miércoles, 8 de julio de 2009

HUEVOS DE ESTURIÓN / El mito de Bagua / Fernando Rospigliosi


El informe de la Defensoría del Pueblo (1) desmiente rotundamente las fantásticas versiones que circularon profusamente después de la matanza del 5 de junio. Se decía que la Policía había asesinado a decenas o cientos de nativos, y luego los había quemado y enterrado en fosas clandestinas o arrojado al río.

El 7 de junio, dos días después de los sucesos, escribí una columna en este blog (La responsabilidad de Pizango), donde criticaba al líder de AIDESEP porque irresponsablemente “dijo a todos los medios de comunicación que había más de veinte nativos muertos por la Policía” la mañana misma de los sucesos.

Y agregué que eso era “una mentira grosera, que no tenía ningún fundamento más allá de los típicos rumores que circulan en esas circunstancias.”

“Ese tipo de anuncios imprudentes contribuyen a generar más violencia y, en ocasiones, tragedias como la que ocurrió.”

“En efecto, horas después, con los ánimos exacerbados por las mentiras que escuchaban en la radio sobre decenas de nativos supuestamente masacrados por la Policía, los que secuestraron a los efectivos en la estación Nº 6 de Petro Perú los degollaron brutalmente. No fue un enfrentamiento. Los policías estaban desarmados y atados. Los asesinaron cruelmente.”

Por escribir estas cosas, que hoy se demuestran absolutamente ciertas, recibí todo tipo de insultos, incluyendo los de algún ex amigo.

Una de las razones por las que nadie creía que hubiera 24 policías y 10 civiles muertos, la dio un historiador inteligente y habitualmente ponderado, Nelson Manrique:

“Si fuera cierta la versión del gobierno, de que nativos con lanzas y flechas mataron a 25 (sic) policías armados con fusiles AKM, tanquetas y helicópteros, y los despojaron de decenas de fusiles, con apenas tres (sic) bajas en sus filas, deberían renunciar todos los responsables, comenzando por la ministra del Interior, pues tendríamos a las fuerzas de seguridad más incompetentes del mundo”. (Los perros de la guerra, La República, 10.6.09).

No tenemos a la Policía más incompetente del mundo -aunque es cierto que el deterioro durante el gobierno aprista ha sido estrepitoso-, pero posiblemente si tenemos a la ministra del Interior más inepta del mundo y a mandos policiales dignos de tal ministra.

Y esas cosas si pueden ocurrir. Muchos relatos periodísticos e investigaciones como las de IDL-Seguridad Ciudadana han detallado los garrafales errores que llevaron a la peor matanza de policías en la historia del Perú, y a la peor masacre en asuntos de orden público.

Pero no sólo se trata del reporte de la Defensoría, los de IDL-SC y otros, sino de ponerse a reflexionar un instante sobre los sucesos. No hay duda que 24 policías fueron asesinados y nadie discute el desorden policial en ese momento, producto de un mal planeamiento, una mala ejecución y de mandos políticos y policiales incompetentes.

¿Cómo pudo ocurrir que esos policías, en medio del caos y la desorganización, sin comunicaciones adecuadas, asustados por la muerte de sus compañeros, de pronto se convierten en eficientes masacradores que desaparecen sin dejar rastros decenas o cientos de cuerpos?

¿Cómo pudieron hacer eso a la vista y paciencia de miles de manifestantes, que estaban por todas partes y de decenas de periodistas? ¿Cómo nadie fotografió ni filmó a los policías con sus latas ¡qué latas, barriles! de gasolina corriendo sudorosos en el monte, cavando fosas, quemando cadáveres? ¿Cómo policías que no conocían el terreno hicieron eso sin que ninguno de los miles de manifestantes, que si conocen la zona, los descubrieran? ¿Nadie vio las enormes columnas de humo que se desprenderían de tamaña hoguera? ¿Nadie vio las enormes llamaradas que produciría esa combustión?

¿Saben los que irreflexivamente sostienen la teoría de la masacre la cantidad de combustible y calor que se necesita para incinerar un cuerpo humano? ¿Han oído hablar de Auschwitz? O sin ir tan lejos ¿del horno del Pentagonito del que habla Ricardo Uceda?

Por último, como se pregunta en estos casos un enemigo de las teorías conspirativas, Umberto Eco ¿dónde está Garganta Profunda?

Inmediatamente después de los sucesos, varios medios (Perú.21, La República, IDL-SC) obtuvieron testimonios de policías que relataban los errores cometidos en la operación. Si se hubiera producido la matanza y desaparición de cientos de nativos ¿alguien puede creer que los 500 policías que estuvieron allí guardarían sepulcral silencio? ¿Qué no hubo uno sólo que contara eso, si hubiera ocurrido?

Por donde se le mire, la hipótesis de la matanza de decenas o cientos de nativos no tiene asidero alguno. No ocurrió. No se puede descartar, por supuesto, que haya algún desaparecido o fallecido más. De hecho, todos suponen que el mayor PNP Felipe Bazán está muerto. Pero lo otro, las fosas comunes y la quema de cientos de cadáveres no tiene fundamento.

Sin embargo, igual muchas personas lo van a seguir creyendo. La adicción a las teorías conspirativas es fortísima.

1.- Ver http://www.defensoria.gob.pe/modules/Downloads/informes/varios/2009/informe-adjuntia-006-2009-DP-DHPD.pdf, INFORME DE ADJUNTÍA Nº 006-2009-DP/ADHPD. ACTUACIONES HUMANITARIAS REALIZADAS POR LA DEFENSORÍA DEL PUEBLO CON OCASIÓN DE LOS HECHOS OCURRIDOS EL 5 DE JUNIO DEL 2009, EN LAS PROVINCIAS DE UTCUBAMBA Y BAGUA, REGIÓN AMAZONAS, EN EL CONTEXTO DEL PARO AMAZÓNICO.

4 comentarios:

anibalux dijo...

Miralo por el lado bueno, esto sirve para que las autoridades políticas y militares sepan que estamos en otros tiempos. Hoy hay celulares e Internet y masacrar a la población impunemente y sin que nadie se entere no es tan facil como en los 80s.
Imaginate que diferente hubiera sido nuestra historia si en las dos décadas pasadas la población hubiera contado con algo tan simple hoy en día como un celular con cámara fotográfica.

enrique león dijo...

Más claro ni el agua. Con estos fundamentos hasta el Rímac de aclara.

Luis Enrique Alvizuri dijo...

Señor Rospigliosi:

1. Está claro que lo que usted pretende decir es que la muerte de los policías se debió a la inoperancia e incapacidad de la conducción del operativo.

2. Lo que me hubiera gustado saber es qué repercusiones tiene la información que usted mismo proporcionó sobre el agotamiento de petróleo producto de la toma de las estaciones y la urgencia precipitada de iniciar la acción.

3. Hasta donde entiendo, de ser cierta su teoría (o insinuación) la causa principal del fallido operativo fue una orden "de muy arriba" (presidencial) para actuar a como dé lugar por las urgencias de combustible.

4. Si se desarrolla esta lógica, tomándolo a usted como referencia, repito, aquí hay un crimen principalmente contra los rehenes de la estación 6 y no necesariamente contra los policía de la Curva del diablo.

5. Creo que la pesquisa debería ir por ese rumbo: el no haber importado la muerte de los prisioneros con tal de que se reinicie el flujo. Ese sería, a mi entender, un asesinato por desidia (no importar que mueran con tal que liberen la estación) y eso está penado por la ley. Lo otro es una consecuencia de malas disposiciones pero no hubo voluntad de mandar a la muerte a los policías.

6. Espero haber sido claro en mi solicitud de que usted llegue hasta las últimas consecuencias en su propio análisis.

Muchas gracias.

PD: Una aclaración en honor a la verdad que nunca está demás aunque incomode. En Auschwitz los únicos hornos encontrados fueron los que se usaban para el cremado, cosa que dura horas (y todavía se pueden ver). Nunca se hallaron aquellos que se dice fueron para el exterminio masivo. Los olores que se sentían provenían de las fábricas aledañas.

Por otro lado, tampoco hay que olvidar que los cadáveres de estos casos tan significativos suelen aparecer años después; recuerde usted la Cantuta y los entierros en la sierra que hoy día se van descubriendo, mil veces negados por los gobiernos y por el fujimorismo. En pocas palabras, es prudente no apresurarse porque la historia siempre se toma su tiempo para sacar a la luz la verdad.

cecilia dijo...

Lo que no entiendo es como puede haber duda que la fuerza mayor la tenian los que estaban armados y no con lanzas, y es imposible que no hayan antes ido al lugar de los hechos aver de que armas disponian los nativos, que se sabe solo eran lanzas, osea que esta claro.
Lo que no entiendo tampoco es la estrategia de los nativos, luchar con lanzas contra armas de fuego?, creo han ido a morir antes de ceder y nada mas.
Esta claro son los policias los iniciadores de todo, han ido a matar desde un primer momento, y los nativos a morir, y claro el que ataca sin tomar en cuenta la opinion de los nativos es el culpable, por algo ya esta dicho en tratados internacionales: ellos tienen derechos.
saludos.