría. No es una mala idea, pero aún si lograse pasar el filtro de García y luego el del Congreso, no parece ser el inicio de una revolución moralizadora. En estos días debemos conocer el Plan Anticorrupción de Simon. Luego de dos meses en el cargo ya es difícil imaginar que éste pase de ser una suma de buenas intenciones de poco efecto práctico. En general, Simon parece moverse en otras aguas. Parece estar preocupado de cómo demostrarle al presidente que le puede ser útil en el cargo, pero a la vez sacarle el jugo a la alta exposición mediática que le da su paso por el gabinete para su candidatura presidencial. Difícil equilibrio.

2.- Los medios de comunicación se han vuelto mucho más prudentes. La embestida contra quienes difunden audios o videos ilegales ha sido de tal envergadura que ha logrado sus objetivos. Se hace mucho más difícil imaginar que alguien se atreviese a hacer lo que hicieron Cuarto Poder y Perú.21 hace sólo dos meses con los petroaudios. Lo grave no es que se condene -y ojalá se atrape- a quienes hacen interceptación ilegal, sino que se haya perdido de vista lo que estos develaron: un esquema de corrupción gubernamental que parecería tener importantes ramificaciones.

3.- La Comisión Abugattás está totalmente desprestigiada. Mantener a Carlos Raffo -ya de por si poco apto para hablar de paja en ojo ajeno- luego de su visita clandestina a León Alegría fue casi un harakiri. El audio de Abugattás, anunciando sus intenciones de chuponear periodistas críticos de Humala en la campaña electoral, la ha terminado de vaciar de legitimidad. Cuando emitan su informe -que según El Comercio incluirá el pedido de acusación constitucional contra Jorge Del Castillo, María Zavala y Hernán Garrido Lecca- será bombardeado por todos lados. Dados los antecedentes de sus miembros, el APRA podrá recurrir con eficacia a la vieja pregunta de quién moraliza a los moralizadores.

Envidiable la capacidad política del APRA de asimilar un problema político tan grave y voltear la tortilla. Los denunciantes cayeron en desgracia, perdieron influencia y al parecer algunos de ellos son ahora los investigados.

¿Terminarán las “ratas inmundas” de hace dos meses volviéndose “simpáticos hamsters” injustamente calumniados? No habría que descartarlo.

4 comentarios:

Martin dijo...

Si, la capacidad de los apristas para ir disolviendo este asunto es asombrosa, tal como usted señala, se ha ido eliminando uno a uno a quienes pretendieron investigar el "faenon".

Francis dijo...

No creo que a la gente le sorprenda que de ratas inmundas pasen a ser hámsters simpáticos semejantes personajes. Estamos acostumbrados a que los escándalos poco a poco se vayan tapando y que los políticos metan la pata. Acá cualquier cosa puede pasar.

Saludos

Comentarios dijo...

No es que la "gran" capacidad política por voltear la tortilla sea exclusivamente un "mérito" aprista (valgan todas, absolutamente todas las comillas), sin perjuicio de las notorias capacidades del partido de la estrella en el ajedrez político: Nuestro Zelig nacional es, nos guste o no, un Bobby Fischer de la política. Y eso de convertir a denunciantes en denunciados y a denunciados originarios en mansas palomas es una situación típica. Sobre todo cuando (de lo que escribe Carlos B. se puede intuir claramente) los "atisbos democráticos" (porque eso son) se van desvaneciendo conforme se acerca el período pre-electoral. A mí particularmente me gustaría que los "denunciantes" tengan la misma kimba aprista como para dar un certero contragolpe, pero a veces pienso, determinista y fatalista yo, que todo viene ya predeterminado.

Perico de los Palotes dijo...

¿Envidiable? Entonces la "capacidad política" de Alberto Fujimori también es "envidiable". Lo que hay aquí es una mafia, empresarios, periodistas sumisos, políticos corruptos, que se han vuelto a unir para robar. Eso no tiene nada de envidiable. Es repugnante.