martes, 31 de marzo de 2009

COBARDE REPRESALIA POR DENUNCIAR LA CORRUPCIÓN/ Carlos Basombrío Iglesias


La Comisión Permanente del Congreso ha acusado constitucionalmente a Fernando Rospigliosi por “gestión de intereses propios” y le ha suspendido sus derechos políticos por cinco años, en los que no puede ejercer cargo público.

¿De qué lo acusan? Créanlo o no, de que cuando hizo la licitación de los uniformes puso una vigilancia adicional a todas las ya existentes. Le pidió a ProÉtica -la filial de Transparency International en el Perú- que supervise la limpieza del proceso.

Como Rospigliosi había sido en los noventa miembro de Transparencia -la organización de la sociedad civil creada para vigilar que el fujimorismo no haga fraudes electorales - y como Transparencia fue una de las cuatro organizaciones que conformarían luego ProÉtica, dicen que había incurrido en esa infracción y merecería esa grotesca sanción.

La historia de esta increíble la acusación se remonta hasta Jorge Mufarech -un poderoso político y empresario textil de conocida reputación- que no pudo participar en una licitación hecha en tales condiciones de transparencia y que en venganza hizo esa y otras descabelladas acusaciones contra Rospigliosi y contra los participantes directos de las licitaciones (todos fueron absueltos ya por el Poder Judicial).
Las acusación contra Rospigliosi dormitaba en el Congreso desde hace años.

Ahora el APRA y el fujimorismo la han resucitado.

En el propio texto acusatorio se reconoce que no hubo delito de por medio y que es una acusación política.

Lo que es en realidad -y hay que decirlo con todas sus letras- es una inmunda venganza contra quien se atrevió a denunciar la corrupción de los Petroaudios y peleó desde el primer día contra Montesinos y Fujimori. Se venía venir y muchos la habíamos anticipado

Esa es la forma en que en el Perú se saca de lado a los que son incómodos.

Esa es el APRA en todo su esplendor.

8 comentarios:

Pao Ugaz dijo...

http://reportajealperu.blogspot.com/2009/03/pronostico-no-tan-reservado-acusaran-en.html

Jose Alejandro Godoy dijo...

Realmente, una lástima lo que le están haciendo a Fernando Rospigliosi. Una clara represalia por los petroaudios. Ya lo hicieron antes con Fernando Ampuero, Augusto Alvarez Rodrich, Pablo O'Brien y Rosa María Palacios. Mi solidaridad con Fernando.

javier torres seoane dijo...

A pesar de que en una serie de asuntos uno puede discrepar con Fernando, en este asunto quiero expresar mi total solidaridad con él. Es el precio que se paga en el Perú por denunciar la corrupción.

javier

Luis Enrique dijo...

Señor Basombrío:

Ciertamente lamentable y corrupta la actitud cobarde de estos señores, pero por otro lado estamos pagando el precio por el voto con la nariz tapada que hicimos por el "mal menor".

No se trata de decir "te lo advertí" pero sabíamos que, al hacerlo, estaríamos vendiendo nuestra alma al diablo para que nos salve del supuesto diablo mayor que sería Humala. Muchos hoy se resignan y dicen: "más vale mal conocido que mal por conocer", lo cual significa que el APRA puede hacer de las suyas porque, gracias a ella y a sus congresistas y faenones, es que hoy no nos gobiernan los nacionalistas.

¿Es esto un dilema de moral, de ética, de democracia o no lo es? A mi parecer la moraleja es: NUNCA SE DEBE VOTAR POR UN MAL MENOR, como tampoco se debe prejuiciar que, porque el candidato es cholo y ex militar es algo negativo para el Perú (el Perú aristócrata por supuesto). Recordemos que, con lo de Fujimori, aprendimos que NUNCA SE DEBE VOTAR EN CONTRA, como cuando la mayoría votamos en contra de Vargas Llosa porque creíamos que no podría haber algo peor. Lecciones que nos da la vida.

La pregunta que se nos viene ahora, dentro de dos años, es: ¿volveremos a votar por quien sea el mal menor, incluso por Keiko, con tal que no salga Humala o algún otro outsider? ¿Nos encogeremos de hombros y diremos: es mejor seguir con el modelo de los 90 porque así nos está yendo bien?

Muchas preguntas, muchas lecciones que no debemos dejar pasar.

Muchas gracias.

JAIME DEL CASTILLO JARAMILLO dijo...

Lo que le han hecho a Fernando Rospigliosi debe tomarlo como una condecoración. El apro-fujimontesinismo recién comienza a mostrar los colmillos, se vienen cosas mucho peores una vez que entremos en la paila ardiendo de la campaña electoral. El que suscribe también acaba de ser demandado por un alcalde corrupto del partido de SOLIDARIDAD NACIONAL de Luis Castañeda que está aliado al inquilino de la Casa de Pizarro, la intencionalidad es acallar y matar políticamente a todos los que piensan diferente y los que levantan su voz contra la estulticia de gobierno que representa Alan García. NO DEJEMOS SOLO A FERNANDO, DEBEMOS UNIRNOS MAS CONTRA EL GOBIERNO CORRUPTO DE ALAN GARCIA Y EL FUJIMONTESINISMO. La condecoración otorgada a Fernando Rospigliosi que sirva para seguir agitando más y mejores ideas anticorrupción y libertarias. Jaime Del Castillo

Edgardo Alarcon Leon dijo...

El discrepar políticamente con las personas y/o instituciones dentro de un proceso democrático es totalmente natural, pero cuando la mentecatez y la fuerza bruta (el cachiporrazo político) van delante de la razón, es una cosa muy diferente. En el ahora, el APRA lo único que pareciera hacer para descabezar la oposición pensante es utilizar sórdidamente los aparatos estatales que controla. Estas acciones son típicas de Gobiernos que no respetan los valores democráticos de la sociedad y de dictadores que no tienen más alternativas que la cachiporra. Recordemos a Fujimori, cual sheriff trasnochado, persiguiendo en las calles de lima a su siamés Montesinos. Era su caída debido a la insuficiencia y la corrupción generalizada de su gobierno. Es lo que en el ahora se repite. Los actos de corrupción, clientelaje político y la falta de alternativas para solucionar problemas que aquejan al integro de nuestra sociedad van en incremento. Esto es totalmente peligroso.

Pao Ugaz dijo...

http://reportajealperu.blogspot.com/2009/03/mufarech-sonrie-tranquilo-rospigliosi.html

Ali dijo...

No puedo creer que le estén haciendo eso a Fernando Rospigliosi. Cómo es posible que los peruanos que quieren que el Perú sea cada día mejor sean tan vulnerables?