lunes, 16 de marzo de 2009

LA MIRADA VULNERABLE. APUNTES SOBRE LA TETA ASUSTADA/ Sandro Venturo

1.

La película me gustó. Movilizó dentro de mí diversas imágenes y emociones que me llevaron a diferentes momentos de mi vida, situaciones a través de las cuales me he ido haciendo un ciudadano peruano del Perú. La película repasa sin estruendos, pero con filo, tópicos críticos tales como las fricciones entre los rurales y los urbanos, los criollos y los andinos, los de arriba y los de abajo, los integrados y los excluidos, en fin, entre los saberes y las experiencias de distintas tradiciones sociales.

Sin duda, La Teta Asustada propone y uno se expone. Basta con revisar los comentarios que está provocando la película entre quienes no la vieron aún y también, por supuesto, entre quienes ya la han visto. Es una película que está activando regresiones y disrrupciones de todo tipo, y eso hay que agradecerlo. Un primer mérito  de esta propuesta es que trasciende al círculo artístico. El debate nos aviva.

2.

En Madeinusa ya se había hecho evidente la pretensión de un lenguaje propio y, en la Teta Asustada, dicha propuesta audiovisual se aprecia más consistente. Claudia Llosa es fiel a sí misma y viene madurando un estilo singular, de detalles, a veces algo preciosista, aunque sensible y con carácter, algo poco usual en la filmografía nacional y no sé si en la latinoamericana. Sospecho que esa debe haber sido una de las razones para calificar al máximo premio de la Berlinale.

La película propone con frescura temas todavía difíciles de tratar. Lo dominante en el cine nacional de autor fue, hasta la década pasada, referir al mundo social desde la corrección política de las izquierdas. Eso ya se acabó, como se acabó en las artes escénicas y en las artes visuales. Claudia Llosa, destacada integrante de la nueva promoción de cineastas, expone una versión de la sociedad peruana, su versión, desde una creatividad de amplia licencia que le da mucha fuerza a su firma y que, al mismo tiempo, expone su vulnerabilidad.

Si algo no le van a perdonar los tutores del “mundo popular” es esa amplia licencia creativa.

3.

La propuesta de Claudia Llosa es ambiciosa dado que cuenta con un guión sobrio y directo, así como con imágenes simples que pretenden una inmensa carga simbólica (la frontera mercado-mansión, la identificación de las manos, las conversaciones cantadas, las solitarias escaleras cerro arriba, la oscuridad de la burguesía aristocrática, la alegría kitsch del barrio popular, etc., etc.).  Lo que predomina en su trabajo es una audaz búsqueda por ir más allá de la realidad que refiere, apoyada en una dirección de arte a veces delicada y a veces superrealista, así como en una fotografía que subraya ocasos y revelaciones con la misma intensidad.

Si bien La Teta Asustada nos lleva por una historia personal profundamente melancólica –tristeza, silencio y monotonía-, pasa el resaltador sobre los detalles de una realidad social difícil de aceptar. En La Teta Asustada resulta que la protagonista es un ser anónimo, hija de una mujer igualmente sin nombre: nada más fastidioso que proyectar sobre la pantalla la evidencia de que el pasado tanático no ha pasado, que las deudas sociales continúan y son carísimas, que nuestro orgullo nacional en recuperación corre el riesgo de ser frívolo, que nuestra ciudadanía siempre estará amenazada por la precariedad de nuestra incompleta comunidad nacional.

La virtud de Claudia Llosa es que incomoda desde una simpleza aparentemente inofensiva. La película es una emboscada.

4.

En Madeinusa, la protagonista lleva una agenda oculta que los espectadores descubrimos hacia el final de esa película: ella busca liberarse de un mundo tradicional y lo hace de modo instrumental, lo ejecuta de forma perversa y dulce a la vez. Acaso su peripecia ilustra la noción de modernidad de la que hablaba Carlos Franco (La otra modernidad, CEDEP, 1991): la disposición de los actores sociales -personas o colectivos- para romper con las identidades corporativas del mundo tradicional campesino y así lanzarse a un futuro urbano, atractivo e incierto.

En La Teta Asustada se propone un movimiento semejante, sin embargo, la dramaturgia sucede en la urbe y después del periodo de violencia política: Fausta transita del terror que la paraliza, de la violenta herencia que la castra, a una libertad que nada promete, una libertad que le permite vivir con plenitud el luto de su madre y a través de él, un luto mayor. Dicho de otro modo, en La Teta Asustada acompañamos una pasión que va desde la papa podrida que protege porque produce asco, hacia la flor de papa que celebra la posibilidad del amor y de una nueva vida. La papa enferma es muerte, la papa sana es vida.

Los personajes de Claudia Llosa se enfrentan, pues, a las sociedades tradicionales, rurales y urbanas; tanto las sociedades que llevamos dentro como las que nos rodean y de las que formamos parte. La diferencia reside en que Madeinusa tenía un plan que ejecuta de forma teleológica; Fausta, en cambio, es víctima de una herencia, hasta que el hartazgo la obliga a iniciar un camino de transformación personal.

En ambos casos se acompaña un proceso de transformación personal/social impulsado desde una dignidad que crece mientras desvanece sus fantasmas.

5.

El cine de Llosa se propone, entonces, como una reflexión acerca de los grandes cambios de la sociedad peruana, esto es, sobre nuestros procesos andinización. Y lo hace lejos del panfleto, indiferente al realismo comprometido. No es una película política y resulta siéndolo dentro y fuera de la sala.

Claudia Llosa nos ofrece una interpretación, su interpretación, desde una mirada vulnerable. En la búsqueda de un lenguaje personal intenta ir más allá de las referencias convencionales de nuestra inaprensible realidad, y exagera con la discreción de quien se va descubriendo a sí misma. El riesgo de este camino está en quedar en posición adelantada. Pero arriesga. Y nos mueve.

4 comentarios:

Luis Enrique dijo...

Señor Venturo:

Disculpe el atrevimiento pero ¿su texto es de un fan o pretende ser un análisis de cine? Porque pocas veces he leído un comentario tan halagador, parcializado y exageradamente positivo, sin nada que reprochar, ni siquiera observar.

Estamos entonces ante una obra maestra del cine mundial, 100% perfecta porque usted, en ninguna parte, ha cuestionado nada ni ha indicado alguna mejora posible como para que su ídolo se supere. Es un non plus ultra que jamás se había visto en el cine sudamericano. De lo que yo conozco, los calificativos que usted menciona solo los he leído para Kurosawa, Fellini y Griffith, pero no para todas sus películas; solo para las inmortales.

Aún no he visto la película, pero con lo que he leído por usted iré esperando estar a las puertas del cielo, como no lo estuve desde el día que vi mi película favorita de Tarkosky, hace ya bastantes, bastantes años.

¿Será verdad todo esto y estamos ante el César Vallejo del cine peruano? Mmmmmm....

Muchas gracias.

Sandro Venturo dijo...

Estimado Luis Enrique, no creo que La Teta Asustada sea un clásico del cine universal... Llosa está en pleno proceso de madurez artística... la película es, sin duda, de las mejores realizadas entre nosotros... y creo que es buena no solo porque esta bien hecha sino porque dispara interrogantes sugerentes y valientes... vaya Usted al cine pero tome la experiencia con calma, se puede disfrutar igual un fuego artificial que una gotita casual y efímera.... saludos, S.

Diego Francisco dijo...

Me parece interesante la película desde la propuesta que presenta, una propuesta que te remueve desde la perspectiva que te encuentres: definitivamente, es una pelicula donde (no sé si intencionalmente o de forma instintiva) quedan plasmados los diferentes "niveles" de nuestra sociedad, desde el ande reprimido y saturado de indiferencia y exclusión, hacia lo icónico de la sociedad limeña, su hipocresía e incapacidad de aceptar ningún orden subvertido, la efímera posibilidad de alterar los ordenes estamentales. A algunos les puede atraer el retrato de la violencia y su herencia, clara en Fausta. A mí no deja de llamarme la atención, fuera de ese tema que por momentos no lo siento tan logrado, el universo "chicha" tan bien retratado por Llosa, y su íntima relación con lo andino. Salgo de la sala de cine bailando al ritmo de "Elsa, Elsa..." Bien hecho, Claudia.

AdriVainilla dijo...

Manya, si pues... De hecho trata de eso, pero con una posición de clase casi gamonalista.