lunes, 9 de marzo de 2009

HIJOS DE LA CRISIS 5: LOS CULPABLES DE CARNE Y HUESO / Fernando Villarán


La revista norteamericana Time realizó una encuesta para determinar cuáles eran los rostros de la crisis financiera más grave de su historia, que ha arrastrado al mundo hacia una profunda recesión. Elaboró una lista de 25 personas que tenían algún grade de intervención y responsabilidad, sometiéndola a una votación global por la Internet. 2.5 millones de personas respondieron a la encuesta. El orden de la lista fue elaborado en base a dos criterios: (i) el número de votos totales obtenidos y (ii) el grado de “culpabilidad”, en una escala de 10 a 1, que según los participantes de la encuesta, tenía cada uno de ellos. La revista brasileña Veja toma esta lista y le añade información y juicios de valor.

A continuación, la famosa lista. Disculpen la extensión, pero estos personajes y lo que hicieron, son muy reveladores de la profundidad, extensión y bajeza moral de la crisis:

1. Angelo Mozila: fundó y dirigió Countrywide, la compañía privada que hizo más préstamos inmobiliarios en Estados Unidos. Cuanto más prestaba más dinero se llevaba al bolsillo. Se embolsicó 470 millones de dólares entre el 2001 y el 2006. Ese año vendió su empresa, con todos los malos créditos incluidos, al Bank of América, hoy día en crisis.

2. Phil Gramm: ex presidente del Comité de Bancos de Senado norteamericano. Fue el principal defensor de la desregulación de Wall Street. Propuso y logró la aprobación de sus colegas senadores, el bloqueo de la fiscalización de los productos financieros “exóticos” que eran sospechosos desde hacía buen tiempo.

3. Alan Greenspan: es la única persona que pudo evitar, a sola firma, la crisis. Presidió la Reserva Federal (el banco central de USA) entre 1987 y 2006 (19 años!). Alimentó la burbuja inmobiliaria y especulativa al mantener los intereses de su institución (que sirven de referencia a todo el sistema financiero) extremadamente bajos. Durante todo su mandato combatió la regulación “excesiva” del ejecutivo.

4. Christopher Cox: ex presidente de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC en inglés). Ocultó decenas de investigaciones realizadas por funcionarios de su institución sobre los malos manejos financieros, incluyendo la efectuada a Bernard Madoff, el mayor estafador de Wall Street.

5. Los consumidores (as) norteamericanos: ellos gastaron demasiado, comprando casas, autos, televisores, abusando de sus tarjetas de crédito. Sin su voracidad consumista no hubiera existido esta burbuja inmobiliaria y financiera. La deuda (en relación a su ingreso total) que era de 60% en 1982, pasó a ser de 130% en el año 2007. Es decir, gastaban más de lo que ganaban; o, lo que es lo mismo, no ahorraban nada.

6. Hank Paulson: dejó la presidencia del Banco de inversiones Goldman Sachs para asumir el cargo de Secretario del Tesoro (ministro de economía), nombrado por el gobierno de George Bush. No hizo nada por detener la bomba financiera, cuyos engranajes conocía perfectamente. No pudo evitar la quiebra del Banco financiero Lehman Brothers, evento que precipitó la crisis.

7. Joe Cassano: llevó hasta la falencia económica a la principal empresa de seguros de Estados Unidos – AIG. Fue jefe de su unidad financiera, invirtiendo 25 billones de dólares en “derivativos”, instrumentos financieros que resultaron tóxicos. El gobierno norteamericano la estatizó y le ha colocado 150 billones de dólares, aunque todavía no tiene las cuentas en azul.

8. Ian McCarthy: presidente de la constructora Blazer Homes, que desarrolló una estrategia infalible para ganar dinero. Atraía a los compradores que no tenían ingresos; no sólo les ofrecía las casas sino también dinero en efectivo para pagar las primeras cuotas de los préstamos. Con esta cartera de clientes, elaboraba historias de crédito impecables que avalaban más fondos para multiplicar su sistema. Por cada venta, por su supuesto, lo primero que cobraba era su comisión.

9. Frank Raines: presidió Fannie Mae, parte del oligopolio de a dos, que dominó el mercado de los préstamos hipotecarios en USA, hoy día estatizada. Dejó el cargo acusado de haber cometido diversos delitos. Bajo presión del gobierno y del Congreso, expandió los créditos hipotecarios a sectores de bajos ingresos, muchos de los cuales no tenían cómo pagarlos.

10. Kathleen Corbet: dirigió la agencia clasificadora de riesgo Standard and Poors, una de las tres mayores empresas en este sector. Avaló como ultra seguras inversiones que, en la realidad, eran extremadamente riesgosas. Con ello, atrajo a miles de inversionistas individuales e institucionales y los llevó a la ruina.

11. Dick Fuld: conocido como el “gorila de Wall Street”, colocó a Lehman Brothers en el área de las hipotecas. Se especializó en mezclar, dentro de un mismo producto financiero, créditos malos con buenos, argumentando que los buenos cubrirían los riesgos de los malos. Se embolsó 485 millones de dólares entre bonos y salarios.

12. Marion y Herb Sandler: crearon el Sandler’s World Savings Bank, el primero en ofrecer créditos que exoneraron a los deudores de pagar las cuotas iniciales, inclusive los intereses (es decir, no pagaban nada), empujando indefinidamente los plazos de los préstamos, para mantener una cartera “sana” (sin morosidad). La pareja se llevo 2.3 billones de dólares cuando vendieron su banco a otra institución financiera (que recién se debe estar enterando de las malas deudas).

13. Bill Clinton: lideró a los Estados Unidos a una prolongada era de prosperidad, y también de desregulación. Presionó al sistema financiero para conceder un volumen cada vez mayor de créditos inmobiliarios a sectores de bajos ingresos. También aceptó una menor fiscalización de los bancos.

14. George Bush: por razones ideológicas, ablandó drásticamente la regulación de las empresas y los bancos. Sus asesores bloquearon cualquier intento de fiscalizar los “hedge funds” y otros instrumentos financieros dudosos. La especulación financiera y las estafas, si bien vinieron de atrás, se aceleraron notoriamente durante su mandato. Tendrá el dudoso honor de haber estado gobernando Estados Unidos cuando estalló la crisis, a fines del 2008, quemándole el pastel a su sucesor, el senador MacCain.

15. Stan O’Neal: durante su presidencia, Merrill Lynch dejó de ser un banco de inversiones convencional, con ingresos basados en honorarios por sus consejos y asesoría a los inversionistas, y pasó a comprar créditos dudosos para luego venderlos empaquetados como si fueran una buena inversión.

16. Wen Jiabao: si el crédito barato fue la cocaína de la crisis financiera, China fue uno de los principales proveedores del producto. Bajo su mandato como presidente, China se transformó en el principal acreedor de Estados Unidos, al estimular las exportaciones chinas, generar el agudo desbalance comercial con USA, una avalancha de dólares y masivas compras de bonos del tesoro, que le permitieron al gobierno norteamericano seguir incrementando sus déficits, tanto fiscales, como de balanza comercial. La china tiene hoy día 1.7 trillones (millones de millones) de dólares en títulos del gobierno de USA.

17. David Lereah: ex economista en jefe de la Asociación Nacional de Corredores de Vivienda que proclamaba que el valor de las casas crecería para siempre. En su muy vendido libro “Are you missing the real state boom?” (¿Se está perdiendo el boom inmobiliario?), alimentó la especulación y el sobre consumo de los norteamericanos.

18. John Devaney: fue un entusiasta promotor del ingreso de los hedge funds al mercado de los créditos basura. Su desfachatez fue impresionante; en una entrevista para la TV dijo: “los inversionistas que compraban mis productos financieros eran unos verdaderos idiotas”.

19. Bernard Madoff: su pirámide financiera de 50 billones de dólares engañó a empresas, instituciones, individuos, iglesias y sociedades de beneficencia. Los inversionistas y los bancos que le entregaban su dinero nunca desconfiaron porque estaban muy satisfechos con los altos retornos que ofrecía. Era considerado un genio de las finanzas en Wall Street.

20. Lew Ranieri: en los años 70s inventó la “securitización”, proceso por el cual los bancos podían empaquetar los préstamos y venderlos a inversionistas institucionales, principalmente a los fondos de pensiones. Esta innovación “redujo los riesgos” y elevó exponencialmente el volumen de los créditos; al mismo tiempo, ocultó el origen de los préstamos y a los deudores primarios de los mismos.

21. Burton Jablin: Dueño de una cadena de TV que se dedicaba a inflar la burbuja inmobiliaria. Enseñaba a sus espectadores a obtener créditos baratos y con las mejores condiciones para comprar sus casas, pagando el mínimo (o no pagando). Los nombres de sus programas eran: “Cuánto vale mi casa” y “Cazadores de inmuebles”.

22. Fred Goodwin: con adquisiciones arriesgadas transformó al Royal Bank of Scotland, del que era presidente, en un banco global. Su mayor operación fue la compra de su rival holandés, ABN Amro, por 100 billones de dólares. El problema fue que no tenía este capital para comprarlo, es decir, para alimentar su voracidad.

23. Sandy Weill: fue el que decidió que los bancos podían ofrecer “cualquier cosa” a sus clientes. Bajo su comando, el Citigroup, que tenía una estrategia de crecimiento prudente, adoptó la cultura de las adquisiciones agresivas. Fue el símbolo de la megalomanía financiera. Hoy su banco tiene que ser “salvado” por el gobierno.

24. David Oddsson: como primer ministro y presidente del Banco Central de Islandia, transformó a su pequeño país en un experimento del libre mercado (ver los comentarios elogiosos de todos los neoliberales del mundo). Estimuló la versión radical del emprendedorismo financiero, basado en los préstamos irresponsables. Hoy día su país es el más afectado por la crisis, y está al borde de la falencia total.

25. Jimmy Cayne: ningún CEO de las instituciones financieras jugó tanto golf como este señor. En el tiempo que le quedaba libre, luego de estos interminables torneos en las canchas de todo el mundo, se dedicó a contaminar su Banco, el Bear Stearns, con los instrumentos financieros más tóxicos del mercado. Eso si, nunca dejo de cobrar su estratosférico sueldo y las jugosas comisiones de cada una de estas operaciones.

2 comentarios:

Luis Enrique dijo...

Señor Villarán:

Es como usted dice: una encuesta, la percepción de la gente común que tiene acceso limitado a las verdaderas razones del poder.

Pero dudo sinceramente que en esta lista esté todo lo que realmente ocurre en la crisis. Es más fácil calificarla de "errores de personas" que error de sistema, porque de este modo éste se perpetúa haciendo una saludable profilaxis de los "malos de la película".

Creo, discrepando con usted, que no es que "ha habido una falla" y haya que llamar al "mecánico" para que arregle al Capitalismo. Más bien me parece que existen problemas de origen que ya famosos expertos en economía han denunciado en su momento (para empezar, el susodicho Marx) y que el tiempo lo está demostrando.

Sospecho que, más que una crisis, estamos entrando a un período de reorganización de estructuras sociales donde los grandes conceptos que manejamos, como el sentido de la Justicia, la Libertad, el Derecho, etc., van a pasar por un período de evaluación y, probablemente, de revolución. Al menos, sé de muchos que se están preparando para un mundo nuevo donde el Capitalismo y la Sociedad de Mercado ya no tienen lugar ni credibilidad.

Muchas gracias.

fernando dijo...

Estimado Luis Enrique,

gracias por los comentarios y disculpe la demora en contestarle. A lo largo de la serie "Hijos de la crisis", estoy tratando de desarrollar la idea que se trata de una crisis muy grave, que involucra a muchas dimensiones de la sociedad (como el plano ético, filosófico, político, social, ambiental, además de lo económico) y que no se va a resolver con simples parches; mucho menos, esperando sin hacer nada, para regresar a la situación anterior.

Hay muchas de las críticas que hizo Marx al capitalismo que son válidas, que tienen que ver con la distribución de los ingresos, las crisis de acumulación recurrentes, y la exclusión del desarrollo de la tecnología (fuerzas productivas) del análisis económico. Pero ciertamente no estoy de acuerdo con regresar al socialismo que existió en la Unión Soviética y sus satélites, incluyendo Cuba, que ha fracasado de manera incontrastable.

La crisis es civilizacional, y el reto es crear una sociedad que permita incentivar la creatividad e innovación en la gente (que es el motor del crecimiento), brindando oportunidades de realización a todos, al mismo tiempo que se reparte mejor el fruto de esta nueva riqueza generada, y se respeta el ambiente, es decir, el derecho de una vida mejor para nuestros hijos y nietos.

Saludos

FV