lunes, 1 de diciembre de 2008

EL ESCANDALETE Y LA TRANSPARENCIA / Nelson Manrique

Tal parece que el escándalo desencadenado por Rómulo León y Fortunato Canaán va a seguir erosionando la credibilidad de la clase política peruana.
El premier Yehude Simon ha reconocido ante la comisión investigadora del Congreso, el pasado viernes 28, que fue él quien visitó a Fortunato Canaán en su suite del hotel Country y no fue éste quien lo fue a buscar a su despacho de la presidencia del Gobierno Regional de Lambayeque.
Inicialmente Simon afirmó que fue Fortunato Canaán quien lo visitó, por su interés en invertir en la construcción de un hospital. Pero ante la comisión investigadora ha manifestado que fue él quien visitó a Canaán, el 10 de octubre de 2007, en la ahora célebre suite del hotel Country Club. Simon dice que fue llevado por Rómulo León Alegría, con quien había desayunado previamente y a quien conocía desde sus tiempos de parlamentario. El encuentro, continúa, duró pocos minutos y no llegaron a ningún acuerdo, lo cual, a su modo de ver, quita importancia al asunto.
Añade Simon que él no sabía con quien se estaba reuniendo: “Me dijo (León) que había un inversionista, que no recordaba el nombre, que tenía interés en la construcción del hospital”.
Suena inverosímil que León Alegría -empleado de Canaán en ese momento- olvidara el nombre de su patrón, precisamente cuando estaba gestionando un negocio que involucraba decenas de millones de dólares. Suena extraño, además, que el presidente de un Gobierno Regional aceptara visitar a un inversionista extranjero desconocido, en un hotel, por incitación de León Alegría, un ex parlamentario expulsado del Apra por corrupción, quien, además, se amparó en la figura de la prescripción legal para no responder ante la justicia por los delitos de los cuales estaba acusado (¿suena a historia conocida?). La ejecutoria política de Simon hace inaceptable el argumento de la ingenuidad.
Para justificar el cambio de su versión inicial (que Canaán fue a visitarlo) Yehude Simon ha argumentado “una mala forma de expresarse”. Esto no se sostiene, como se lo hizo notar el fujimorista Carlos Raffo: Simon se expresó muy claramente, afirmando en un buen castellano que Canaán fue a visitarlo[1]. Agrava la situación que Simon contó esta historia durante su comparecencia al Congreso, adonde asistió precisamente para proclamar su transparencia y su compromiso en la lucha frontal contra la corrupción. Semejante actitud no puede menos que minar su credibilidad. No se acusa a Simon de corrupción; la comisión investigadora del Congreso ha aclarado que no sostiene que haya cometido alguna transacción irregular. El problema es de otra naturaleza: de transparencia en un tema especialmente sensible como es la corrupción. Yehude Simon llegó al premierato como respuesta del gobierno aprista al estallido del escándalo León Alegría-Canaán, y por eso es especialmente lamentable que empiece a repetir el guión del ex premier Jorge del Castillo, diciendo una cosa primero y desdiciéndose después, a medida que la computadora de León Alegría va brindando nuevas sorpresas.
Se hace cada vez más evidente el interés del gobierno aprista de entorpecer la búsqueda de la verdad sobre este “escandalete” (Alan García dixit), más aún cuando los pasos empiezan a sonar en los pasillos de Palacio de Gobierno: en esta semana la secretaria personal de Alan García ha reconocido que visitó la suite de Canaán, y el hijo del Secretario de Palacio de Gobierno, Luis Nava, ha aceptado que su estudio de abogados prestó servicios al ubicuo Canaán. El despido de Augusto Álvarez Rodrich de Perú 21, por otra parte, debe ponerse en el contexto de la política de los accionistas de El Comercio de no incomodar al presidente García (poniendo, por ejemplo, en la primera plana de su periódico noticias tan interesantes como “¡A los peruanos les encanta el seviche”, cada vez que las encuestas encargadas por ellos mismos confirmaban que la popularidad presidencial proseguía cuesta abajo en su rodada).
A los hechos reseñados se ha añadido ahora la recién descubierta visita del parlamentario Carlos Raffo a Rómulo León Alegría en su suite del penal Castro Castro, al día siguiente de la comparecencia de Simon ante la comisión investigadora del Congreso. Según dice Raffo, él fue a buscar a León Alegría para solicitarle “su colaboración con la comisión” (¡Por supuesto!).
Conociendo cuánto le interesa al fujimorismo la lucha contra la corrupción puede sospecharse más bien que se trata de construir un escenario político adecuado para las negociaciones que se vienen. Se aproxima el veredicto en los juicios que se le siguen a Alberto Fujimori por los casos Barrios Altos y La Cantuta. Una merienda de ratas (García dixit) sería el escenario ideal donde el fujimorismo podría maniobrar.


[1] Quien quiera revisar el interrogatorio de Carlos Raffo puede encontrarlo en http://www.youtube.com/watch?v=mDjz3tZ0Occ y http://www.youtube.com/watch?v=20KoaCrLQh0)

6 comentarios:

Martin dijo...

A estas alturas del partido a uno le dejan la sensació de que se esta tratando de impedir que se siga escarbando más en el asunto. El señor Rafo ha logrado desacreditar ante la opinion publica y entorpecer la investigacion de la comision del congreso que el integra, con su visita a Romulo Leon, lo que me hace recordar la visita del Dr. Jose Silva Vallejo a don Alejandro Toledo, en el caso Zaraí. ¿Que vendra después?.

Renato Constantino dijo...

No solo nos encanta el cebiche. La gasolina bajará 30 céntimos y el gas dos soles.
La verdad es que el conglomerado mediático de los Miró-Quesada cada vez está peor. Suerte que aun hay gente que quiere decir la verdad.

leo dijo...

Es jalado de los cabellos el que Oso Panda raffo no haya ido a buscar un objetivo, es que nos cree tan estupidos que no haya tramado algo con la rata Romulo Leon.
Con respecto a otros comentarios que ingenuidad tuvo Cesar Hildebrand al enterarte de la poda que se hizo en el comercio, del que es actualmente director de peru21(apra 2011, combinacion de palabras), y desde muchos años atras es director de Edegel, Integra, y una docena de empresas

¿Porque en todas las entrevistas ofrecidas a los medios de comunicacion y en especial a su favorita que es canal N no aparecia el entrevistado como ejecutivo de empresas chilenas, sino como director del ipe?

Memoria Edegel 2007 empresa de capitales chilenos
Fritz Du Bois Freund: Integra el directorio de Edegel desde enero de 2003. Actualmente, se desempeña como gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE). Asimismo, integra el directorio de las siguientes empresas: Interbank, AFP Integra y Austral Group S.A.A. El señor Du Bois es graduado en Administración de Negocios del Politécnico de Londres.

http://www.conasev.gob.pe/emisoras/Emi_memoria.asp?p_codigo=30004

MEMORIA EDEGEL 2003
Fritz Du Bois Freund: Director Edegel empresa chilena
Es director de Edegel desde enero de 2003. Se desempeña como gerente del Instituto Peruano de Economía (IPE). Asimismo, conforma el directorio de las siguientes empresas: Interinvest, AFP Integra, Mapfre Perú Vida, Compañía Administradora de Propiedades, Sociedad Administradora de Fondos de Inversión, Coporación Financiera de Inversiones, Generandes Perú. El señor Du Bois es graduado en Administración de Negocios del Politécnico de Londres.

Tengo mucho asco del faenon que ha realizado el grupo de el comercio con el gobierno.
En el negociado de Collique esta metido Graña y Montero, que a la postre los accionistas son de la familia Miro Quesada, la familia Baertl ( si aquellos que ya son dueños de la que fue CPN, y ahora es un mamotreto de estacion dizque periodistica )
Leonard

Marianne dijo...

Ahora entiendo mejor porqué Yehude le revienta tantos cuetes a Jorge del Castillo...
Yehude dice que es inexperto, quiere quedar como el buena gente que cae en errores por ingenuo, que no sabe expresarse bien, pero, me pregunto, ¿no ha estado haciendo política toda su vida adulta que ya debió aprender y dejarse de subestimarnos?
Debería apresurarse en demostrar con hechos su voluntad anticorrupción.

Roberto dijo...

Posiblemente Dubois será el agente pasivo de los propietarios del P21, pues las agentes activas que están identificadas para hacer del filtro necesario para la protección de los intereses particulares de aquellos, permitirán que el director sea sólo un colaborador más con opinión "propia", la cual no puede ser objetiva con tantos compromisos que tiene con el sector privado.
Yehude es la gran interrogante. ¿Cuál es su juego?; sus actos revisten una precariedad que preocupa. ¿Será una marioneta de García, nada más?.

Chico Goyito dijo...

Es vergonzoso ver como una vez mas la figura de un premier no gobiernista sirve para proteger al ejecutivo y al su presidente del escrutinio.
El verdadero escándalo es que el Congreso y su comisión de investigación termine sirviendo para los designios apro-fujimoristas ante la coyuntura
judicial.

¿Para cuándo una verdadera oposición en el legislativo? ¿Y en la calle? Como minimo sería deseable que las señorías de bancadas "renovadoras" de no derecha se pronunciaran e impulsaran una plataforma anticorrupción y anti impunidad.
(y de paso se ganaran el sueldo que perciben como congresistas)