miércoles, 1 de julio de 2009

HUEVOS DE ESTURIÓN / Perú primer exportador de cocaína en el mundo / Fernando Rospigliosi


Un nuevo record del que puede enorgullecerse el presidente Alan García, que siempre repite que el Perú es una estrella mundial.

Nuestro país es ahora el primer exportador de cocaína del mundo.

En efecto, según la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito (ONUDD), en el año 2008 Colombia siguió siendo el primer productor de cocaína del mundo con 403 toneladas al año, seguido por el Perú con 302 toneladas.

El detalle está en que las autoridades colombianas incautaron 198 toneladas de cocaína y las peruanas solamente 16 toneladas.

Así, el Perú estuvo en capacidad de exportar 286 toneladas de cocaína y Colombia 232 toneladas.

Un nuevo record mundial que debería ameritar una condecoración a los apristas Mercedes Cabanillas y Luís Alva Castro.

5 comentarios:

Javier A. Fernandez dijo...

El problema de todo esto es quees un proceso. No todo se debe al desastrozo gobierno de Alan Garcia. Las bases de este proceso vienen desde Fujimori y fueron dando las condiciones con los otros gobiernos. Incluso en el que participo el autor de la nota. Nunca Perú bajo la produccion o tuvo mayor incautacion.

Gustavo dijo...

El Perú además es primero en falsificación de billetes de dólar y de documentación (pasaportes extranjeros, DNIs, sellos oficiales, licencias de conducir, etc.) y tráfico migratorio EN TODO EL MUNDO.

Y últimos en inversión en educación y, aparte, desarrollo científico per cápita en toda América. Es decir, a los gobiernos de Haití, Trinidad y Tobago, Bolivia, Guyana y Guadalupe, islas o países insignificantes que albergan naciones débiles les importan más estos temas que al segundo alanismo. Y Toledo no se escapa de la culpabilidad tampoco.

Pero el Perú se da el lujo de tener al flamante César Vega Vega como Presidente de la Corte Superior de Justicia. Nefasto corrupto de larga estirpe que ahora está logrando que el crimen organizado, el narcotráfico y sus negocios derivados y la impunidad de la delincuencia estatal y gubernamental proliferen y subsistan impunes.

Observen nada más como el APRA y la red de tráfico de influencias comandada por este funesto individuo han copado todo el sistema judicial. Al punto que tenemos a un TC sacando resoluciones absolutamente ilegítimas como la ratificación de la prescrpción del caso de la matanza de El Frontón, en donde nuestro presidente Alan García, su segunda mano el actual congresista-primerVP-masón-Vicealmirante Luis Giampietri Rojas (inmiscuído en los dos casos del Petrogate a través de nexo directo con los ex marinos de BTR y su relación con Giselle Gainnotti) y Agustín Mantilla o la sanción exagerada e injusta en contra de Graciela de Losada (la esposa del patriarca Felipe Tudela y Barreda) en favor de quien fuera el vicepresidente de Fujimori, Pancho Tudela.

La OCMA esta semana sancionó con solo un mes sin paga a los tres vocales superiores que decretaon la prescrpcióm ilegal del juicio de El Frontón, al dejar de acatar la resolución de un TC honesto y anterior al actual que decretó que los crímenes cometidos no eran prescriptibles NUNCA.

Una de las magistradas envueltas en ese caso es Nancy Tiburcia Ávila de Tambini. Ella era y es esposa de que quien fue abogado de Alan García en tal proceso judicial, el masón Moisés Tambini del Valle, aprista y actual embajador en Costa Rica. Este otro polémico individuo es el actual suegro de Beto Kouri y se le asocia con el narco más poderoso de la historia nacional, Fernando Zevallos, más conocido como Lunarejo, dueño de AeroContinente.

Resulta que Tamibini fue descubierto complotando con Giampietri por CARETAS en el aristo juicio Tudela. Lamentablemente la investigación se trucó pero sí ocasionó la renuncia de Tambini, en ese entonces el Director del CEPJ, nada menos que jefe de todos los procuradores del Perú.

Como también a un Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) que perdonó a Ángel Romero Díaz, amigo personal de Vega Vega, y no solo evitó su expulsión del PJ, sino que lo restableció en su cargo original, antecesor de Vega Vega como Presidente de la Corte Superior de Jusitica, después de ya haberse demostrado una larga lista de fallos ilícitos. Nunca se le levantó su secretos bancario y tributario para investigar si tenía los desbalances patrimoniales que hubieran demostrado los obvios síntomas de enriquecimiento ilícito que este otro emblema de la corrupción judicial tiene desde hace años.

Quién crea que todos estos hechos están disasociados de la vergonzosa verdad de la cual Rospiliosi tan puntualmente nos informa, está cometiendo el gravísimo error de la tradicional ceguera histórica del ciudadano peruano.

Es que para la cutra, el miedo y la mentira somos los mejores del mundo. Claro que sí.
Esta es una bomba de tiempo que nos está convirtiendo en un narcoestado. Si no lo paramos ahorita mismo, vamos a sufrir 100 años de una violenta, cruda y destructiva realidad.

Max Huamán dijo...

Da vergüenza ajena ver al caudillo de un partido que padeció durante décadas el infame artículo 53 de la Constitución de 1933, dando valor oficial a la teoría del complot extranjero para explicar nuestros actuales problemas más próximos, como el que plantea Fernando en su artículo. Para quienes no lo recuerden, el art.53 proscribía las actividades del APRA y del PCP por ser “partidos internacionales”.

Ya totalmente del otro lado del mostrador, en un artículo publicado el 29 de junio en el diario Expreso, el presidente afirma que nuestros conflictos son fundamentalmente “parte de un conflicto continental”, de una “nueva guerra fría”, azuzada por los extremistas y “los sobrevivientes de la izquierda de los 70”.

Por supuesto que en plena globalización no somos una isla, ni estamos blindados en ningún campo, como el presidente alucinó al inicio de la crisis económica mundial. Pero privilegiar el complot como explicación de los actuales conflictos nos revela a un hombre de ideas agotadas, que ya perdió contacto con su tiempo, que no quiere saber que –para hablar por ejemplo de la selva - hoy los pueblos amazónicos están casi tan globalizados y despiertan más solidaridad en el mundo que la exhausta Internacional Socialista a la que pertenece su partido, sin ser por ello marionetas manejadas desde el exterior.

Es revelador, además, que en su artículo el APRA se diluya hasta casi desaparecer, confundida con “el sistema”; in-mo-la-da en su nombre. Cierto que el artículo lo escribe García como presidente, pero la única mención al “partido del pueblo” es para afirmar que “defiende el modelo con resultados concretos y materiales para el país”. Convertida en soldadito de plomo del “sistema”, la tarea del APRA sería reclutar a ese ejército al fujimorismo, Unidad Nacional y cualquier otra esquirla –Rey, Lay, UPP- que pudiera sumarse al gran Armagedón contra el “antisistema”, término repetido obsesivamente en el artículo: cuatro veces en página y media.

Para que este discurso fluya, es necesario modificar el contenido semántico de la palabra “antisistema”, antes siempre asociada a quienes estaban en contra del orden democrático. Ahora lo son quienes están en contra de la política económica. De esta forma es posible considerar al fujimorismo, sin pudor y casi con un dejo de súplica, como parte de esa alianza,.

Afirma el presidente que los enemigos no son solo viejos, sino pocos: “mil aquí, dos mil allá…un máximo de 50 mil personas”, pero la clave es que “actúan en los mismos lugares en los que antes (2006) ganó el antisistema”. En realidad, el artículo puede leerse como un grito de ayuda dirigido a las fuerzas políticas y sociales del sistema (económico) para que ayuden a seducir a esos votantes, que el gobierno pareciera declararse incapaz de convencer: que “quiebren el monopolio del grito” y usen el teléfono, la red, los blogs, las radios, porque la prensa tradicional ya la considera mayoritariamente perdida, dedicada a “retroalimentar el terrorismo y el desorden como ocurrió en los 80”. Teniendo en cuenta el importante sector de prensa cercana al régimen o al menos a gusto con el “modelo”, y para un presidente que apela desde su primera frase a la fe, esta es una muestra de “derrotismo” inesperado.

El Chichero dijo...

Perú Campeón

Solitario de Sayan dijo...

COCA NOSTRA… POLVO BLANCO DE EXPORTACION


El Perú se ha ganado el primer lugar como exportador de esta droga al mundo globalizado, que necesita embrutecer a los jóvenes inmigrantes, a los negros, latinos, indios, chinos, árabes, polacos, es decir de todas las sangres y confesiones, de los que sobran, a las estadísticas oficiales de los estados civilizados que tienen su propia moneda e idioma culto de exportación.


Y lo es no por la cantidad que se embarca, oculta y llega a los mercados de consumo, sino porque la oferta de drogas se ha diversificado, los adictos mutan, evolucionan, dirigen sus hábitos y preferencias a nuevas drogas sintéticas, mixtas, porque la maceración de la hoja de coca se hace con ácidos corrosivos, combustibles baratos, que la hacen toxica, venenosa, poco deseable. Como el cliente siempre tiene la razón, la oferta de los productores de droga, para sobrevivir, crecer, tienen que diversificar si pueden cultivos de plantas alucinógenas, narcotizantes, para elaborar, mezclar, con nuevos insumos químicos, y bases farmacológicas , para ofrecer tipos de drogas que pasan la fiscalización el control sanitario, de seguridad, con etiqueta de mejor calidad, fácil aceptación, menores riesgos, mejores precios, en los mercados de consumidores ávidos de vuelos y viajes de éxtasis, en esta aventura los países vecinos, ganan en creatividad ,iniciativa por eso nos quedamos con la coca nostra que ofrecen los narcos nativos, es la misma por 20 años, con el mismo nivel de toxicidad. En nuestro país cada kete de 0.04 grs. cuesta 50 céntimos, con 10 ketes cargados en cigarrillos, tiene su dosis el adicto, es decir con 5 nuevos soles se pone duro, para los inmigrantes en USA, Europa, quizás cuesta 10 veces más, aun así es la más barata, venenosa, riesgosa, por ella esta destinada a perder el interés, de los consumidores, de hallarse una sustituta. Esta cruda realidad no es tomada en cuenta por los ideólogos en la lucha contra el narcotráfico, que se han quedado duros, estáticos, que no aceptan la dialéctica en el debate de esta problemática que afecta la mente y bolsillos de quienes están para combatirla.