miércoles, 25 de febrero de 2009

HUEVOS DE ESTURIÓN / Maltrato a policías / Fernando Rospigliosi

La ministra Mercedes Cabanillas anunció la “separación temporal sin goce de haber” de cuatro policías que aparecieron en un video colgado en Cholotube. (La República, 25.2.09). Un abuso, por donde se le mire, de una ministra que quiere ganar puntos en las encuestas así sea atropellando al eslabón más débil, las sub oficiales.

El primer asunto es que la ministra no puede sancionar a nadie, como pretende hacer creer con sus declaraciones. Por suerte, no vivimos en una monarquía ni en la Edad Media. El rey o el señor feudal no pueden imponer sanciones arbitrariamente a sus siervos.

Estamos en una república, aunque al presidente Alan García le guste sentirse el rey y a sus cortesanos(as) señores(as) feudales.

La Policía Nacional tiene una ley de Régimen Disciplinario aprobada el 2004, que establece los procedimientos y las sanciones a aquellos que cometen infracciones.

Esa ley es rechazada por los elementos reaccionarios y corruptos de la Policía con el pretexto de que es engorrosa y lenta.

En efecto, antes las sanciones eran más rápidas y expeditivas, pero tenían dos problemas. Primero, se prestaban al abuso de los superiores, que podían sancionar sin derecho a defensa ni apelación. Segundo, lo más grave, los policías sancionados que recurrían al Poder Judicial (PJ) casi siempre ganaban y anulaban las sanciones.

El argumento del PJ es que se violaba el debido proceso. La nueva ley fue concordada con el PJ y el Tribunal Constitucional. Resultado: ningún policía sancionado con la actual ley ha podido retornar a la institución por decisión judicial. Antes regresaban entre 200 y 300 al año.

Esa es la ley que Cabanillas dice que es “blandengue” y que pretende modificar. Claro, cuando los efectos perniciosos del cambio se sientan, ella ya no será ministra. El objetivo mediático de aparecer como una persona de “mano dura” se habrá cumplido. Que a la Policía le vaya mal es algo que no le quita el sueño.

El segundo tema, es si esas cuatro chicas cometieron alguna falta o algún delito. En mi opinión, no.

Estaban descansando, en un recinto cerrado y jugando entre ellas. No estaban en un acto de servicio ni expuestas a la luz pública. Como dice Rosa María Palacios “se trata de los disfuerzos de chicas de 20 años luego de una jornada larga de trabajo, eso no es sancionable”. (Desde el Tercer piso)

Otro tema es que alguien haya colgado ese video en un sitio web.

¿Qué delito o que falta han cometido? ¿Juguetear, hacer bromas, divertirse, entretenerse, después de las horas de trabajo?

Dice Cabanillas que las suspenderá con dos meses sin goce de haber. Además de lo señalado anteriormente –ella no puede establecer las penas sino los tribunales competentes-, es una sanción exagerada y absurda. La Policía tiene muchísimos problemas realmente importantes. No es uno de ellos que cuatro jóvenes policías se disfuercen en una comisaría.

De lo que se trata es sencillamente de una ministra desesperada por ganar puntos en las encuestas con miras al 2011. Y dispuesta a cualquier cosa para ello. Incluso a maltratar injustamente a la Policía. A los(as) más débiles, por supuesto.

4 comentarios:

Miguel dijo...

Fernando, discrepo democráticamente con parte de su punto de vista. Concuerdo con usted en que la sanción anunciada por Cabanillas parece ser efectista y destinada a recaudar el aplauso fácil de las galerías.

Pero al mismo tiempo creo que alguna medida debe adoptar alguien, no sé si la ministra o el alto mando de la PNP. Creo no pecar de “moralista” si digo que una oficial o suboficial no puede aparecer en paños menores.

Menos aún puede quedarse uno de brazos cruzados si ese video es colgado en un sitio web porno como Cholotube. La breve película aparece en Youtube y otros sitios con el nombre de “Tombitas peruanas”, prestándose a comentarios sexistas, xenófobos, racistas y procaces de la comunidad web del Perú y el mundo.

¿Usted conoce de antecedentes recientes y recurrentes de policías de otros países haciéndose filmar ellos mismos en calzones para luego salir en Internet? Yo, la verdad, no conozco de un solo caso. Si tiene usted uno, le rogaría hacérnoslo saber.

Por poner un ejemplo: ¿los carabineros chilenos siempre están rígidos o se gastan bromas de ese tipo en sus horas libres? Tal vez sí. Con la diferencia de que esas bromas –caseras, inofensivas y blancas– no aparecen colgadas en Internet.

Ahora bien, si alguien filma subrepticiamente a policías cometiendo un delito, una falta o haciendo una simple broma, eso es otra cosa!!! Lo comprendo, lo justifico y hasta lo aplaudo. Un tercero lo hizo. No uno mismo, no un compañero que le debe al otro si no respeto, al menos lealtad. Llamémosle complicidad, en el mejor sentido de la palabra. Compañerismo, en buena cuenta.

Hacer la vista gorda e intentar pasar por agua tibia una conducta a todas luces infantil, juvenil o festiva (y de ninguna manera “lujuriosa”, “licenciosa” e “indecente”, como algunos termocéfalos se han apresurado a gimotear) contribuiría, creo yo, a incrementar el relajo en una institución que reclama a gritos disciplina y autoridad.

Además,en el Perú lo más probable es que, si se dejan pasar por alto bromas como ésta, el ¿mal? ejemplo cundirá y se reproducirán conductas similares.

Si hoy lo hicieron cuatro chicas del Escuadrón Fénix, mañana lo harán en el Ejército, pasado en la FAP y luego en la FAP. Todos medio calatos y felices en Cholotube, mientras se convierten en el hazmerreír y blanco de insultos de anónimos internautas. Bacán, ¿no? ¿Qué le parece?

En conclusión, ni relajo como tal vez usted propone –tal vez de muy buena fe– ni a llorar como plañideras violadas porque acá no “se ha vejado el uniforme de la gloriosa PNP”. Pero sí un llamado de atención, una fuerte multa o una suspensión para que, antes de hacerlo, se lo piensen dos veces. Y si lo hacen, que no se exhiban públicamente al mundo entero.

Espero su respuesta. Saludos.

admirableluiggi dijo...

creo que se exagera al darse como prioridad la sanción a esta falta de disciplina,cuando en verdad la ministra debe de fijarse más en la corrupción que campea en la PNP como por ejemplo con los combustibles(Petroperú es una institucion muy corrupta como darle al gato la llave de la despensa)Pura cortina de humo¡¡¡

Aquiles Martin dijo...

Estas 4 señoritas policías son víctimas, no solo han perdido su sueldo, han perdido su privacidad, su dignidad, su derecho a hacer lo que se les dé la gana sin onfender a nadie. Y ni siquiera son bailarinas como para aprovechar el rating del momento y aumentar su billetera mostrando las nalgas, son simple mujeres peruanas, no niego que tengan buen trasero. ¿Qué mujer en el perú no es como ellas?

Hay que castigar al desadaptado que subió ese video a Cholotube. Ellas deberían buscarlo y demandarlo. Y que se haga verdadera justicia. ¿Demasiado pedir?

Pienso que la legislación peruana debe empezar a tratar este tipo de temas, cualquiera puede grabarte desde un celular en cualquier situación desagradable o indigna y subirlo a youtube y eso sí es un verdadero delito si es que perjudica el derecho a tu dignidad y sobre todo a tu intimidad. En el mundo millones de personas han reclamado a facebook que respeten su privacidad, ¿Qué esperamos nosotros?

Miguel dijo...

Concuerdo en el sentido de que las señoritas policías perdieron su privacidad y su dignidad. Pero esto ocurrió por culpa de un tercero (o una tercera) que las grabó o filmó, como se quiera ver. Esa otra compañera les faltó el respeto a ellas y las traicionó al colgar el video en internet; o dándoselo a una cuarta persona para que lo hiciera.

Precisamente por ahí va mi crítica: el relajo en la institución policial. Si tienen o no “buen trasero”, pues me parece un comentario sexista sin cabida en esta discusión.

¿Buscar al que colgó el video en Cholotube para sancionarlo? ¿Cómo se consigue eso? Hago la analogía: es como la discusión que inició El Comercio cuando aparecieron los petroaudios: el tema más importante, para el Decano, no eran los contenidos de los audios, sino el chuponeo.

Ergo: las chicas que aparecieron en paños menores no interesa; lo que interesa es quién colgó el video a Internet. Si esto es así ¿cómo se consigue identificar al culpable? A menos que ellas revelen quién fue, todo quedará allí. Repito: esto no ha sido subrepticio sino manifiesto, ellas no estaban siendo espiadas; sabían que las filmaban.

Moraleja: deben cuidarse. En tanto ello no ocurra, pues que asuman las consecuencias de la sanción sin goce de haber por dos meses. Que a todos les sirva de lección.

En otro orden de cosas, me parece penoso que un blog de la categoría de Espacio Compartido enlace comentarios como “Mercedes Cabanillas: ¿Por qué no te mueres?”, de un fulano que lo que mejor hace es insultar sin aportar argumentos serios que sirvan para enriquecer el debate.